Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El papel de la mujer ante el cambio climático

Apoyar a las empresas propiedad de mujeres a lo largo de la cadena de suministro debe considerarse una estrategia climática con impactos triples para el planeta, las personas y las ganancias.
jue 30 junio 2022 05:00 AM
El papel de la mujer ante el cambio climático
Poner a la igualdad de género como eje rector para brindar soluciones al cambio climático permitirá integrar distintas perspectivas en las políticas y programas relativos al clima, medio ambiente y la reducción del riesgo de desastres, señala Patricia Barra.

(Expansión Mujeres) - Los riesgos que el cambio climático supone para la economía mundial son evidentes. El último informe Weather, Catastrophe, and Climate Insight de Aon señala que el mundo se enfrentó a una serie de importantes catástrofes naturales a lo largo de 2021 que causaron más de 343,000 millones de dólares en daños económicos, convirtiéndolo en el tercer año más costoso de la historia sobre estos fenómenos climatológicos.

Ante este escenario, se vuelve primordial buscar soluciones desde todos los ámbitos: empresarial, sociedad civil y gobierno, que ayuden a promover la equidad como un multiplicador de soluciones climáticas. Poner a la igualdad de género como eje rector para brindar soluciones al cambio climático permitirá integrar distintas perspectivas en las políticas y programas relativos al clima, medio ambiente y la reducción del riesgo de desastres.

Publicidad

La European Journal of Political Economy, en su estudio Gender and climate change: Do female parliamentarians make difference?, señala que incrementar la representación femenina en los parlamentos nacionales conduce a políticas de cambio climático más estrictas en todos los países y, al hacerlo, se traduce en menores emisiones de dióxido de carbono.

En el ámbito empresarial, es fundamental que las organizaciones reconozcan que la equidad de género es primordial para avanzar en sus estrategias de acción climática y ESG. Cuantas más mujeres haya en puestos de toma de decisiones de alto nivel, mejor posicionadas estarán las compañías para marcar la diferencia en el cambio climático. Su representación se traduce en lugares de trabajo más sostenibles, mayor retención, mejor productividad y mayores ganancias.

La pregunta ahora es ¿cómo pueden las organizaciones convertir esta información en acción para un cambio significativo? Para hacerlo es necesario nuevas formas de pensar y estrategias de resolución de problemas más inclusivas e interdisciplinarias:

Apuntar a una mayor representación femenina en puestos directivos

Los empleadores pueden ir más allá de los enfoques tradicionales para contratar talento y ampliar la búsqueda para incluir personas con diversos perfiles. Tener mujeres en el directorio puede ayudar a mitigar el riesgo y, en última instancia, conducir a un mejor desempeño de la empresa.

A medida que las empresas se familiarizan con estos estándares, pueden tener una idea de dónde están y dónde pueden mejorar para atraer talento en un mercado laboral competitivo, tanto en términos de mujeres como de generaciones más jóvenes que se preocupan cada vez más por el clima, la diversidad e inclusión.

Considerar el reclutamiento, la retención y la promoción de colaboradoras como misión crítica para la acción climática

El primer paso para crear prácticas de contratación que mejoren la equidad de género es evaluar la línea de progresión de la empresa y la planificación de la sucesión. ¿Existe un equilibrio igualitario de géneros que se abren camino en la escala corporativa? ¿Están siendo promovidas suficientes mujeres dentro de la empresa a puestos gerenciales? ¿Se van antes de llegar a esa etapa? ¿Están recibiendo la capacitación adecuada para empoderarlas y permitirles tener éxito en los roles de gestión? Hacer un balance del estado actual, permite a las empresas examinar las barreras que impiden que las mujeres asciendan efectivamente en sus filas.

 

Invertir en empresas propiedad de mujeres para aumentar la resiliencia en toda la cadena de suministro, así como para las comunidades

Apoyar a las empresas propiedad de mujeres a lo largo de la cadena de suministro debe considerarse una estrategia climática con impactos triples para el planeta, las personas y las ganancias. Las empresas propiedad de mujeres tienden a estar respaldadas con solo una fracción del capital que disfrutan las empresas propiedad de hombres.

Un entorno donde la equidad no está integrada puede dar una imagen incompleta de los riesgos y oportunidades en una cadena de suministro. Esto podría conducir a que las empresas propiedad de mujeres no reciban apoyo o, peor aún, se les retire las inversiones o alianzas acordadas.

De esta manera, a medida que surjan herramientas y estrategias para medir los riesgos relacionados con el clima y reducir las emisiones, las empresas deben considerar evaluarlas con miras a la equidad y explorar las innumerables oportunidades para invertir en las mujeres. Hay que empoderarlas y aprovechar la equidad de género como una propuesta de valor para cumplir con los mandatos inminentes de divulgación de riesgos climáticos y cero emisiones netas.

Nota del editor: Patricia Barra es Head of Wealth LatAm Aon. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 

Tags

OpiniónMujeresCambio climáticoCalentamiento globalEmpresas
Publicidad