Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Autocuidado en un mundo que te quiere productiva 24/7

Las mujeres hablamos a cada rato de autocuidado pero, a la hora de ponerlo en práctica, la congruencia nos falla, apunta Adriana Castro.
mié 18 enero 2023 12:01 AM
mujeres emprendimiento
Disfruta de los distintos vínculos de tu vida porque todos ellos son enriquecedores, necesarios y te sostienen, recomienda Adriana Castro.

(Expansión Mujeres) - Comienza el año y retomas las prisas, la agenda saturada y los post-its de tu computadora que otra vez se están cayendo porque ya no caben. Sales del trabajo corriendo para ir a la cena con tus amigos mientras te pones al día de los mensajes en los grupos de WhatsApp de los que nunca te preguntaron, solo te ingresaron.

A este agotamiento le agregamos el hecho de que, por ser mujeres, es común que el trabajo de cuidado no remunerado y tareas domésticas las asumamos nosotras.

Publicidad

Las mujeres hablamos a cada rato de autocuidado pero, a la hora de ponerlo en práctica, la congruencia nos falla.

Es agotador fingir que no estamos cansadas bajo el argumento de que somos ‘mujeres exitosas’ que podemos con los roles de la buena esposa, profesional, buena hija y amiga incondicional que abraza su libro de ‘Echaleganismo’ obtenido como consecuencia del roperazo de alguien en el intercambio.

Al momento de hacer una rendición de cuentas de cómo administramos nuestra energía, simplemente los números no cuadran… y pagamos precios altos en nuestra salud física, mental y emocional.

Buscar en medio de todas las exigencias incorporar prácticas de autocuidado, no siempre es fácil. Se requiere de reflexiones conscientes y acciones concretas pero sí es posible.

Aquí hay algunas ideas para bajar el ritmo y habitar el presente:

1. Date permiso de expresar

Expresar cómo te sientes, qué necesitas, qué te gusta y qué no, qué deseas. Tus sentimientos, necesidades, gustos y deseos son importantes. Recuerda que en ambientes laborales a muchas mujeres nos cuesta trabajo levantar la mano para dar nuestra opinión por temor a la imprudencia. Sin embargo, animarte más a hacerlo te ayudará a sentirte más confiada para aportar y también a lidiar con el error en caso de que en esa ocasión tu opinión no haya sumado.

2. Respeta tus tiempos para descansar

Cuando llega el momento de dormir evita estímulos: establece un horario para dejar de usar tu celular. Hay que alejarse de la luz azul de dispositivos digitales al menos 30 minutos antes de ir a dormir. De no hacerlo el cerebro se mantiene alerta y afecta los niveles de melatonina, sustancia encargada de mantener los ciclos de sueño. Así que diseña tus propios rituales para dormir bien y profundamente: infusiones, relajaciones, baños calientes o masajes para ti o tu mascota.

3. Baja el ritmo de tu actividad en redes sociales

Date permiso de desactivar por periodos las notificaciones de tus redes sociales. Sí, lo sé, el FOMO (del inglés Fear Of Missing Out, “temor a perderse de algo”) no es tan fácil de sobrellevar pero piensa que si no ves ese mensaje, o no te enteras de esa mención y no la respondes, no es por falta de interés, sino porque tienes que poner límites a lo poco que sí puedes controlar. Usa ese tiempo para conectar con música, ver una buena peli, o salir a caminar con un audiolibro (mi pasatiempo favorito últimamente).

4. Crea y cuida una red de apoyo

Tus amistades, tus familiares, tus colegas de pasatiempos, de estudios, del deporte, del trabajo… ¡Hay muchas personas interesantes que te pueden enriquecer!

Si tienes pareja, evita el error de destinar todo el tiempo a tu relación amorosa, todo tiene su espacio. Leí hace poco algo muy inspirador: una pareja que acordó construir una red de apoyo para que en la vejez cuando alguno de los dos faltara, la otra persona pueda atravesar el duelo en compañía de una red de apoyo fuerte.

Disfruta de los distintos vínculos de tu vida porque todos ellos son enriquecedores, necesarios y te sostienen.

 

5. No tomes más compromisos de los que puedes

Agenda todas tus actividades y en el futuro revisa tus compromisos antes de aceptar uno más.

Atrévete a decir “no”, y para ello no tienes que ponerte ruda. Por ejemplo, puedes decir: “Gracias por pensar en mí para esta nueva iniciativa; me siento honrada de que confíes en mí. Sin embargo, en estos momentos, tengo mucho trabajo y no quisiera asumir más tareas de las que puedo realizar con el compromiso que requiere. Espero que en un futuro podamos colaborar, porque será un gusto trabajar contigo”.

Sé que la mente es catastrófica y nos hace pensar que la otra persona se sentirá rechazada o creerá que somos ingratas pero lo más probable es que lo acepte con facilidad y solo sean telarañas que tenemos en la cabeza.

Te conoces bien y seguramente sabes de qué pie cojeas, así que a partir de estas ideas de autocuidado elige una con la que quieras comenzar.

Cuidarte en un mundo que te quiere productiva 24/7 es un acto de rebeldía. Sin embargo, hace falta tomar pausas y cuidarte lo suficiente.

“Primero sé suficiente para ti, el resto del mundo puede esperar”. Desconocido.

Nota del editor: Adriana Castro es psicóloga y conferencista. Es fundadora de Call to Action: una comunidad online dirigida a mujeres sin hijos/as. Síguela en LinkedIn , Facebook y/o Instagram . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 

Tags

OpiniónMujeresSociedad
Publicidad