Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Los niños deben ser visibles en el trabajo?

La empatía que surgió en algún momento porque #somosunafamilia empezó a diluirse ante el aparente regreso a lo de antes, señala Claudia Carolina Montes Santana.
sáb 18 diciembre 2021 12:00 AM
¿Los niños deben ser visibles en el trabajo?
En la pandemia, jefes y negocios se volvieron kid-friendly por conveniencia; antes de esta crisis, los niños en la oficina eran -y debían ser- invisibles, señala Claudia Carolina Montes Santana.

(Expansión) - Es 15 de marzo de 2019. Nos dicen que a partir de mañana tenemos que hacer home office. ¿Qué habría pasado si, al unísono, todas las madres y padres de familia hubiéramos dicho que no, que no hay espacio en casa para el trabajo?

Por supuesto que este es un escenario extremo y lo más probable es que nuestras empresas nos hubieran dado las gracias. Sin embargo, esta separación sí ocurría al revés y entonces no nos parecía tan ridícula.

Publicidad

Al llegar el COVID-19, muchas compañías actuaron como el meme de los antros con cadenero, que durante el encierro pedían ayuda porque #juntossaldremosadelante, pero antes se daban el lujo de mandarte a otro lado por feo.

En la pandemia, jefes y negocios se volvieron kid-friendly por conveniencia; antes de esta crisis, los niños en la oficina eran -y debían ser- invisibles. Sin embargo, cuando las cosas cambiaron de un día para otro, ahora no solo tenían que verlos, sino flexibilizar sus políticas para que nosotros pudiéramos darles un sitio en nuestro hogar.

Yo pertenezco a un muy privilegiado porcentaje de empleados cuyas empresas, jefes y equipos de trabajo se comportaron a la altura de las circunstancias.

Pero no todas las compañías ni todos los managers entendieron el nuevo contexto, ni durante lo peor ni ahora que todo parece un poco más normal. La empatía que surgió en algún momento porque #somosunafamilia empezó a diluirse ante el aparente regreso a lo de antes que -por supuesto- incluía volver a darle valor a las horas sentado frente a la pantalla y al ruido del teclado.

Esto, sin importar si el resto del sistema de apoyo de una familia estaba disponible ya o no.

Incluso, sin considerar la política de algunas escuelas que aún no regresaban (y no han regresado) al 100% o la intermitencia que hay ahora porque cada que tu hijo tose debes seguir un protocolo que implica no llevarlo a clases hasta que estés seguro de que no es el famoso virus.

Como todos, los padres de familia hemos tenido muchos retos en estos dos años. Pero hemos desarrollado habilidades que las empresas deben aprovechar y valorar; y una de las formas de hacerlo es adoptar para siempre los cambios: horarios flexibles, espacio para hablar de los niños en el trabajo, respeto a los tiempos de descanso, entre otras prácticas.

Publicidad

Puede que en un principio nuestra productividad haya bajado un poco, pero ahora somos capaces de hacer el trabajo en un ambiente de estrés, entre mucho ruido, con una mano, en menos horas y bien.

Hacer presentaciones mientras guías a tu hijo en sus clases en línea no debe ser para nada la regla, pero tener la posibilidad de vivir tu paternidad y maternidad sin preocuparte de que tu empresa te castigue por ello sí.

Si eres mamá o papá, te invito a defender el espacio que nuestros hijos ganaron durante la pandemia; si eres empleador, te invito a no regresar a lo de antes, en especial si ya te probaron que tendrás los mismos resultados en la oficina, con empleados más felices en casa.

Nota del editor: Carolina Montes es mamá de dos niñas y es global growth SEO manager en una empresa transnacional. Después de varios años de trabajar en redacciones, cambió el periodismo por la mercadotecnia digital. Estudió una maestría en Estrategias Comerciales y está especializada en el crecimiento orgánico de las marcas. Es creadora de la comunidad Madres Trabajando y miembro de Latinas en SEO. Síguela en Twitter y/o LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresNiñosEmpleoTrabajadores Home office
Publicidad