Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El 'burnout', síndrome de desgaste profesional en las mujeres

Es importante identificar si tenemos alguna señal de nuestro cuerpo o bien si presentamos fatiga, desinterés o falta de realización para poder detectar y prevenir el burnout, apunta María Elena Zuria.
lun 21 marzo 2022 06:00 AM
El síndrome del burnout se refiere al estrés laboral, conoce qué es y sus síntomas. (Mujer frente a su computadora estresada).
La OMS estima que entre el 21 y 31% de casos de hipertensión en América Latina están relacionados con altas exigencias laborales y bajo control, lo que deriva en riesgos relacionados con el estrés.

(Expansión Mujeres) - Hoy en día en las organizaciones tenemos un componte que debemos estudiar, aspecto que sin duda la pandemia mostró el rol tan importante que tiene en nuestros colaboradores, me refiero al bienestar emocional.

En un reciente estudio de la OCDE (2021) se encontró que México es el primer país del mundo en burnout o síndrome de desgaste laboral. La cifra se torna alarmante, ya que el 75% de los mexicanos padecen estrés laboral, superando a países como Estados Unidos y China.

Publicidad

El Síndrome de Desgaste Laboral se refiere específicamente a los fenómenos dentro de este contexto; la respuesta sintomática es similar a la depresión, produce malestares físicos diversos, así como disminución en la motivación e involucramiento en el trabajo.

Algunas consecuencias físicas son la obesidad, diabetes, hipertensión, dolores de cuello, espalda hombro, fatiga prolongada, entre otros. Asimismo, existen consecuencias psicológicas y ocupacionales, como el insomio, depresión, ausentismo y errores laborales, respectivamente.

Del mismo modo, la Asociación Americana de Psicología (APA por sus siglas en inglés) señala que las afectaciones de empleados agotados cuestan entre 125,000 millones y 190,000 millones al año en gastos de atención médica en Estados Unidos, adicional a los costos indirectos por baja de productividad, presentismo, absentismo, alta rotación y la pérdida del talento.

Por su parte, la OMS estima que entre el 21 y 31% de casos de hipertensión en América Latina están relacionados con altas exigencias laborales y bajo control, lo que deriva en riesgos relacionados con el estrés. Y aquí la pregunta para nosotras las mujeres es ¿cuáles son nuestros hábitos?, ¿son saludables?

¿Cómo estamos llevando nuestra alimentación, horas de sueño, actividad física, consumo de café? Y lo más importante, ¿tenemos presente y estamos atentas a tener un buen sistema inmunológico, el control de nuestra presión arterial o algún padecimiento gástrico?

Es importante que identifiquemos si tenemos alguna señal de nuestro cuerpo, o bien si presentamos fatiga, desinterés o falta de realización para poder detectar y prevenir el burnout.

Pero ante esta situación, y “saliendo de la caja”, ¿Cómo podemos resolver este tema, no solamente con nosotras sino con nuestro entorno? Y a esto, hemos denominado “Felicidad Corporativa”:

- Generar cultura de optimismo y propósito
- Fomentar la cooperación y apoyo social dentro de la empresa
- Crear iniciativas de motivación, emociones positivas y fomentar fortalecimiento de equipos.

Publicidad

- Fortalecer líneas de comunicación positiva
- Añadir programas de control de estrés
- Alinear la Felicidad Corporativa con la evolución de la compensación y la percepción del empleado
- Reforzar la experiencia del colaborador
- Well-being: Forma integral de los cuato pilares fundamentales: aspectos físicos, mentales, financieros y sociales

El diseño centralizado de un programa wellness - wellbeing, como iniciativas de reducción de estrés, benefician a los colaboradores y puede llevar a un aumento de compromiso que, a su vez, puede conducir a una reducción de la rotación y costos asociados.

Nota del editor: María Elena Zuria es Sr. Associate Wealth en Mercer. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresEnfermedades
Publicidad