Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Envejecer sin hijos pero acompañadas, ¿cómo lograrlo?

Es importante que desde ahora construyas vínculos con personas más jóvenes, para que cuando llegues a la vejez puedas apoyarte de ellas, recomienda Adriana Castro.
jue 25 agosto 2022 06:11 AM
Envejecer sin hijos pero acompañadas
Es importante que desde ahora construyas vínculos con personas más jóvenes, para que cuando llegues a la vejez puedas apoyarte de ellas, señala Adriana Castro.

(Expansión Mujeres) - Ya viene el Día del Abuelo/a. Ahora me queda claro que nombrar a todas las mujeres adultas mayores como “abuelas” es cada vez más incorrecto, pero confieso que hace años yo era de las que creía que anciana y abuela eran casi sinónimos. Es como si socialmente prefiriéramos nombrarlas ‘abuelas’ porque no existe otro término positivo para enaltecer a una mujer adulta mayor.

De hecho, en los estudios de vejez femenina, la mujer mayor sin hijas/os no constituye un tema frecuentemente abordado porque la mayoría de estos han vinculado a la mujer hacia temas relacionados con la reproducción, sexo y maternidad, dando todo el reflector al concepto mujer mayor madre-abuela.

Publicidad

Y aunque el tema del envejecimiento sin hijas/os tiene poca visibilidad -por ahora- eso no significa que este segmento de la población no exista.

Solo para dimensionar, en términos internacionales, durante la década de los 80 se estimaba que alrededor de un quinto de las mujeres del mundo en edad fértil estaban envejeciendo sin ser madres.

Siendo una mujer sin hijos, cuando pienso en mi vejez me viene a la mente ¿qué debo saber? ¿Cómo hago planes para algo que ni siquiera sé cómo funciona? ¿A quién le pregunto mis dudas existenciales si no conozco a ancianas sin hijos/as? Y la pregunta del millón, ¿quién va a estar ahí para mí cuando llegue a la vejez?

Así que con la poca literatura que hay en este tema he comenzado a encontrar algunas ideas que me han ayudado a entender qué es lo que tendría que planear desde hoy para tener una vejez sin hijas/os plena y feliz.

Porque ¿cuál crees que es el mejor predictor para una vejez plena, según la ciencia de la felicidad? No es la salud, ni el bienestar… es una red de apoyo fuerte. Por eso necesitas saber cómo construirla para lograr el futuro que deseas y entre más pronto comiences, mejor.

Da este primer paso: crea amistades intergeneracionales.

Si planeaste con tus amigas que cuando sean viejitas se irán a vivir todas juntas suena bien, pero debes considerar que si todas son de la misma edad envejecerán al mismo tiempo y requerirán de la ayuda de otras personas con más vitalidad.

Por lo tanto es importante que desde ahora construyas vínculos con personas más jóvenes, para que cuando llegues a la vejez puedas apoyarte de ellas.

A menudo, cuando pensamos en los cuidados que necesitaremos en la vejez, solemos imaginar de inmediato en requerimientos muy personales como la alimentación, el baño diario, etc.

Pero en realidad, el cuidado más frecuente que requerirás en tu vejez son retos cotidianos, como el apoyo de alguien para
familiarizarte con el nuevo portal de tu banca en línea o simplemente que alguien te ayude a mover un mueble pesado.

Así que ve pensando quién podría ser esa persona: quizá una sobrina de sangre… o de corazón.

Mantenerte cercana a una familia con hijos pequeños puede detonar una relación de reciprocidad: tú puedes ser esa tía divertida que apoya en la crianza y, cuando seas vieja, esos pequeños/as serán jóvenes que seguramente no te dejarán sola. Y vaya que esos vínculos pueden ser muy fuertes.

¿Conociste durante la pandemia el caso de Luisa Cantero, una mujer de 97 años? Ella es la máxima confidente de un actor conocido en España (Miguel Ángel Silvestre). Él la llama “la Tata”. Muchos piensan que es su abuela, pero en realidad es la hermana de la bisabuela del actor, pero desde que Miguel Ángel era pequeño ella se ha mantenido cercana siendo una figura muy positiva para él. Como una especie de mentora.

 

Si quieres conocer una historia real e inspiradora de lo que una mujer sin hijos puede lograr a nivel de vínculos y red de apoyo revisa el documental “100 días con la Tata”.

Hay relaciones extraordinarias entre mujeres mayores sin hijos y no parientes. Solo tenemos que ser creativas para cultivar relaciones de confianza. No se trata de tener muchas amistades. Más bien pocas, pero profundas.

Y si tienes pareja, evita el error de depositar todas tus expectativas en que ella te cuidará en la vejez. Considera que más adelante, por la razón que sea, puede que tu pareja ya no esté en tu vida. O puede que sí, pero qué tal que desarrolla una demencia que será para ti difícil de atender sola. También para eso necesitas de esta red fuerte que sea tu apoyo emocional, social y práctico a tu alrededor.

El miedo a la soledad es completamente natural. Pero no necesariamente es más real para las mujeres sin hijos. A menos que lo permitamos.

Mejor ocúpate; seguramente estás a tiempo de tejer tu red de apoyo de amigas/os y socias/os de vida. ¿Lista para ponerte en acción?

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas felices. Síguela en LinkedIn , Facebook y/o Instagram . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 
Publicidad