Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Reírnos de la maternidad: un derecho que debemos defender

La maternidad está llena de momentos que nos exigen seriedad, así que debemos buscar espacios para reír y para enseñar a nuestros hijos a reírse de uno mismo, apunta Claudia Carolina Montes Santana.
mar 07 diciembre 2021 08:00 AM
Reírnos de la maternidad: un derecho que debemos defender
Las madres “empoderadas” ahora apenas podemos respirar, y Twitter, Instagram o TikTok eran nuestro campo para tomar aire o la ventana para asomarse a la casa ajena y descubrir que las demás estaban igual, considera Claudia Carolina Montes Santana.

(Expansión Mujeres) - El humor es muy escaso en estos tiempos; el poco que sobrevive está encerrado en casa para protegerse de la epidemia de la corrección política y la cultura de la cancelación. Hoy no está permitido reírse de mucho... y menos de una cosa tan sagrada como la maternidad.

Desahogarse a través de la comedia es ahora un tema muy serio. Cuando empezó la pandemia y los hijos dejaron de ir a la escuela, muchos padres usamos las redes sociales como un espacio de self-care donde teníamos permitido expresar eso que no podíamos gritar en casa: que estábamos desesperados porque de un día para otro nuestro sistema de apoyo quedó en ruinas.

Publicidad

Las madres “empoderadas” ahora apenas podíamos respirar, y Twitter, Instagram o TikTok eran nuestro campo para tomar aire o la ventana para asomarse a la casa ajena y descubrir que las demás estaban igual.

En medio de este caos, leí un tuit que me entristeció mucho, sobre todo porque venía de otra mamá. Criticaba tanta queja de parte de los papás que tenían a sus hijos en casa porque “ella sí quería a su hijo”.

En ese momento nada más me dolió la pedrada, pero eventualmente reflexioné acerca de la desvalorización de dos cosas que antes funcionaban como válvula de escape: el humor y la queja.

Sobre la queja, creo que -siempre y cuando no sea un comportamiento crónico- puede ser tan liberador y tener un efecto similar a decir groserías. Además, sirve para identificarse con el otro, porque le permite decir “yo también padezco esto, qué bueno que no estoy solo”.

Y luego está el humor. Como tengo tiempo de sobra, dedico algunos (muchos) minutos del día a ver a las mamás influencers, para aprender de todas las especies dentro del espectro nací-para-ser-mamá / mala-madre.

Lo que todas tienen en común -además de hijos- es que se enfrentan a un escrutinio tal que a veces deben aclarar que sí aman a sus bebés, que nada más era una broma.

Por ejemplo, mamás que trabajan hacen videos chistosos sobre la locura de ser mamá e ir a la oficina y otras mamás contestan que “todas las madres trabajan” (y sí, pero ese es otro tema); mamás hacen memes acerca de lo hartas que están de escuchar el “¡mamá, mamá!” todo el día y otras escriben que “para qué tuvieron hijos”.

 

Una de las cosas más interesantes que vi en esta pandemia fue un trabajo del New York Times en el que invitaba a padres y madres a llamar a una línea telefónica para desahogarse de lo vivido durante el encierro. Parecía broma, pero era verdad. En mi caso, saber que no era la única al borde del precipicio me ayudó a sobrevivir.

La maternidad está llena de momentos que nos exigen seriedad, así que debemos buscar espacios para reír y para enseñar a nuestros hijos a usar esa arma tan poderosa que es reírse de uno mismo y tener sentido del humor.

Y es que como decía el gran Carles Capdevila: "Educar tiene mucho que ver con la actitud y con el acompañamiento, no estar encima, sino al lado. Consolar sin entrar en su drama. Una madre tiene superpoderes y la sonrisa siempre es una aliada".

Nota del editor: Carolina Montes es mamá de dos niñas y es global growth SEO manager en una empresa transnacional. Después de varios años de trabajar en redacciones, cambió el periodismo por la mercadotecnia digital. Estudió una maestría en Estrategias Comerciales y está especializada en el crecimiento orgánico de las marcas. Es creadora de la comunidad Madres Trabajando y miembro de Latinas en SEO. Síguela en Twitter y/o LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 

Tags

OpiniónMujeresmaternidadMadres trabajadorasRedes socialesEstilo de vida
Publicidad