Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Un año de Expansión Mujeres… y vamos por más

¿Escribir sobre género y con perspectiva de género es sencillo? No lo es, porque no siempre es fácil quitarse la camiseta de feminista, considera Ana Grimaldo.
mar 08 marzo 2022 12:00 AM
Las mujeres.
Expansión Mujeres es una trinchera en construcción y con todo el espacio para mejorar como una oferta editorial, pero también como un esfuerzo franco para aportar valor en un proceso de cambio cultural a favor de las mujeres, señala Ana Grimaldo.

(Expansión Mujeres) - Hace un año sostuve una conversación a las 10 de la noche con Puri Lucena, editora de la revista Expansión, sobre los nervios y expectativas que ambas teníamos de darle forma a un proyecto editorial que además se alineaba con nuestras inquietudes personales.

Un año después estoy entusiasmada, feliz, pero no satisfecha. Expansión Mujeres surgió gracias a la visión de Blanca Juana Gómez Morera, CEO de Empresas de Contenidos de Grupo Expansión, y su equipo, con la intención de responder al momento histórico que vivimos las mujeres en medio de una transformación/resistencia social a través de reivindicaciones claras; así, la responsabilidad era grande. Y aún falta mucho trecho por andar.

Publicidad

Con el paso de los días, y ya muchas notas publicadas, tuve la oportunidad de conocer a decenas de mujeres poderosas, con intenciones, preocupaciones, con propuestas, proyectos, con dudas compartidas en algunos casos, pero particulares en otros.

Con paciencia y mucha pedagogía, ellas y otros expertos aliados a la causa me han explicado lo que necesito saber para conocer más de diversas industrias, pero también de sus mundos personales y las circunstancias que han atravesado para llegar hasta donde están y cómo han acompañado a otras mujeres en su travesía.

Como mujer heterosexual de clase media, que ha vivido toda su vida en una ciudad, conocerles ha sido una experiencia multifacética porque en ocasiones me sentí ajena a universos expuestos en Expansión Mujeres; en otras, sentí una culpa de privilegio por no haber sufrido o vivido lo mismo que algunas de mis entrevistadas.

Estos escenarios plantearon dilemas internos de corte ético, de corte técnico, pero también desde la perspectiva feminista y personal, pues aunque nunca se ha buscado hacer periodismo militante en este espacio, sí existe la consciencia sobre la responsabilidad que se tiene al ser un escaparate directo para cambiar y mejorar la situación de mujeres profesionistas, pero también de las que no lo son ni quieren serlo.

Las conversaciones sobre límites, sobre errores cometidos por esta persona quien vive feliz de escribir, sobre cambios de tuerca en la línea fueron constantes en este año, y seguirán porque Expansión Mujeres es una trinchera en construcción y con todo el espacio para mejorar como una oferta editorial, pero también como un esfuerzo franco para aportar valor en un proceso de cambio cultural a favor de las mujeres.

¿Escribir sobre género y con perspectiva de género es sencillo? No lo es, porque no siempre es fácil quitarse la camiseta de feminista, no es algo simple aceptar sin prejuicios otras perspectivas, porque no siempre hablo de los temas que me gustaría.

Publicidad

Pero me ha desafiado a abrirme, a escuchar, y sobre todo a aprender. Y si bien ya son muchos los años que he vivido hablando de estos temas en mi vida personal, este año cambió mi perspectiva al ser expuesta a otras realidades.

Y en ese cambio agradezco profundamente el acompañamiento de Puri, la oportunidad de Gonzalo García Crespo, la guía de Mario Alberto Verdusco, la confianza de Gonzalo Soto y Blanca Juana, así como a toda la comunidad que he formado con compañerxs, relacionistas públicas y expertas que me han regalado su tiempo para darle vida a Expansión Mujeres.

La apuesta es contar historias, visualizar logros, acabar con la eterna frase de ‘es que no hay mujeres que…’, poner sobre la palestra conversaciones incómodas, pero que nos competen a todxs, no sólo a las mujeres. Es sacar la cabeza de los negocios cuando sea necesario y consolidar un espacio en el que las mujeres se sientan seguras, que sientan suyo.

Nota del editor: Ana Grimaldo es aprendiz de periodista y asuntos que atraviesan las mujeres en todas sus facetas. Síguela en LinkedIn y/o en Twitter . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresEmprendedoresEmpresasEstilo de vida
Publicidad