Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Marisa Vano: el reto de convertir a Amazon en el mejor empleador

La directiva llegó hace menos de dos años al gigante del e-commerce para crear de cero una estrategia que cambie, desde dentro y hacia fuera, la imagen de la compañía.
vie 11 marzo 2022 05:00 AM
Marisa Vano, líder de Operations Communications para América Latina de Amazon
Marisa Vano se incorporó a Amazon en julio de 2020, en plena pandemia, recién llegada de Panamá y con la tarea de crear la estrategia de la posición.

Marisa Vano cambió el mundo de los influencers y la industria de la belleza hace casi dos años para afrontar un reto nada pequeño. Desde julio de 2020, es la líder de Comunicación de Operaciones para Latinoamérica de Amazon. Llegó a esta posición sin un espejo donde mirarse: la empresa de e-commerce, que hasta entonces había mantenido una comunicación más bien reactiva sobre sus operaciones en la región, acababa de crear la posición.

La directiva mexicana, con más de 20 años de carrera en Procter & Gamble (P&G), dejó su último cargo de liderazgo regional en Panamá para volver al país y desarrollar la estrategia de la empresa de Jeff Bezos para convertirse en la mejor compañía empleadora.

Este giro, en medio además de la pandemia, ha sido uno de los movimientos más importantes, pero no el único que ha atravesado en su carrera. Así lo logró y estos son sus aprendizajes.

Publicidad

Su primer puesto de liderazgo

Vano llegó a su primer rol directivo con casi 30 años, como directora de comunicaciones para las marcas de P&G. Su primer equipo estaba integrado por entre siete y diez personas. “Creo que el reto más difícil para mi, más que el del negocio, fue el de la organización. Por primera vez me convertí en gerente”, dice.

Vano estaba muy conectada en cómo liderar e inspirar a mujeres, en un primer momento la mayor parte de su equipo. Pero a medida que se fueron integrando hombres, se dio cuenta que la forma en la que comunicaban sus aspiraciones podían ser muy diferentes. “Me ayudó a darme cuenta de cómo las mujeres necesitamos aprender de ellos. Yo a mis 30 años y como directora jamás pedí un incremento salarial. Llevaba más de 10 años en la empresa y cuando tuve a dos chicos, de 25 y 27 años, a los pocos meses solicitando un incremento, me impactó un poco”, reconoce. “Ellos estaban en su derecho, por el desempeño que estaban haciendo, pero me pasó que nunca una mujer me había pedido un incremento y yo tampoco lo había hecho”.

La directiva pone este ejemplo para explicar cómo tuvo que aprender un liderazgo situacional con cada integrante de su equipo. “El negocio fue un reto, pero más la organización, porque a través de ahí es cómo yo podía conseguir los resultados. Cuando tienes un rol de liderazgo, es ver cómo logras los resultados a través de las personas que tú lideras. Y no solo es ser jefe: ser jefe es por puesto, ser líder es porque tú te lo ganaste, inspirando realmente a tu equipo”.

La presión social sobre las madres trabajadoras

Vano llegó a su primer puesto de liderazgo a punto de convertirse en madre de su primer hijo (es madre dos niños, uno de 13 y otro de 10 años). Al regresar a su posición, tras la baja de maternidad, no solo tuvo que gestionar la organización de dejar a un bebé en casa y lidiar con la separación de la jornada laboral, también tuvo que enfrentar la presión social. “Ahora hay menos, pero estamos hablando de hace 12 años. Mucha gente te juzga y puede ser desde la mamá a la suegra o las amigas, que te dicen: ‘¿cómo es que vas a volver a trabajar, que a tu esposo no le va bien?’ Todos esos conflictos estaban ahí y muy presentes”, reconoce.

La directiva, que agrega que cuando una persona va a ser mamá, mucha gente siente que tiene que opinar, logró gestionar la situación con el apoyo de su entonces mentora, que después se convirtió en su jefa. “Obviamente, tuve el apoyo de mi entonces esposo, pero también tuve muy claro que yo iba a ser una mejor mamá para Mateo siendo una mamá feliz y, para mi, trabajar es muy importante”.

