Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El duro camino que enfrenta una emprendedora para levantar capital

Desde su fundación en 2016, Kavak se ha convertido en 'unicornio', superando los 1,000 millones de dólares de valuación. Su cofundadora Loreanne García cuenta cómo lo logró.
vie 12 marzo 2021 05:42 AM
Loreanne García, Kavak
Loreanne García, cofundadora y Chief People Officer de Kavak México.

Loreanne García decidió hacer carrera en un ámbito poco explorado por las mujeres en México y, en general, en todo el mundo: el del levantamiento de capital.

Ella es ingeniera de producción e hizo carrera en el mundo corporativo liderando estrategias de negocios en empresas como McKinsey, Procter & Gamble y Coca-Cola Femsa. Sin embargo, tras estudiar un MBA en la Universidad Stanford, en 2008, surgió en ella el interés de emprender.

Publicidad

Decidió participar en un nuevo proyecto que su hermano Carlos había estado madurando –junto con su socio Roger Laughlin–, luego de ser estafado al intentar comprar un auto seminuevo en México. Toda la idea giraba en torno al desarrollo de una plataforma donde los clientes pudieran comprar o vender un auto, de forma fácil y segura, desde su teléfono o computadora.

Cinco personas trabajaron día y noche en el desarrollo de la plataforma durante varios meses. El lanzamiento ocurrió en octubre de 2016 y días después llegó la primera compra: a las 3:00 a.m. un cliente le dio clic al botón de “comprar” desde su Smartphone.

Kavak empezó con un pequeño inventario de tres autos en un estacionamiento rentado en la colonia Roma. Para escalar el negocio, los tres socios tenían muy claro que necesitaban inversionistas. “Hablábamos con potenciales inversionistas todas las semanas. Visitamos entre 50 y 60”, cuenta García Ottati.

Levantar capital es un proceso en el que hay que trabajar todos los días. No es que de repente te levantes un día y digas: voy a levantar capital
Loreanne García

El levantamiento de capital es un área en donde históricamente las mujeres no han participado en igual proporción que los hombres, en ninguno de los dos lados del escritorio: ni como inversionistas ni como emprendedoras. “Sí me ha tocado muchas veces ser la única mujer sentada en la sala de juntas”, dice García.

Según un informe de 2020 de Women in Venture Capital, la comunidad más grande del mundo para inversores femeninas, sólo 4.9% de los socios de Venture Capital son mujeres.

Y desde la silla del emprendedor, generalmente está ocupada por hombres.
"En comparación con los hombres, las mujeres propietarias de empresas recaudan cantidades menores de capital para financiar sus empresas y dependen más de fuentes personales que de fuentes externas de financiación", dice el estudio Entendiendo el paisaje: acceso al capital para mujeres emprendedoras, elaborado por el National Women's Business Council.

Entre 2016 y 2020, Kavak levantó cerca de 400 millones de dólares, en tres rondas de inversión, lideradas por fondos como Kaszek Venture, Mountain Nazca y Softbank. Lograrlo no fue sencillo.

Publicidad

“Entre los tres contactábamos a los inversionistas, cada quien buscaba entre sus contactos y agendaba la cita. Pero a las reuniones siempre íbamos los tres (Loreanne, Carlos y Roger)”, cuenta García. “El que yo fuera mujer siempre llamaba la atención porque los inversionistas nos percibían como un equipo más balanceado, ya que normalmente a estas reuniones van puros hombres”, añade.

Aunque García participó activamente en la búsqueda de inversionistas, esta práctica no es el común denominador dentro de las start-ups. Las razones son diversas. Por un lado –dice el estudio del National Women's Business Council–, las mujeres a menudo están atadas a una asociación inconsciente de menor credibilidad y falta de legitimidad en los negocios. Incluso, las mujeres inversionistas demuestran un sesgo hacia los hombres dueños de negocios. Por el otro lado, las redes de mujeres tienen menos vínculos a recursos financieros.

Que las mujeres emprendedoras puedan acceder a mayor capital de riesgo es uno de los proyectos personales que persigue Loreanne García. Recientemente empezó a participar en un grupo de mujeres emprendedoras cuyo objetivo es construir una red de asesoría mutua.

“Ellas (las emprendedoras) tienen que conocer muy bien su negocio, tanto las fortalezas como las debilidades. Una vez que lo tengan claro puedan ir con un inversionista y decirle: <<oye, éste es el potencial de mi negocio, ¿no te interesaría invertir en él?>>”, dice García. “Todavía queda mucho por hacer. Aún hay mucha presión social para cumplir un determinado rol (como el de ser madre y esposa) y que pone barreras para desempeñar otros (como el de emprendedoras e inversionistas). Por ello es importante tener un grupo, una red de apoyo que te diga: sí se puede”, concluye.

Sigue el Expansión Live Venture Capital y los sesgos de género, hoy a las 5 pm, aquí o en el canal Expansión Mujeres.

Publicidad

Tags

MujeresKavakEmprendedores
Publicidad