Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Ser investigadora en México, también ingeniera, también mamá

Si existen más mujeres trabajando en investigación, tendremos más oportunidad de lograr el desarrollo tecnológico que nuestro país necesita, considera Eva Selene Hernández Gress.
jue 13 mayo 2021 12:00 AM

(Expansión Mujeres) - Cada vez hay más y mejores oportunidades para las mujeres en México. Si bien es cierto que existen instituciones que apoyan a las mujeres para lograr sus objetivos laborales y profesionales, es aún mínima la cantidad de mujeres que se dedican a la investigación en comparación con la de los hombres. Según la Unesco, sólo el 29.3% de mujeres corresponde a investigadoras a nivel mundial; en ingeniería e informática, el porcentaje es aún más bajo.

Yo soy ambas, hago investigación relacionada con ingeniería industrial en México y soy profesora de tiempo completo en una universidad. En términos concretos hago metodologías, trabajo con algoritmos que pueden ayudar a las organizaciones a ser más eficientes, lo que significa “hacer más con menos”, aprovechar los recursos con los que la organización cuenta.

Publicidad

Hoy quiero hablarles de algo que me he preguntado. Ahora que hemos estado trabajando en casa, ¿es posible ser eficiente en el hogar? Es decir, ¿hacer más con menos? Mi respuesta es que no. Quizá puedes aplicar alguna técnica de Administración de Operaciones para organizarte con las labores y minimizar el tiempo de terminación, pero al tratar de lograr tu objetivo tendrás una cantidad enorme de restricciones: el espacio donde trabajas, los ruidos que hay a tu alrededor, las personas que conviven contigo y que tienen sus propias actividades.

El balanceo de estas actividades es para mí la restricción más complicada para lograr el objetivo dentro del hogar, encontrar esta sincronía para que cada uno de los implicados alcance la productividad es difícil de lograr; por esta razón he tenido que levantarme a trabajar muy temprano, cuando mi familia esta dormida para poder avanzar en mi investigación.

En mi situación, yo tengo dos hijas que toman clases de forma remota al mismo tiempo que yo imparto clases o hago investigación. Ambas están en la primaria, y una de ellas, la que va en primer grado, entra siempre a mi pequeña oficina mientras trabajo; entra por una goma, después por el sacapuntas, después por su libreta que se le olvidó, etc.

Pero yo sé que deja sus cosas a propósito para entrar a verme, le gusta observarme mientras trabajo, escuchar lo que le digo a mis alumnos, ver cómo resuelvo los problemas, cómo ejecuto mis algoritmos, cómo soy en mi trabajo. La otra también me observa, pero de lejos. Varias veces las he visto jugando a dar clases, haciendo sus experimentos para la clase de ciencias y me gusta pensar que, aunque no logro ser del todo eficiente trabajando en mi casa, estoy invirtiendo en sus vidas.

Dejando que me observen siembro una semilla para que cada vez seamos más ingenieras, más investigadoras, más mujeres en los ámbitos típicamente relacionados con los hombres, mujeres que se realizan a nivel profesional, pero también a nivel personal, más mujeres felices a las cuales no se les imponen roles sociales, que se les deja en libertad para explorar sus capacidades, para ver hasta dónde pueden llegar, que se les incita a pensar, a cuestionarse y cuestionar a otros, que se permiten ser todo lo que ellas son.

Publicidad
La resiliencia de las mujeres frente a la crisis | Expansión Live

Esto de combinar no es fácil, para mí hubiera sido imposible sin todos los hombres que han creído en mí, un papá que confió en mí desde muy pequeña, un hermano que me antecede en la investigación y un esposo que me entiende y apoya mi profesión en todo momento.

Me siento afortunada en esta situación de privilegio, pero lamentablemente no es así para todas las mujeres, no todas tienen la opción, no todas pueden acceder a las oportunidades que quizá necesitan. Por eso no me quejo si tengo que combinar el ser mamá con hacer investigación, pienso en todas aquellas que lo han deseado, pero no pudieron, y desde donde estoy intento apoyar a más mujeres a lograrlo.

Estoy convencida, si existen más mujeres trabajando en investigación, tendremos más oportunidad de lograr el desarrollo tecnológico que nuestro país necesita, y esto daría autonomía económica y emocional a muchas familias, las cuales son la base de la sociedad y la mujer es una parte medular de la misma.

Nota del editor: Eva Selene Hernández Gress es profesora investigadora en el Tec de Monterrey. Es Doctora en Ciencias en Ingeniería Industrial y tiene más de 15 años de experiencia realizando investigación que involucran proyectos de problemas clásicos de ingeniería industrial. Síguela en Facebook . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresInvestigaciónCiencia y tecnología
Publicidad