La flexibilidad que encontró en su empresa también la ayudó. Salía temprano por las tardes para recoger a su hijo de la guardería y estar con él algunas horas antes de volverse a conectar para trabajar. “Creo que la vida profesional y personal no son agendas separadas y es cómo lograr esta armonía, que obviamente no la vas a tener todos los días”.

Por eso, la directiva de Amazon recomienda ser más compasiva con una misma. “Date chance, queremos ser súpermujeres porque así nos enseñan, tenemos que ser perfectas en todo, en lo profesional, como madre, como hija, como todo… pero no hay un rango de qué es la perfección, tú tienes que decidir qué es lo importante para ti”.

Publicidad

Trabajar como expatriada

En 2010, Vano fue nombrada gerente de Comunicación para la categoría de Saud y Bienestar para América Latina de P&G, su primera posición en Panamá, pues después y tras un breve regreso a México, ocupó la posición de líder de Comunicaciones y Mercadotecnia para Influenciadores de P&G Beauty para América Latina.

Y, de nuevo, la presión social y la pregunta: ¿qué va a hacer tu esposo? Llegaron a preguntarle si es que a él no le iba bien en su trabajo. “Ya sabes, estos conflictos”, dice. “Romper estos paradigmas fue difícil, pero también hubo algo que dije: Si no me voy, ¿me voy a arrepentir? Pudiera ser. Y si me voy, ¿me voy a arrepentir? No, así que, vámonos”.

El gran cambio

Que Amazon es una empresa sometida a un fuerte escrutinio no es una gran sorpresa. La compañía ha recibido críticas a nivel global sobre las condiciones laborales de sus trabajadores. El trabajo de Vano en ese sentido es retador. Como líder de Comunicaciones de Operaciones tiene la misión de construir, con hechos, la reputación de la empresa de e-commerce de ser el mejor lugar para trabajar y el mejor empleador. “Tenemos muchos frentes en los que podemos seguir trabajando y ahí yo puedo ser un agente de cambio, porque no se trata solo de comunicar, sino de asegurar que internamente se están haciendo los cambios positivos para nuestros empleados”.

Vano asegura que le gusta salirse de la zona de confort y necesitaba hacer, tras más de 20 años en P&G, algo totalmente diferente a lo que ya sabía hacer. Su posición es de nueva creación, así que está todo por hacer.

Además, hasta ahora, Amazon no tenía una estrategia clara de comunicación en la región y sus movimientos eran reactivos. La estrategia de Vano busca cambiar esta narrativa y entender dónde están las necesidades y qué le preocupa a la opinión pública.

La directiva tiene la tarea, por ejemplo, de influenciar al equipo de liderazgo para generar estrategias de diversidad e inclusión en los equipos de trabajo.

Tejer redes

Vano recomienda crear redes y buscar mentores y mentoras. El primer paso para hacerlo, refiere, es definir qué es lo que se quiere y a dónde se quiere llegar. Puede ser desde desarrollar ciertos skills, plantear una conversación sobre el plan de carrera con tu jefe o jefa o pedir una promoción. “Pero hay que entender bien qué quieres o cuáles son los obstáculos que estás viendo en tu vida profesional, para poder identificar cuáles son las personas en la organización o fuera que admires y tengan este mayor nivel de experiencia”, dice.

El siguiente movimiento es sencillo: “pídeles el tiempo de tomar un café”. La especialista en comunicación señala que crear esta comunidad le sirvió para darse cuenta de que no está sola y que cuenta con toda una red de soporte. “Así como para criar a un niño se necesita toda una aldea, para armar una carrera profesional, aunque tú eres la dueña de ella, necesitas también esa red de soporte que te pueda apoyar e impulsar en estos momentos”.

Sus recomendaciones en libros

The Situational Leader, de Paul Hersey. “Me cambió como líder. Es muy interesante porque habla de que una misma cosa no funciona para todos. Cada persona es diferente, está en un nivel diferente de desarrollo, tiene distintas aspiraciones y es diferente al liderarlos”, dice.

The Way We’re Working Isn’t Working, de Tony Schwartz.

The advantage: Why Organizational Health Trumps Everything Else In Business, de Patrick M. Lencioni. Es el que actualmente está leyendo.

Lean it: Women, Work and the Will to Lead, de Sheryl Sandberg. “Me encanta su lema: Don’t leave before you leave”.

Publicidad

Tags

MujeresamazonLiderazgo
Publicidad