Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Educar e innovar desde edades tempranas: una mirada femenina

¿Qué tienen en común el desarrollo de las niñas y mujeres en áreas científicas y el área de la salud?, plantea Charlotte Löfgren-Rowe.
sáb 09 abril 2022 07:02 AM
Educar e innovar desde edades tempanas: una mirada femenina
La pandemia nos dejó una tarea constante: las áreas social y científica necesitan de mentes brillantes para continuar el camino del progreso y mejorar los hábitos en la salud, señala Charlotte Löfgren-Rowe.

(Expansión Mujeres) - La ciencia y la tecnología son parte fundamental de la vida contemporánea, ambas intervienen en el comportamiento social desde temprana edad y se vuelven cruciales para la formación en los primeros años de la infancia, siendo un punto de referencia en el despertar de cuestiones como la conciencia ambiental, la salud y los buenos hábitos.

Históricamente, las áreas de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) han estado asociadas a perfiles masculinos, así lo demuestran datos de la Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica, A.C., pues tan solo el 9% de niñas y adolescentes se involucra en este rubro, en comparación con el 28% de jóvenes varones que manifiesta interés en estudiar ciencias o ingeniería.

Publicidad

Es un hecho que impulsar este necesario avance no será sencillo, ya que la pandemia se convirtió en un obstáculo que será importante sortear. Y es que la crisis sanitaria puso en riesgo un futuro próspero de millones de niñas y niños, por lo que, - y de acuerdo con la UNICEF- estamos ante una generación que fue afectada en su desarrollo académico, social y personal.

¿Pero qué tienen en común el desarrollo de las niñas y mujeres en áreas científicas y el área de la salud?

No es secreto que la pandemia nos dejó una tarea constante por innovar. Particularmente las áreas social y científica necesitan de mentes brillantes para continuar el camino del progreso y mejorar los hábitos en la salud, esto con el objetivo de contener enfermedades y evitar que alrededor de 1,000 niños mueran debido a afecciones asociadas a la falta de higiene.

Por eso las niñas y mujeres, al involucrarse en la ciencia, pueden acelerar el progreso ante estas afectaciones, gracias a sus habilidades para aprender, resolver problemas y el instinto para brindar apoyo social.

Aunque no existen roles predeterminados según el género, la identidad sexual o el origen étnico, está demostrado que las mujeres pueden llegar a desempeñar el rol que deseen en ciencias, ingeniería, política, así como en artes y humanidades, simplemente por el hecho de ser valoradas por lo que hacen y por su propio trabajo.

 

Reconocer el papel de las mujeres y las niñas en la ciencia no sólo como beneficiarias, sino también como agentes de cambio, ayudará a acelerar el progreso hacia una mejora continua en los agentes que intervienen en los hábitos de higiene y desinfección.

Por otro lado, la promoción de hábitos de vida saludables cobra especial importancia durante la infancia y la adolescencia por varios motivos.

En primer lugar, porque es una época en que las familias son más permeables a estas recomendaciones por estar implicadas en el cuidado de los hijos; en segundo, los hábitos que aparecen desde los primeros meses de vida se van consolidando a lo largo de la infancia y de la adolescencia; y, por último, porque es imprescindible para la construcción de una persona sana en todas sus dimensiones física, mental, espiritual y social.

Actualmente nos encontramos en un momento clave para reimaginar el futuro de la niñez, de replantear soluciones de manera innovadora para asegurarle a cada niña y niño, el acceso pleno a sus derechos y la construcción de un equilibrio emocional, el cual proporciona un mecanismo importante para su educación, buenos hábitos y la integración social, pues no podemos permitir que las cifras actuales sigan vigentes y solo contar con un 24% de participación de mujeres en centros de investigación. Debemos de generar conocimiento e innovación.

Nota del editor: Charlotte Löfgren-Rowe es Directora de Marketing de México y Centroamérica, Reckitt Higiene e impulsora del Programa Contigo de Lysol. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 

Tags

OpiniónMujeresCiencia y tecnologíaSalud
Publicidad