Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Salud y bienestar de las mujeres, una prioridad de empresas y Recursos Humanos

Como mujeres, somos responsables y debemos de impulsar esto dentro de nuestros equipos y con nuestras colegas, opina María Elena Zuria.
sáb 13 marzo 2021 12:08 AM

(Expansión Mujeres) - Uno de los principales temas de mayor interés y preocupación en las organizaciones, derivado de la actual crisis del COVID-19, es la salud y bienestar de los colaboradores. Sin duda, las empresas han concentrado sus esfuerzos en adoptar medidas que les permitan mantener la continuidad del negocio al mismo tiempo de brindar seguridad a sus empleados.

Y ante este panorama, surge la pregunta de ¿en dónde nos encontramos las mujeres en este panorama y en estas estrategias? Es bien sabido que los roles de la mayoría de nosotras han cambiado en los últimos años y, con la llegada del COVID-19, ha traído grandes retos en el tema laboral y familiar.

Publicidad

Muchas se han visto en la necesidad de trabajar desde casa y tener que combinar las tareas del hogar y la responsabilidad escolar de los hijos, junto con la parte laboral, lo cual ha traído grandes impactos.

Datos de la “Encuesta Regional 2020: ¿Cómo se transformó el ámbito laboral y familiar?”, elaborada por la IAE Business School, señalan que todavía existe una gran área de oportunidad en cuanto a la distribución e igualdad del trabajo doméstico, dado que las tareas del hogar aún son realizadas exclusivamente por las mujeres.

En este sentido, pareciera que nos hemos resignado y se ha aceptado que alguien tiene que asumir la carga mental y aprovechar nuestro tiempo de ocio o nuestra jornada laboral para coordinar todas las tareas. Lo cierto es que nadie nos obliga a asumir toda esta responsabilidad.

Y a pesar de que seguimos peleando por disminuir la brecha de género, en nuestros empleos, en los sueldos, incluso en casa, en donde somos las que dedicamos un mayor número de horas al trabajo no remunerado ; cada mujer y cada persona tiene realidades distintas, pero hay cosas que todos estamos viviendo por igual: el aislamiento y estados de ánimos vulnerables.

De esta manera, mantener el bienestar físico y mental de los colaboradores es importante en la sustentabilidad y productividad de las corporaciones. Sin duda, un colega sano es más productivo, se enfoca más en las tareas, logra metas y da mayor rentabilidad a la compañía.

Sin embargo, debemos encontrar un balance en nuestro rol como mujer y profesionista, en lo físico, lo mental, lo social y lo económico. El primer bienestar en el que debemos de pensar es en el de nosotras mismas.

Por ejemplo, una de las primeras áreas en donde podemos hacer la diferencia, y que no depende de nadie más, es buscar nuestro bienestar financiero. Debemos de hacer conciencia de dónde estamos, el conocimiento y las habilidades necesarias para tomar decisiones financieras sólidas, así como las actitudes para alcanzar nuestros objetivos.

Algunas organizaciones comienzan a realizar un análisis de lo que pueden hacer para ayudar a las mujeres a lograr este bienestar financiero, por ejemplo, con planes financieros enfocados a ellas. También pueden generar beneficios que les permitan aterrizar sus estrategias de ahorro o inversión, como el fondo de ahorro o la caja de ahorro.

Publicidad
El reto de género en la empresa familiar mexicana | Expansión Live

Adicional al punto anterior, otro pilar de bienestar que debemos buscar y enfocarnos es en nuestra salud mental. La salud mental de los empleados de las grandes corporaciones es un tema que está dando de qué hablar. Y es que, desde la aplicación de los nuevos estudios del clima organizacional, el bienestar del trabajador como pieza de una maquinaria está tomando cada vez mayor importancia en estos nuevos tiempos de readaptación.

Si nos encontramos agotadas emocionalmente seremos mucho más lentas durante una situación de presión laboral. Por lo tanto, es importante que tengamos un estado de descanso mental, lo cual logrará que su respuesta ante las situaciones de crisis laboral sea mucho más rápida.

Desde el punto de vista social, es importante tener herramientas de escucha para los colaboradores, incluyendo la opción de brindar canales en donde las mujeres puedan compartir y expresar su situación actual, con el objetivo de seguir trabajando en el análisis y el afrontamiento de la segregación educativa que perpetúa los roles de género.

Asimismo, algunas compañías están implementando políticas en torno a la creación de una cultura de cuidado y bienestar. Están ofreciendo opciones flexibles en cuanto a las jornadas de trabajo, con el objetivo de que las empleadas puedan tener un mejor balance entre lo laboral y familiar. Adicional a esto, están implementando programas integrales de salud en donde se enfocan en temas como alimentación, estrés laboral, estrés financiero, cuidados de la salud, etc.

Finalmente, el tema del bienestar físico y mental es algo que debe de estar en los objetivos y prioridades de las firmas, sin importar el tema del género. Como mujeres, somos responsables y debemos de impulsar esto dentro de nuestros equipos y con nuestras colegas.

El equilibrio entre la vida personal y laboral es el reconocimiento de que tu vida fuera del trabajo es igual de importante como el tiempo que le dedicas a tu empleo.

Nota del editor: María Elena Zuria es Sr. Associate Wealth en Mercer. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresSaludEmpresasRecursos humanos
Publicidad