Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Te está jugando en contra decir que eres mujer multitasking?

Hacer más de una cosa a la vez -si la tarea requiere enfoque- siempre estresa, afecta a tu productividad y te aleja de la felicidad, apunta Adriana Castro.
mar 13 abril 2021 11:59 PM

(Expansión Mujeres) - Confieso que me incomoda mucho cuando una mujer hace “bromas” a sus compañeros señalando su superioridad bajo el argumento de ser multitasking. Ya sabes, esas mujeres que ostentan estar siempre ocupadas resolviendo varios asuntos al mismo tiempo, son autoexigentes, toman la postura del “todo o nada” y piensan que el descanso es una pérdida de tiempo.

A ellas les tengo una mala noticia, están cayendo en el riesgo del perfeccionismo. Además, ¿qué crees? Probablemente es un mito que lo seamos.

Publicidad

La investigadora Patricia Hirsch, del área de Psicología cognitiva y experimental de la Universidad de Aachen (Alemania) encontró que las mujeres y los hombres se desempeñan igual al realizar dos tareas de manera simultánea.

Por otra parte, Lutz Jäncke, neurocientífico cognitivo en la Universidad de Zúrich y desde hace 25 años, investiga si en realidad hay tales diferencias entre ambos géneros. "No hay resultados científicos que demuestren que en sus capacidades mentales se diferencien mucho”, afirma.

Es absurdo establecer que las mujeres somos mejores haciendo varias tareas al mismo tiempo.

Así que si no hay evidencia científica que valide esta idea, ¿de dónde viene?

Desde mi punto de vista, de un estereotipo de género que establece que las mujeres debemos hacer malabares. Entre enviar el mail, sacar la basura, comprar la medicina para la persona adulta mayor que está en casa y claro, dar like a los tacos de pastor que acaba de publicar tu amiga... ya se te fue la tarde.

Ser la mujer perfecta que todo lo puede te encasilla en un estereotipo de género que te lleva a tomar el rol de la incansable que resuelve todas las tareas con abnegación y cara de sacrificio. Irreal y asfixiante ¿no? Pues ahí acabas cada vez que presumes que eres multitasking.

Así que si te asignan una tarea más "porque eres buena haciendo muchas cosas a la vez", reflexiona si te conviene seguir diciendo que eres multitasking. ¿Te estarás poniendo el pie tú sola?

Este estereotipo hace que las mujeres sí hagamos más cosas al mismo tiempo en comparación con los hombres, como la carga del trabajo doméstico, que por cierto implica tareas que no requieren enfoque y por lo tanto cualquier persona sin importar su género podría hacer.

Así es como un hombre podría decir “mi esposa lo hace mejor”, cuando lo que sucede es que en esa dinámica familiar ella no tiene otra opción y termina haciéndolo. En otras palabras, es una idea cómoda para el convencional y desigual reparto de roles en casa de los hombres y las mujeres.

Lo cierto es que tu cerebro se agota con el multitasking y pones en riesgo tu salud física y mental.

Publicidad
El reto de género en la empresa familiar mexicana | Expansión Live

Así que para bajarle a las multitareas y priorizar tu calidad de vida te comparto las siguientes claves:

1. Haz una tarea a la vez. Nunca eres tan eficaz como cuando te centras en una sola actividad. Sí, es cierto, tenemos la mala costumbre de querer hacer varias cosas al mismo tiempo, pero recuerda que ni hombres ni mujeres somos buenos para eso.

Es mucho mejor, centrarse en una durante 20 minutos y luego dedicar otro periodo similar a otra, en lugar de hacerlas simultáneamente. Además, hay hallazgos que establecen que la gente que afirma ser feliz en su trabajo no es tanto porque sus labores sean muy atractivas, sino porque ha desarrollado la capacidad de enfoque.

Cuando te enfocas entras es un estado mental que se denomina Flow y eso eleva tus niveles de felicidad.

2. Separa tu vida personal y profesional. Tener horarios para realizar tus actividades de cada ámbito mejorará tu productividad y calidad de vida . No dejes que el trabajo absorba tu e spacio personal .

Es indispensable que tengas vida propia y planes que disfrutes y que estimulen tu desarrollo personal. ¿Qué tal tomar un curso de ese pasatiempo que tanto te gusta?

Hacer esta separación incluye establecer límites a otras personas. Habla con quienes te rodean para aclarar el tiempo que estarás disponible para arreglar asuntos laborales o personales. Si tienes el rol de líder, esto es aún más importante. Comienza por respetar los horarios de las personas de tu equipo.

Hombres y mujeres pueden realizar multitareas cuando no demanden prestar mucha atención, como las tareas del hogar; sin embargo, este mal hábito se debe evitar en situaciones que requieran enfoque. ¿De qué sirve hacer cuatro cosas mal cuando puedes enfocarte en una y que quede bien a la primera?

Hacer más de una cosa a la vez -si la tarea requiere enfoque- siempre estresa, afecta a tu productividad y te aleja de la felicidad.

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas felices. Síguela en Facebook (adrianacastromx). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresEmpresasTrabajoEmpleo
Publicidad