Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Jubilación femenina: trabajan más, cotizan menos

Existen muchos elementos socioculturales que aun impiden que las mujeres alcancen las mismas oportunidades que los hombres y esto sin duda deja una huella a futuro, apunta Patricia Barra.
lun 28 noviembre 2022 06:06 AM
Jubilación femenina: trabajan más, cotizan menos
Hoy más que nunca se vuelve crucial hacer más sustentable el retiro para las mujeres, ya que, de seguir con esta tendencia, la pensión para ellas podría ser 43% menor en comparación a la de los hombres en los próximos años (Consar), señala Patricia Barra.

(Expansión Mujeres) - Durante años, el sistema de pensiones en México (IMSS) se ha transformado y ha sido objeto de diversas reformas con el fin de garantizar que los trabajadores y sus familias cuenten con protección a lo largo de su vida para que, llegado el momento de la jubilación, puedan tener un retiro digno y tranquilo.

Sin embargo, no todos los mexicanos tienen acceso a ella. Datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR) señalan que en México existen 50 millones 144,957 personas con una cuenta de ahorro para el retiro, lo que representa solo un 53.20% de la población mayor a 15 años del país.

Publicidad

Indudablemente las mujeres nos encontramos en una desventaja importante dentro del sistema de pensiones actual. Como mujeres trabajamos más, somos más longevas, ganamos menos dinero y además, cotizamos menos semanas: hoy en día necesitamos trabajar 775 semanas para poder pensionarnos, y a la par, por temas de maternidad; si una mujer decide tomar una pausa en su trabajo para dedicar tiempo a la crianza de su hijo, puede tardar hasta cinco años en reintegrarse a la vida laboral, lo que implica que dejamos de cotizar hasta 250 semanas (52 semanas por cada año).

Aunado a ello, la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2018 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), afirma que, en México, la cantidad de mujeres que tienen una cuenta de ahorro para el retiro es menor (31%) en comparación con los hombres (49%).

Esto nos da un panorama de los principales desafíos que enfrentan nuestros sistemas de pensiones y cómo impactan a las mujeres. Las reformas que se han llevado a cabo sin duda han logrado dar un salto cualitativo en términos de cobertura y adecuación, sin embargo, aún vemos grandes diferencias en los niveles de participación en el ahorro de la población femenina.

Existen muchos elementos socioculturales que aun impiden que las mujeres alcancen las mismas oportunidades que los hombres y esto sin duda deja una huella a futuro. Algunos de estos factores son:

La brecha salarial: si se toma en cuenta que los hombres perciben un salario mayor (24%), la trayectoria laboral de ellos recibirá un saldo pensionario 14% más elevado, en comparación con el de las mujeres.

La esperanza de vida: las mujeres somos más longevas. Se estima que las mujeres vivimos 77.8 años aproximadamente, mientras que los hombres 72.1 años, esto significa que una mujer vive en promedio, 5.7 años más que un hombre. Esto se vuelve un factor importante, ya que tenemos que ahorrar más para cubrir nuestras necesidades por más años, donde la parte médica juega un papel relevante.

Falta de remuneración: Un ejemplo claro lo podemos encontrar en las actividades económicas no remunerados como el trabajo doméstico y el cuidado de familiares que socialmente nos ha sido asignado. Muchas mujeres truncan su trayectoria laboral y se ven en la necesidad de hacer una pausa para dedicarse exclusivamente al trabajo del hogar y al cuidado de su familia.

Informalidad: Al asumir estas labores de cuidado mencionadas arriba, muchas recurren al trabajo informal, donde no cuentan con un patrón que aporte a una Afore.

Por ello, hoy más que nunca se vuelve crucial hacer más sustentable el retiro para las mujeres, ya que, de seguir con esta tendencia, la pensión para ellas podría ser 43% menor en comparación a la de los hombres en los próximos años (Consar).

 

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) plantea algunas herramientas para que puedas armar tu plan de jubilación, ya sea si trabajas de manera independiente o quieras complementarlo para tener un mejor retiro:

1. Ahorro voluntario en la Subcuenta de Aportaciones Complementarias al Retiro: es un ahorro adicional que depositas en tu cuenta individual en tu Afore. Está diseñado para aumentar el monto de tu ahorro y en consecuencia el de tu pensión, ya que tendrás mayores rendimientos a lo largo del tiempo de inversión y además, puedes deducirlo de impuestos. Lo puedes hacer acorde a tus posibilidades (desde 50 pesos) ya que no te pide un monto fijo.

2. Plan personal de retiro: este es un fondo especial de inversión en forma individual que genera rendimientos a largo plazo y que ofrecen casi todas las instituciones financieras. Se caracteriza por aportaciones periódicas (generalmente mensuales) con un monto determinado y que también es deducible de impuestos hasta cierto monto y que solo puedes retirarlas hasta que cumplas 65 años o en caso de invalidez o fallecimiento. Este esquema es compatible y complementario con el ahorro voluntario en tu Afore.

3. Cuenta personal especial para el ahorro: es una cuenta especial que tiene un estímulo fiscal autorizado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y su objetivo es fomentar el ahorro por medio de fondos de inversión a mediano plazo. El fondo debe permanecer cinco años en la cuenta, ya que no se pueden hacer retiros anticipados, además de tener un tope máximo de 152,000 pesos y es deducible de impuestos.

4. Seguro de Retiro: este producto de ahorro lo ofrecen las aseguradoras, el cual se distingue por ser un seguro de vida con un componente de ahorro para el retiro. Una de sus ventajas es que es deducible de impuestos, además de que puedes conocer desde el primer día del contrato, cuánto dinero recibirás al llegar el momento de tu jubilación; asimismo, podrás contar con una cobertura en caso de fallecimiento o invalidez.

Hoy muchas empresas se encuentran trabajando en como otorgar programas y beneficios acordes a las necesidades de sus colaboradores y tener un plan de pensiones como parte del esquema de compensación total es un paso dentro de la estrategia de ser socialmente corresponsables con nuestros colaboradores en reconocimiento a su trayectoria profesional dentro del mundo corporativo.

Desde las organizaciones, debemos continuar la implementación de estrategias y metodologías que brinden la información necesaria a nuestras colaboradoras para que realicen una correcta planeación financiera. Comencemos a prepararnos desde hoy realizando pequeños pasos que nos ayuden a alcanzar el bienestar financiero e implementarlo como un hábito de vida.

Nota del editor: Patricia Barra es Head of Wealth LatAm Aon. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 

Tags

OpiniónMujeresJubilación
Publicidad