Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Gastos inteligentes: ¿cómo debemos gastar las mujeres?

¿Sabes cuánto cuesta tu estilo de vida?, ¿qué porcentaje de tus ingresos representa? Con esto podrás darte cuenta si los gastos emocionales son los que te mueven, apunta María Elena Zuria.
mié 29 junio 2022 05:00 AM
Independencia financiera de las mujeres
Si sabemos enfocar el dinero, entonces podremos administrarnos mejor y evitar deudas malas que nos pueden hacer perder nuestra tranquilidad, considera María Elena Zuria.

(Expansión Mujeres) - Hay algo que a la gran mayoría nos gusta y hablo de ir de compras, pero ¿cómo saber si en lo que estamos gastando es emocional o se trata de algo que en realidad necesitamos?

Antes de definir un gasto emocional hablemos de algunos sesgos cognitivos que podemos tener: repetimos patrones con los que hemos convivido; solemos tener una visión de corto plazo; preferimos la recompensa instantánea a una gratificación en el futuro, y la preferencia por evitar una pérdida es más grande que la predilección por ganar algo, por ejemplo cuando vemos ofertas por tiempo limitado.

Publicidad

Ahora sí, definamos qué es un gasto emocional, si coincides o te identificas con dos o más de estos puntos, significa que estás gastando en algo que no necesariamente requieres en ese momento:

¡Por el placer inmediato! ¡Por el antojo! ¡Por la satisfacción! ¡Por las apariencias! ¡Por la sensación de ganar o sentir que trabajé mucho y me lo merezco! ¡Por seguir la corriente!

Ahora bien, sin duda, gastar no es malo. En artículos anteriores de bienestar financiero, hemos comentado que es uno de los destinos del dinero; sin embargo, si sabemos enfocarlo entonces podremos administrarnos mejor y evitar deudas malas que nos pueden hacer perder nuestra tranquilidad.

Recordemos que existen ciertos tipos de gastos: esenciales, aquellos que no pueden suspenderse -tales como vivienda, alimentación, servicios médicos, educación-; de seguridad, son los que no pueden interrumpirse, pero sí controlarse como luz, agua, teléfono, seguros, etc., y por último, los de estilo de vida, aquellos que se pueden cancelar y controlar: entretenimiento, actividades sociales, vestimenta, etc.

En este último, las invito a hacer una reflexión: ¿sabes cuánto cuesta tu estilo de vida?, ¿qué porcentaje de tus ingresos representa? Con esto podrás darte cuenta si los gastos emocionales son los que te mueven. Adicional, existe una regla que puedes aplicar que se llama “regla del pago máximo”, en donde asumes que total de tu ingreso es el 70 % y replanteas tus compras a crédito y compromisos que excedan el 30 % de este monto. Si lo exceden entonces son gastos que requieren más planeación.

 

Es muy importante que estemos conscientes de nuestros gastos y sobre todo en estos tiempos, ya que existen variables que afectan nuestras finanzas y no podemos controlar. Por ejemplo, la inflación, las tasas de interés, el tipo de cambio, hasta la misma pandemia. Esto puede hacer que tengamos una mayor deuda de lo que pensábamos; no obstante, lo que sí está en nuestras manos y podemos controlar es nuestras acciones, nuestro gasto, nuestro ahorro y, sobre todo, nuestras decisiones.

Para concluir, te comparto algunas recomendaciones financieras, recuerda que todos podemos tomar el control de nuestra vida financiera:

- Haz tu análisis de ingresos contra gastos futuros.
- Evita compras de pánico.
- Continúa con el pago de tarjetas de crédito y deudas.
- Cualquier gasto superior al adecuado, evalúalo durante al menos dos días.
- Psicológicamente eres más consciente del gasto en efectivo que con tarjeta.
- Ahorra. Plantea objetivos financieros reales de corto ymediano plazo.
- Crea o mantén tu fondo de emergencias.

Nota del editor: María Elena Zuria es Sr. Associate Wealth en Mercer. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 

Tags

OpiniónMujeresDineroFinanzas personalesGasto
Publicidad