Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

5 conceptos que debemos conocer (y erradicar) para acabar con la desigualdad

El techo de cristal es el término más conocido sobre el freno que tienen las mujeres para llegar a puestos de liderazgo, pero no es el único. Hacemos un repaso a los más importantes.
mar 31 mayo 2022 05:00 AM
Desigualdad de género (imagen conceptual del salario emocional)
¿Qué es el salario emocional (y por qué puede beneficiar a las mujeres)?

Piso pegajoso, precipicio de cristal, techo de cemento o escaleras rotas. Son términos menos conocidos que el de techo de cristal, pero que aluden también a los desafíos que viven las mujeres para avanzar en el ámbito laboral. Se trata de dinámicas que ya están tan normalizadas en muchos espacios de trabajo que puede llegar incluso a que quienes la padecen ni siquiera los consideran como tal.

Por ello, esta lista de conceptos busca ser una guía para que las compañías implementen políticas y protocolos para evitar estos escenarios que han obstaculizado el paso de las mujeres en estas empresas, pues en México más de 2 millones de mujeres señalaron haber experimentado alguna forma de violencia en el trabajo y más de 95,000 renunciaron, según cifras de 2020 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Publicidad

Techo de cemento

Argelia Carrera, profesora de la Escuela de Ciencias Sociales del Tec de Monterrey Campus Querétaro, explica que el concepto de techo de cemento se introdujo en la vida académica en 2012, aunque su uso aún no es conocido de forma generalizada.

Éste se refiere a los límites que se autoimponen las mujeres dentro del campo laboral, lo que las orilla a rechazar ascensos o puestos de mayor responsabilidad. Un hecho, explica la especialista, que suele obstaculizar el éxito de las mujeres y su avance en el mercado laboral.

Sin embargo, apunta que estos límites no tienen que ver con falta de capacidades o conocimientos de las mujeres, sino con factores externos como la cultura que rodea a las mujeres.

Piso Pegajoso

El término de piso o suelo pegajoso fue acuñado por Catherine Berheide, doctora en Sociología, en un informe para el Centre for Women in Government, elaborado en 1992.

"El término de suelo pegajoso se concentra en los mecanismos que aplican a las mujeres para mantenerlas en los puestos jerárquicos bajos y medios. Principalmente, se enfocan en los estereotipos de género, en la segregación del mercado laboral en femeninos y masculinos, en el acoso social y psicológico y en la incompatibilidad de la vida privada y pública", definió Angélica Sofía Bucio Méndez en su tesis 'La mujer mexicana entre el techo de cristal y el suelo pegajoso'.

"Al igual que el techo de cristal, este fenómeno es implícito. Las mujeres se ven fuertemente concentradas en los puestos laborales por debajo de la cúpula, debido a razones tanto de autoselección como de origen externo", apunta.

Fátima Masse, directora de Sociedad Incluyente del Instituto Mexicano por la Competitividad (Imco), señala que el término de piso pegajoso no es común y que, por lo tanto, organizaciones como en las que ella trabaja procuran hacer uso de otras expresiones, para que el desconocimiento no sea un impedimento para visibilizar las condiciones de desventaja en que gran parte de las mujeres se desempeñan en el mercado laboral.

"No creo que sea un concepto tan generalizado, es menos conocido que el de 'techo de cristal'. Nosotros evitamos usar ese tipo de términos para comunicar los mensajes, porque tenemos que explicar a qué se debe, y eso no ayuda porque no está tan conocido", detalla en entrevista con Expansión Mujeres.

Precipios de cristal

Este concepto se refiere a la llegada de mujeres a puestos de liderazgo en medio de momentos álgidos relacionados con alguna crisis. El problema para las mujeres reside en el nivel de riesgo al asumir esas posiciones, porque las probabilidades de fracaso ante situaciones emergentes, sin precedentes y negativas (como suelen ser las crisis) son altas. Y cuando sucede que una mujer fracasa, se contribuye al paradigma sexista que ha delimitado esos puestos sólo a hombres porque "las mujeres no son buenas dirigiendo".

Publicidad

Techo de cristal

El techo de cristal es uno de los términos más conocidos y hace referencia al conjunto de normas implícitas en las organizaciones que obstaculiza el acceso a las mujeres a puestos de alta dirección pese a que no existen leyes y códigos explícitas que las limiten y que aun así provocan su estancamiento profesional; dicho fenómeno es provocado por los estereotipos de género.

Escaleras rotas

ONU Mujeres ha definido como 'escaleras rotas' la desventaja que enfrentan las mujeres -con educación secundaria e ingresos familiares intermedios en su mayoría- que, pese a formar parte del mercado laboral, carecen de redes de apoyo que impulsen su desarrollo profesional y por tanto su independencia financiera.

Conoce más sobre el término 'escaleras rotas':

Las mujeres son más susceptibles a los cambios del mercado, pues según ONU Mujeres, sus tasas de empleo varían en función de la tendencia laboral. Y esto provoca que, para no perder sus ingresos, terminarán en el mercado laboral informal.

"En el caso de México, la mayoría de las mujeres tienen hijos en edad productiva y cuando pierden un empleo formal la mayoría opta por la vía informal, porque son el sostén propio y de su familia", afirma Fátima Masse.

Publicidad

Tags

Publicidad