Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Eres PANK ¿y no lo sabes?

El rol de tía favorita y 'cool' puede contribuir a que la crianza no recaiga únicamente en los hombros de los padres y se logra así que sea más llevadera y funcional, considera Adriana Castro.
jue 05 agosto 2021 12:06 AM

(Expansión Mujeres) - A finales de julio, el 26 para ser exactos, es el día en que se celebra a las tías o los tíos en México. Y si eres una mujer sin hijos que ama a sus sobrinos, quizá eres una PANK.

Vamos más a fondo ¿Tus sobrinos te ubican como la tía favorita, cool y valiosa con quien tienen una relación afectiva no tan intensa como son sus papás, pero no por ello menos auténtica y enriquecedora? Bienvenida al club: eres una PANK.

Publicidad

Este término proviene de las siglas Professional Aunt No Kids, es decir, Tías Profesionistas Sin Hijos. El concepto nació en 2007 gracias a Melanie Notkin, especialista en marketing, para denominar a aquellas mujeres sin hijos que se involucran de manera positiva en la crianza de sus sobrinos/as.

Estos pueden ser «de sangre», es decir, con quienes se comparten lazos familiares, o «por elección», es decir, hijos e hijas de amistades.

Actualmente, muchas más mujeres de las que piensas no son madres.

Hay varias causas que detonan la no maternidad:

1. Infertilidad biológica: existe una razón médica que le impide ser madre.

2. Infertilidad social: circunstancias sociales como la falta de una pareja o no reunir las condiciones familiares o materiales óptimas no le permiten ser mamá.

3. Infertilidad normativa: se considera demasiado joven para tener descendencia.

4. Infertilidad ocasionada por la edad: decide ser mamá cuando es demasiado grande biológicamente y no logra el embarazo.

5. No maternidad por elección: no desea tener descendencia.

Estas causas muestran que las mujeres que no somos madres no necesariamente es porque así lo decidimos; tampoco significa que no nos gusten los niños. Me atrevo a pensar que muchas de estas mujeres entramos en la categoría de PANK.

A mí me llena de energía involucrarme en la crianza de mi sobrinita por elección, no solo por la maravilla de conexión que se puede generar con los niños, sino también porque no está nada fácil para quienes son madres criar a los niños en una sociedad cada vez más individualista en la que mayormente son ellas quienes están al frente de su desarrollo. Y si le agregamos el factor pandemia, la carga para las madres en relación a los cuidados ha sido aún peor.

Hace 20 años viví la experiencia de ser niñera en Alemania y me llamó la atención cómo entre amigos con hijos pequeños se organizaban para conformar una familia extensa. Los fines de semana varias familias unidas por la amistad íbamos de picnic y se aplicaba la crianza en tribu. Era una especie de acuerdo comunitario en el que las personas adultas nos involucrábamos con el biencriar de todos los niños: jugando con ellos, enseñándoles a convivir y acompañándolos en su crecimiento. Fui testigo de cómo la responsabilidad del cuidado de los niños era de todos.

En ese sentido, nuestro rol de PANK puede contribuir a que la crianza no recaiga únicamente en los hombros de los padres logrando así, que sea más llevadera y funcional.

Publicidad
Mujeres, una fuerza clave para el éxito de las empresas

Otra forma en la que he notado que este tipo de tías contribuyen es con apoyo económico. Dado a que somos mujeres profesionistas y económicamente independientes, observo que algunas amigas PANK, en estos tiempos económicamente adversos, están apoyando a sus sobrinos incluso en este ámbito.

También aportamos ampliando la diversidad de los roles adultos a fin de que los niños y niñas se familiaricen con diferentes maneras de estar en el mundo. Somos tías amorosas y divertidas que podemos mostrar a las nuevas generaciones que una mujer sin hijos no es sinónimo del estereotipo de la loca mujer de los gatos.

Aceptamos nuestra no maternidad (por elección o por circunstancias) y nos gusta aportar a la vida de nuestros sobris para que puedan sentirse inspirados y sobretodo queridos.

Y hablando de las PANK desde otro punto de vista, Melanie Notkin, al especializarse en marketing ha descubierto que somos un segmento interesante para marcas o negocios que estén en búsqueda de nuevas oportunidades. Toma en cuenta que somos económicamente independientes y estamos dispuestas a gastar en los sobrinos, sin pensar mucho en el precio ¡con tal de apapachar a la bendición!

Así que si estás pensando en emprender considera que un negocio que tenga una oferta interesante para que una PANK aumente el vínculo con sus sobris podría ser rentable. ¿Qué tal un negocio de playeras con letreros divertidos para tías y sobrinos?, ¿o un viaje que incluya merchandising o productos publicitarios exclusivos para ellos?, ¿o un restaurante con zona de juegos que una vez al mes les ofrezca un evento temático?

Mejor aún: sería magnífico que una PANK emprenda un negocio para PANKS. ¿A poco no?

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas felices. Síguela en Facebook (adrianacastromx). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónSociedadFamilia
Publicidad