Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué hacemos para detonar el potencial de las mujeres empresarias?

El camino del emprendedor ya es complicado, pero debido a múltiples factores culturales y sociales los retos para una mujer son aún más complejos, señala Laura Tamayo.
lun 28 febrero 2022 05:00 AM
¿Qué hacemos para detonar el potencial de las mujeres empresarias?
Es clave que el sector empresarial brinde espacios de mentoría y aprendizaje que acompañe de manera estratégica en su consolidación como empresarias, considera Laura Tamayo.

(Expansión Mujeres) - Si pudiéramos hacer una radiografía del ecosistema emprendedor femenino, nos daríamos cuenta de que un gran porcentaje de las mujeres en este nuevo sector económico opera en la informalidad, debido a razones como la falta de acceso al financiamiento, poca capacitación en áreas de contabilidad, así como la falta de tiempo y el alto costo de trámites administrativos.

De acuerdo con datos del Inegi, en México existen alrededor de 6 millones 373,169 de negocios, incluyendo mipymes, sólo el 36.6% (2 millones 332,579) pertenecen a mujeres. Esto significa que solo un 3% por ciento de todas las mujeres que hay en México decidió dar el paso de convertirse en emprendedoras.

Publicidad

Y aunque en los últimos años, desde el sector público y privado, se han hecho esfuerzos importantes para disminuir la brecha de género, la realidad nos dice que aún nos hace falta recorrer un largo camino para reducir los obstáculos que tienen que afrontar las mujeres para tener una participación equitativa en el mercado laboral y en el mundo empresarial.

Y es que los retos a los que se enfrentan las mujeres no solo se limitan a la falta de acceso a conocimiento u oportunidades, sino a una arraigada cultura que les impide a las mujeres ser su propia fuente de ingresos. El camino del emprendedor ya es complicado, pero debido a múltiples factores culturales y sociales los retos para una mujer son aún más complejos.

Por ello, es clave que el sector empresarial brinde espacios de mentoría y aprendizaje que acompañe de manera estratégica en su consolidación como empresarias, incluso es importante que la inclusión y diversidad de las compañías también se vea reflejada en su red de proveedores.

Proyectos como la alianza que realizó Bayer México con WEConnect International para lanzar el programa ‘Gran IDEA’ (por las siglas de Inclusión, Diversidad, Equidad y Acceso), que busca mejorar la capacidad de empresas pertenecientes a mujeres en México; o el proyecto ‘Conectadas’ de International Youth Foundation, que ofrece a mujeres jóvenes entrenamientos técnicos y aplicables a la vida diaria, son ejemplos de que, desde el ámbito privado, podemos y debemos empoderar a las mujeres empresarias en formación y a las ya existentes.

Este tipo de programas ayudan en gran medida a expandir el abanico de sectores más rentables y de alto impacto en donde las mujeres pueden tener participación, tales como: transporte, marketing, ventas, recursos humanos, tecnología, energía, etc. Asimismo, estas iniciativas impulsan la creación de redes con más mujeres empresarias, lo que cual les permite intercambiar ideas, experiencias y puntos de vista para fortalecer sus emprendimientos.

Desde el ámbito público, ya existen alianzas de la Secretaria de Economía con distintas empresas para que las mujeres desarrollen diversas habilidades digitales, entre las que se encuentran la plataforma de MiPyMEs.mx y Comercia MX. Pero este tipo de reto requiere de la participación no solo de autoridades y empresas, sino de la sociedad misma, que tiene que romper estigmas y paradigmas para darle paso a las mujeres.

Publicidad

Ante las actuales condiciones de pandemia, cerrar la brecha del ecosistema emprendedor en México es fundamental y prioritario ya que su impulso ayudará en la recuperación económica del país.

Ayudemos a estimularlas a través de distintas acciones:

1) Identifiquemos y evaluemos sectores donde puedan establecer y desarrollar mejor sus empresas
2) Proporcionemos apoyo empresarial personalizado
3) Facilitemos acceso a diversas opciones de financiamiento
4) Habilitemos redes de apoyo
5) Invirtamos en programas de formación empresarial y educación financiera.

Continuemos en el camino de generar iniciativas que faciliten el crecimiento inclusivo y sigamos creando espacios de diálogo que impulsen una mayor igualdad y una mejora en el bienestar financiero de nuestras mujeres mexicanas.

Nota del editor: Laura Tamayo es Directora de Asuntos Públicos, Comunicación y Sustentabilidad en Bayer México. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresEmpresas
Publicidad