Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿A qué le temen las mujeres?

De acuerdo con la escritora Pilar Jericó, a los miedos no se les vencen, sino se trabaja con ellos.
lun 09 agosto 2021 05:04 AM
¿A qué le temen las mujeres?
¿A qué le temen las mujeres?

Manos sudorosas, incremento del ritmo cardíaco, confusión... Probablemente has experimentado estos síntomas y sepas que son característicos del estado que la comunidad médica denomina como miedo. Según Melina Castélum Vargas, doctora en Filosofía de las Ciencias Cognitivas, el miedo es una de las tantas emociones del ser humano cuya respuesta involucra la psique y el cuerpo físico, ante estímulos del entorno considerando aspectos sociales y culturales.

¿A qué le temen las mujeres? ¿A qué le temen las mujeres que trabajan? ¿Son miedos distintos a aquellos de quienes no tienen un empleo?

Mariana Molina, brand manager en la agencia de publicidad Grey, señala que su mayor miedo tiene que ver con la concepción que la sociedad tiene de la mujer y su juventud. “Uno de mis mayores miedos como mujer trabajadora de la industria creativa es llegar a una edad en la que prescindan de mi trabajo por el hecho de ser mayor y ser mujer. Eso le pasó a una jefa, cuya capacidad y aptitudes eran incuestionables”, dice la creativa, de 29 años de edad.

A estas cuestiones ha intentado responderse Pilar Jericó, escritora y experta en gestión de las organizaciones, talento y desarrollo personal.

Después de 20 años trabajando en el concepto del no miedo, afirma que el miedo es la gran barrera para el desarrollo de mujeres profesionales, además de que, erróneamente, ha sido el modelo clásico de gestión de las compañías. “NoMiedo es una nueva forma de gestión y de vivir, pues no implica anularlo de las organizaciones o de nuestras vidas, ya que no es posible y lo necesitamos, sino de crear los espacios para que las personas pongan en juego todo su potencial”, dice en entrevista con Expansión Mujeres.

Publicidad

Las mujeres y el miedo

De acuerdo con Jericó, el talento genera miedo también y en eso se sustentan estructuras que segregan a las mujeres de posiciones de liderazgo, como el techo de cristal en las empresas y centros de trabajo. Además, de que las exigencias que la sociedad tienen de las mujeres son mayores.

La experta señala que los miedos más comunes entre mujeres son no tener dinero para pagar lo más básico (comida o un techo), miedo al fracaso en el trabajo, miedo al cambio y miedo al rechazo.

En las mujeres, el más grande es el miedo al rechazo, mientras que en los hombres es perder su poder de influencia
Pilar Jericó

Es por eso, aclara, que a las mujeres les cuesta vender su trabajo, establecer límites en la vida personal y profesional por el afán de agradar, que es más bien un afán por no ser rechazada.

En su libro ‘No miedo: en la empresa y en la vida’ (2006) desarrolla herramientas para saber cómo adaptarse a cambios sin que el miedo sea un freno, sino un factor para considerar todas las aristas necesarias para tomar decisiones informadas.

“Las mujeres necesitamos saber poner valor a nuestro trabajo, a decir que no. ¿Cómo? Pues el networking es el primer paso, escuchar que tus miedos son más comunes de lo que crees te hará recobrar o ganar confianza sobre ti misma y, en el mejor de los escenarios, encontrarás a personas que te ayuden a lidiar con un miedo compartido”, dice.

Para la escritora, trabajar con un miedo será más fácil cuando una mujer tenga objetivos claros, tanto en su vida personal como en el trabajo. Para ello, recomienda una técnica que le sirve de forma personal y que consiste en pensar en el impacto de una decisión en los próximos 10 minutos de sus vida, en los próximos 10 meses y en los próximos 10 años.

Publicidad

Verbalizar los miedos para avanzar

Haber escrito un libro sobre miedo no eliminó la capacidad de sentirlo de Jericó, al contrario, ha reconocido más episodios en su vida donde lo sintió sin saber qué hacer al respecto. Incluso asegura que el libro fue producto del periodo en su vida en que más atemorizada se sintió.

“Me quedé sin empleo, fue un año muy duro en el que no tenía ni para pagar mis deudas. Tuve que pedir dinero prestado a familia y a amigos y no veía la luz al final del túnel”, afirma.

Erika Falfán, directora de e-commerce de Sam's Club, comparte que su mayor miedo siempre ha sido no llenar las expectativas cada que obtiene un nuevo puesto; sin embargo, ella lo ha resuelto de dos formas: documentándose y pidiendo retroalimentación constante sobre su desempeño no sólo con superiores, sino colegas o incluso con clientes a quienes les doy algún servicio.

Publicidad

Tags

Gestión empresarialEmpleoEmpleados
Publicidad