Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las mujeres movemos la economía

Las labores domésticas y de cuidados son fundamentales para mover la economía remunerada. Además, tienen un rol determinante en la formación de las nuevas generaciones de talento, opina Fátima Masse.
mar 07 diciembre 2021 12:07 AM
mujeres se cisco
En México, las mujeres dedican 2.6 veces más horas a la semana que los hombres a ejecutar tareas no remuneradas. Tareas como cocinar, planchar, lavar, limpiar, recoger, cuidar enfermos o niños -por listar algunas actividades-, las cuales parece que no terminan y se valoran poco, porque no tienen un sueldo asociado.

(Expansión) - ¿Alguna vez has escuchado a un padre de familia decirle a su esposa “tú no trabajas”? ¿Qué emoción te despierta oír este tipo de frases?

A mí me generan total indignación, puesto que como mujer casada y madre de tres hijos invierto mucho tiempo y esfuerzo para que mi casa funcione.

Publicidad

Esto aplica también al resto de los hogares. En México, las mujeres dedicamos 2.6 veces más horas a la semana que los hombres a ejecutar tareas no remuneradas (según la Encuesta Nacional del Uso del Tiempo 2019). Tareas como cocinar, planchar, lavar, limpiar, recoger, cuidar enfermos o niños -por listar algunas actividades-, las cuales parece que no terminan y se valoran poco, porque no tienen un sueldo asociado.

Sin embargo, este trabajo tiene un valor económico. Visto de una forma simplificada, si nadie en el hogar realizara dichas actividades habría que pagarle a alguien para que las hiciera. Así es como el Inegi estima el valor del trabajo no remunerado cada año.

Para 2020, el valor de este tipo de tareas ascendió a más de 6.4 billones de pesos, equivalente a casi 28% del PIB. Esto implica que si los quehaceres domésticos y de cuidados no remunerados fueran un sector económico, serían el de mayor valor de la economía mexicana. Casi 1.5 veces mayor que el sector comercio y cinco veces superior al sector construcción.

Como era de esperarse, el confinamiento a raíz de la pandemia incrementó la demanda de este tipo de tareas, al grado que este indicador registró el cambio anual más grande desde 2003 con un incremento de cinco puntos porcentuales en comparación con el dato de 2019.

Tanto hombres como mujeres aportaron más al hogar. De hecho, llama la atención que la pandemia logró que ellos generaran un mayor valor por cocinar, limpiar y lavar ropa. Sin embargo, esos avances no fueron suficientes para cambiar el desbalance de la repartición de las tareas no remuneradas al interior del hogar. Las mujeres aportaron 73% del valor total, lo que equivale a un promedio de 69,128 pesos por mujer al año.

 

En el caso de las mujeres casadas o en unión libre, este monto per cápita ascendió a 86,995 pesos anuales. Cifra que contrasta con los 28,448 pesos que aportaron los hombres casados o unidos. Así que señores, cuando tengan la tentación de decirle a sus parejas que no trabajan, incluso aunque no tengan un empleo, deténganse a pensar en estos datos porque la frase es falsa.

Las labores domésticas y de cuidados son fundamentales para mover la economía remunerada. Además, tienen un rol determinante en la formación de las nuevas generaciones de talento. A pesar de ello, es necesario lograr que su repartición sea equitativa al interior de los hogares para evitar poner en desventaja a las mujeres, de forma que si quieren entrar o permanecer en el mercado laboral puedan hacerlo sin tener una doble carga.

Nota del editor: Fátima Masse es Directora de Sociedad incluyente del IMCO. Síguela en Twitter como @Fatima_Masse . Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 

Tags

OpiniónMujeresEconomía
Publicidad