Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Mujeres, protagonistas frente al crecimiento empresarial sostenible

La sostenibilidad no solo es un tema de conciencia ambiental, también implica equidad de género y participación equitativa dentro de las organizaciones, considera Adriana Pulido.
jue 08 diciembre 2022 05:59 AM
Mujeres, protagonistas frente al crecimiento empresarial sostenible
Si de algo debemos estar seguras es que nosotras creamos el cambio mediante preparación, fortaleza y esfuerzo, y lo haremos hasta lograr que las sillas en juntas directivas sean del mismo color para todas y todos, señala Adriana Pulido.

(Expansión Mujeres) - Actualmente en México somos más de 64 millones de mujeres, que tras años de reinvención, transformación, esfuerzo, lucha y perseverancia, hemos logrado formar más del 40% de la fuerza laboral activa en el país; contamos con el derecho al voto, a la educación y la libertad de nuestros cuerpos, y poco a poco, de nuestra voz. Y si bien hemos logrado mucho, aún no estamos ni cerca de haber terminado nuestro objetivo.

Sabemos que en el mundo existen diversas causas que necesitan atención y trabajo para lograr panoramas justos y equitativos y, sin duda, uno de los que más ha cobrado fuerza, debido a la importancia del tema, es la sostenibilidad empresarial.

Publicidad

Tras más de una década viendo cómo las necesidades ambientales habían sido ignoradas hasta llegar a un punto de quiebre, el día de hoy podemos decir que han tomado el lugar que les corresponde como EL PILAR ESTRUCTURAL, donde yace el futuro como sociedad.

Finalmente estamos atravesando una época de revolución y cambio donde academia, gobierno y empresas han comenzado a reconocer y crear conciencia de que la sostenibilidad, la equidad de género y sobre todo el cambio de mentalidad es indispensable para impulsar negocios que perduren con el tiempo.

Para entender cuál es nuestro papel como mujeres en esta reestructuración, debemos saber que el sistema económico que conocemos fue diseñado bajo tres principios: el poder, la competencia y el crecimiento sin desarrollo ni planeación. Hoy en día sabemos que lo que se había planteado no funcionó, y por ello nos hemos visto en la necesidad de crear nuevas propuestas y acciones.

La sostenibilidad no solo es un tema de conciencia ambiental, también implica equidad de género y participación equitativa dentro de las organizaciones. Los datos no mienten, las empresas con más mujeres en sus mesas directivas tienen hasta un 15% mayor rentabilidad, además, tenemos tendencia a crear cambios desde la empatía, la colaboración y el desarrollo, y esto lo sabemos bien debido a que así es como hemos logrado toda una historia de cambios estructurales en la sociedad.

Mujeres como Rachel Carson, Malala Yousafzai, Berta Cáceres y Jane Goodall, se han encargado de levantar la batuta mediática y crear una nueva realidad para todo su entorno, pues la sostenibilidad no es un capricho, es una necesidad que debe atenderse a la brevedad para lograr un crecimiento sostenible en un sistema económico que nos impulsa a cambiar toda una estructura social, laboral, económica, cultural y académica.

Como pioneras en sostenibilidad, luchadoras, emprendedoras y embajadoras del cambio, tenemos la capacidad de crear nuevas realidades, construir nuevas posibilidades e incluso lograr lo que parece imposible. Pero antes, debemos seguir haciendo un trabajo profundo como sociedad, seguir reconociendo aquellos espacios y sistemas que limitan las oportunidades de desarrollo de las mujeres, aquellos prejuicios y paradigmas que nos mantienen ciegos y ciegas ante el potencial del cambio. No hay que tener miedo, ni hombres, ni mujeres, hay que tener humildad y coraje para actuar diferente.

 

Seamos claras, hay estudios que indican que al paso que vamos para llegar a un ámbito de igualdad nos faltan por lo menos 35 años, y un ejemplo de ello es que nuestra representación en posiciones directivas y de toma de decisiones en México apenas llega al 13%. El camino por recorrer requiere grandes saltos que pueden lograrse mediante:

- Mayor promoción del talento femenino
- Más oportunidades de acceso a lugares directivos donde las ideas puedan evolucionar el sistema
- Educación y sensibilización desde la familia
- Generación de empresas bien estructuradas y basadas en una cultura de igualdad, diversidad e inclusión
- Reconocimiento de que el talento no tiene género

Si de algo debemos estar seguras es que nosotras creamos el cambio mediante preparación, fortaleza y esfuerzo, y lo haremos hasta lograr que las sillas en juntas directivas sean del mismo color para todas y todos.

Reconocer nuestra valía y abrazar aquellas emociones que no suelen ser reconocidas como “alfa”, son lo que nos ha permitido crear un nuevo liderazgo más consciente, responsable y adaptado para un mundo que se está reconstruyendo y necesita de talento, curiosidad, pasión e inteligencia para lograr sobrevivir ante la crisis climática y social que tenemos.

Nota del editor: Adriana Pulido es especialista en sostenibilidad y CEO de Ilunka y de In All We Trust. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 

Tags

Publicidad