Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Mujeres juzgando a mujeres: quizá eres del club y no lo sabes

Si siembras a través de un trato humano, empático y compasivo, cosecharás una red fuerte de personas que estarán para ti en las buenas y en las malas, considera Adriana Castro.
mié 21 abril 2021 12:01 AM

(Expansión Mujeres) - ¿Qué sucede cuando un tuit se convierte en tendencia, salta a la vida “real” y determina la suerte de alguien? En el mundo de las redes sociales somos actores, víctimas y también verdugos. Memes y trolleo. ¿Dónde termina la burla y comienza el acoso?

En un mundo regido por los likes y por la necesidad de validación, ¿quién determina lo que es correcto y lo que no? ¿Cuál es el límite de la libertad de expresión? De eso se trata “Linchamientos digitales”, el libro de Ana María Olabuenaga, una de las mentes más brillantes de la publicidad en el ámbito mundial.

Publicidad

En el último episodio de Mujeduría , Ana María comenta que al hacer la investigación para escribir su libro contabilizó la cantidad de hashtags “lords” y “ladies” que surgieron en los dos años de su investigación y su conclusión es que el 75% de los casos de linchamiento digital fue hacia mujeres. ¿A qué se debe que las mujeres somos más atacadas?

Ella explica que la razón es que somos más sensibles a la palabra y las personas torturadoras saben dónde meter la navaja. Meter la navaja es fácil cuando una mujer no se alinea al estereotipo de lo que debe ser: tierna, cuidadosa, dócil y maternal.

Justo en este tema, lo maternal, es donde me surgen varias ideas. Imagina este caso: una pareja tiene un hijo pequeño con una condición de salud que lo hace vulnerable y enfermizo. Ambos son dueños de su propio negocio, disfrutan mucho su trabajo y no quieren dejar pasar las oportunidades laborales. Ganan lo mismo. Aman a su hijo pero no piensan dejar de trabajar.

Uno de los dos decide tomar un proyecto que implica viajar mucho y pasar largas temporadas fuera de casa. Esa persona está priorizando su trabajo por encima de las necesidades especiales de su hijo.

¿A quién juzgarías más? ¿Si fuera ella? ¿O él?

Supongamos que fuera ella. Quizá este caso no llegaría a un extremo de linchamiento digital. Vámonos unas rayitas más abajo. Si ella fuera tu amiga, ¿qué le dirías?

Como mujer, ¿has hecho juicios contra otra que no es como tú? ¿Te es fácil empatizar con la situación de otras mujeres?

Ya viene el Día de la Madre y ese es todo un tema. Cualquier estatus que una mujer tenga en relación a ese rol, se juzga.

Si es mamá y trabaja, no es suficientemente buena como madre. Si elige tener un hijo, le preguntan que para cuándo la parejita y le recomiendan que tenga al segundo para que cuando ella muera, el hijo no esté solito en la vida.

Publicidad
Los pendientes en agenda para impulsar a las mujeres en el ámbito laboral

Si tiene dos o tres hijos no la bajan de “coneja” que está sobrepoblando el mundo. Si decide no tener hijos es egoísta.

En mi caso, hace poco le compartí a una conocida que me hubiera encantado ser mamá, pero mis circunstancias me lo impidieron y su respuesta fue “pobrecita de ti, debe ser difícil no realizarte como mujer”. Sí, hay quienes piensan que el rol más importante de una mujer es ser mamá.

Me parece que reflexionar nuestras palabras antes de juzgar es un ejercicio de humildad y salud mental recomendable. Dar consejos de lo que te ha funcionado a ti como mujer sin que tu amiga te lo haya solicitado puede ser un juicio.

¿Cómo podrías vincularte con mujeres cercanas a ti de una manera más positiva?

Cuando una amiga o compañera de trabajo te comparta un problema, pregunta si te lo está diciendo para desahogarse o está buscando una solución.

- Si quiere desahogarse. Dedícate a únicamente escucharla. Es la mejor manera en que la puedes ayudar. Dicen que escuchar es el nuevo abrazo. Hacer contacto visual de una manera compasiva, prestar toda tu atención a lo que te dice y agradecer su apertura y confianza hacia ti, ayudará enormemente a sanar a tu amiga.

- Si está buscando una solución. Dale una recomendación pero aclara que lo que estás externando sólo es tu opinión y no significa que sea la verdad. En la búsqueda de una solución entre las dos puede que debatan. Hazle ver que es válido que tengan opiniones distintas y que esto no afectará el cariño que sientes por ella. No tienen que estar de acuerdo en todo. Pueden tener juntas un debate constructivo en lugar de que establezcas un juicio encarnizado en su contra.

Tratar a otras mujeres de una manera más humana, ya sea en el mundo de las redes sociales o con las mujeres que tienes cerca te permitirá construir relaciones significativas. Hay evidencia científica de que los vínculos afectivos, son el predictor más importante de felicidad a largo plazo.

Si siembras a través de un trato humano, empático y compasivo, cosecharás una red fuerte de personas que estarán para ti en las buenas y en las malas.

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas felices. Síguela en Facebook (adrianacastromx). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresSociedad
Publicidad