Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las 'escaleras rotas' terminan con las mujeres en la informalidad

El fenómeno conocido como 'escaleras rotas' es menos popular que el 'techo de cristal' o el 'piso pegajoso', sin embargo, afecta a las mujeres en todos los niveles de una organización.
mié 20 abril 2022 06:00 AM
escaleras rotas
escaleras rotas

Es probable que muchas mujeres no sepan qué es el fenómeno de las 'escaleras rotas', pese a que una gran mayoría lo ha padecido en su carrera profesional. ONU Mujeres lo ha definido como la desventaja que enfrentan las mujeres -con educación secundaria e ingresos familiares intermedios en su mayoría- que, pese a formar parte del mercado laboral, carecen de redes de apoyo que impulsen su desarrollo profesional y por tanto su independencia financiera.

El mayor problema que enfrentan las mujeres que caen por las escaleras rotas es que son las más susceptibles a los cambios del mercado, pues según ONU Mujeres, sus tasas de empleo varían en función de la tendencia laboral. Y esto provoca que, para no perder sus ingresos, terminarán en el mercado laboral informal.

"En el caso de México, la mayoría de las mujeres tienen hijos en edad productiva y cuando pierden un empleo formal la mayoría opta por la vía informal, porque son el sostén propio y de su familia", afirma Fátima Masse, directora de Sociedad Incluyente en el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Publicidad

¿Qué son y a quién afectan las escaleras rotas?

Masse señala que, de acuerdo con los estudios que realizados por el IMCO, este fenómeno afecta principalmente a mujeres que se deciden iniciar etapa en la maternidad.

Para un mayor contexto, menciona que, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), de cada 100 mujeres que forman parte de la población económicamente activa, 73 tienen un hijo; pero de las mismas 100 sólo 36 completaron la secundaria y 26.5 trabajan por cuenta propia.

"Tener hijos es una barrera para mujeres de ese segmento social que no cuenta con recursos económicos para garantizar cuidados privados a sus hijos, pero tampoco para invertir en su preparación para volver al mercado formal teniendo un CV más competitivo", dice en entrevista con Expansión Mujeres.

Señala que ni las empresas ni gobierno han activado medidas que puedan servir como "una rampa para las mujeres que caen de esas escaleras".

"Hay ciertos empleos no cuentan con esa rampa para que sea fácil decir 'me salgo dos años y regreso'. No hay política de gobierno que impulse la creación de estas rampas y por ejemplo, en Corea del Sur otorgan créditos fiscales a pymes que dan chamba a mujeres que salieron por maternidad y que quieren volver al sector en donde trabajaban", cuenta.

Puedes escuchar: Impulsar el talento femenino mientras creces

 

Aunque se tiene bien identificado al sector poblacional de las mujeres más afectado este problema, es cierto que las 'escaleras rotas' están presentes a todos niveles de una organización y que, de hecho, son aquellas que conectan este fenómeno con el techo de cristal (el difícil acceso de mujeres de mandos medios a posiciones de liderazgo) y el 'piso pegajoso'.

La maternidad es un gran factor para el desarrollo profesional de las mujeres, apunta con Lourdes Ocampo Coria, profesora de EGADE Business School en Guadalajara. "El porcentaje de mujeres que abandonan mercado laboral es alto, se acerca a 50% y esto es porque no hay condiciones adecuadas en el trabajo y en menor medida a las creencias personales que se tiene sobre la crianza", dice.

Ella misma vivió este fenómeno. Cuando dirigía la Unidad de Estudios de Negocios en el Tec de Monterrey decidió ser madre porque era una prioridad en su vida, pero debido a las condiciones en que se desarrollaron sus intentos de embarazo, dejó de trabajar para dedicarse a un tratamiento de fertilidad. Una vez embarazada, volvió a emplearse, pero decidió dejarlo por seis meses una vez que su bebé nació.

"Es muy difícil volver al ruedo, no sólo por la dinámica familiar, sino porque no encuentras oportunidades tan fácil. Por ejemplo, yo me fui como directora y no por mucho tiempo, aun así batallé mucho para volver y recuperar el ritmo", comparte.

¿Cómo afectan las escaleras rotas a las mujeres?

Para Ocampo, estos procesos de separación laboral son vividos por las mujeres como una pérdida en muchos niveles, desde su autonomía, hasta el desgaste físico y cognitivo que implica la maternidad.

Sin embargo, los cuidados de crianza no son los únicos que tienen que desempeñar las mujeres sin remuneración alguna, sino también a familiares enfermos, con discapacidad o a adultos mayores.

Tan sólo en 2020, el primer año de la pandemia de Covid-19, más de 23.5 millones de mexicanas señalaron que no estaban disponibles para trabajar debido a que tenían que cubrir otras obligaciones en el hogar, lo que significó un aumento anual de 1.4 millones de mujeres en comparación con 2019, según la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Inegi.

Los cuidados no son el único peldaño que rompe las escaleras de las mujeres, sino también que ellas mismas tengan problemas de salud, accidentes o no cuenten con recursos para continuar con una capacitación por cuenta propia.

 

¿Qué se puede hacer para erradicar el fenómeno de las escaleras rotas?

Karina Mazariegos, marketing manager para Mail Boxes, una empresa que se dedica a paquetería y logística, afirma que es esencial que en las empresas exista un alto nivel de consciencia como parte de su cultura organizacional. Para ello, recomienda la realización de encuestas periódicas para conocer la satisfacción laboral al interior de la organización.

"De ese modo no solo se pueden detectar focos rojos en materia de desmotivación en los empleados, particularmente de las mujeres, sino también incrementos en la carga laboral e inconformidades con el aspecto salarial. Bajo este esquema, se pueden tomar medidas para atacar los problemas de desigualdad que existan en las empresas", apunta.

Por su parte, Lourdes Ocampo comparte que en su propia experiencia hablar de habilidades fortalecidas durante su periodo fuera del trabajo le ayudaron a volver y tener seguridad en su propósito: trabajar y ser madre.
Dichas habilidades son la adquisición de nuevas habilidades emocionales, así como una mejor gestión de tiempo, y mayores niveles de resiliencia.

Tags

MujeresMujeresTrabajo decenteEquidad de género
Publicidad