Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Cómo promover sororidad en el trabajo

La sororidad no plantea que seamos amigas y pensemos igual. Más bien consiste en ser aliadas y trabajar juntas para promover la igualdad, considera Adriana Castro.
mar 12 abril 2022 05:00 AM
Cómo promover sororidad en el trabajo
Tener que estar dispuestas 24/7 en lo profesional, familiar y de pareja, nos hace pagar el precio de olvidarnos de nuestro bienestar para abrir la puerta al estrés, el insomnio y la ansiedad, señala Adriana Castro.

(Expansión Mujeres) - Hace unas semanas hablé sobre cómo las expresiones basadas en ideales estereotipados restan al clima laboral en el que nos desenvolvemos las mujeres, mermando nuestro desempeño.

Ahora quisiera complementar con algunas claves que podrían contrarrestar estos ambientes adversos, para generar espacios en los que las mujeres participemos de manera óptima. Para ello, la presencia de la sororidad laboral es fundamental.

Publicidad

El término sororidad es utilizado para hacer referencia al apoyo y alianza entre mujeres. Es una especie de solidaridad (entre mujeres) que propicia la confianza mutua. Se trata de no únicamente tener empatía (escuchando y comprendiendo) sino tomar acción “¿cómo te ayudo?”, “¿cómo me solidarizo contigo?”.

La sororidad nace cuando descubrimos la diversidad de mujeres que somos: boomers, millennials, generación Z, del colectivo LGBTQ+, de diferentes orígenes socioeconómicos, madres, no madres, con diferentes experiencias de vida, diferente formación profesional y experiencia laboral… y aún así, enfrentamos desafíos y experiencias similares solo por el hecho de ser mujeres.

La sororidad no plantea que seamos amigas y pensemos igual. Más bien consiste en ser aliadas y trabajar juntas para promover la igualdad.

Las empresas que están comprometidas con implementar iniciativas de equidad de género requieren incluir la sororidad como un elemento esencial. Así que ¿cómo promover la sororidad en tu espacio de trabajo? Aquí hay algunas ideas:

Deja de criticar

La sororidad en el trabajo implica parar de juzgar la apariencia física de las demás. Evitar juicios sobre las mujeres que han decidido tener hijos y aún así irse de viaje por trabajo. Evitar críticas sobre las mujeres que han decidido no tener hijos y dedicar más tiempo a su vida laboral, familia, mascotas o hobbies. Y por supuesto, implica parar de reproducir ideas y juicios sobre nosotras, como que somos débiles, dramáticas o histéricas.

Se necesita tiempo y cuidado para desarrollar relaciones de confianza y colaboración con las mujeres con las que trabajamos, particularmente con las mujeres que son diferentes a nosotras de alguna manera.

Reconoce a otras mujeres

¿Has escuchado de la Teoría del Brillo? Fue creada por Ann Friedman y Aminatou Snow para refutar la premisa de que las mujeres debemos competir para alcanzar el éxito laboral y en cambio, da protagonismo a la colaboración y la formación de redes como valores que debemos poner en acción. En otras palabras, cuando ayudas a otra mujer a crecer, tú también brillas.

También existe la técnica de la ampliación (repetir las ideas de las otras varias veces y en varios escenarios, siempre nombrando de quien fue la idea) para que más ideas de mujeres sean tomadas en cuenta, y que, además, demos el crédito a quien corresponde.

Celebra cualidades que se alejen del estereotipo

Es necesario que dejemos de aplaudir estereotipos como el de la “supermujer” que nos confina en un lugar peligroso y tóxico. Ser una supermujer nos obliga a que nos ocupemos de todas las personas y de todo a costa de nuestras propias necesidades.

Tener que estar dispuestas 24/7 en lo profesional, familiar y de pareja, nos hace pagar el precio de olvidarnos de nuestro bienestar para abrir la puerta al estrés, el insomnio y la ansiedad. Todo con tal de ser aceptadas y reconocidas por los demás.

Reconozcámoslo, los estereotipos nos deshumanizan.

Así que ¿cómo es esto de celebrar cualidades que se alejen del estereotipo? Se trata de reconocer con base en las fortalezas o cualidades personales de cada mujer.

Piensa en una mujer con la que trabajas y admires. ¿Qué es lo que te parece inspirador de ella? ¿Su poder de influencia a partir de su facilidad de palabra? ¿Su pensamiento estratégico cuando propone una idea? ¿Su capacidad de ejecución para resolver un problema o quizá su facilidad para relacionarse con las demás personas al momento de hacer equipo?

Así que dile a ella qué fortaleza posee y cómo la pone en acción. Además, mencionárselo con detalle permitirá que ella pueda identificar de forma más fácil en qué es buena.

Publicidad

Promueve la mentoría entre mujeres

Esta práctica es la cereza del pastel. Precisamente implica compartir, colaborar e involucrarse con el aprendizaje y desarrollo de otra mujer. Es la antítesis de la rivalidad y la competencia. Es ayudar a que otras mujeres asciendan y animar a quienes han conquistado una posición de poder a que eleven a sus compañeras en vez de quedarse cómodamente en su posición.

Piensa en esto: la competencia entre nosotras es una estrategia del patriarcado y el antídoto es la sororidad.

Tomemos perspectiva y aceptemos que siempre será más fácil conseguir un cambio social si se hace de forma comunitaria. Difícilmente la acción de una sola provocará un cambio en las estructuras de poder si no cuenta con una comunidad de mujeres detrás. ¿Qué opinas? ¿Te sumas?

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas felices. Síguela en Facebook (adrianacastromx). Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresEstilo de vida
Publicidad