Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Felices fiestas ¿sin hijos?

Dosifica tu exposición a redes sociales. Si al ver fotos de familias felices las comparas con tu realidad y te desilusionas, considera que solemos idealizar la vida de los demás, opina Adriana Castro.
mar 14 diciembre 2021 11:59 PM
Felices fiestas ¿sin hijos?
Confía en tu capacidad de crear tu propio estilo de Navidad siendo amable y amorosa contigo misma, recomienda la experta en felicidad Adriana Castro.

(Expansión Mujeres) - Es común asociar la época decembrina con los vínculos afectivos y las familias reunidas junto con los niños esperando la llegada de los Reyes Magos.

Deseamos ‘felices fiestas’ pero... ¿serán así para todas? ¿Qué hay de las mujeres que sus circunstancias no les han permitido crear esa familia?

Publicidad

Hace poco leí un dato que señala que 64% de las mujeres directivas no tienen hijos. En un primer vistazo podríamos pensar que todas ellas han elegido la no maternidad. Y sí, no dudo que un porcentaje son mujeres que han tomado esa respetable elección, pero ¿habrá la posibilidad de que algunas de estas directivas tienen un trabajo tan demandante o trabajan en un lugar con tan escasas políticas de maternidad que no se animan a tener hijos por temor a perder oportunidades laborales?

Cecilia tiene un cargo directivo dentro de la compañía en la que labora. Tiene 40 años y hace unos días me compartió un poco de su historia. Me dijo que aunque la maternidad no ha sido su única meta en la vida, sí le hubiera gustado vivir la experiencia.

En sus veintes se dedicó a estudiar y viajar. En sus treintas vivió una crisis económica, pero después consiguió un trabajo estable que le permitió obtener independencia financiera. Para ese momento ya había superado ciertas etapas que consideraba necesarias para que llegara al momento ideal para tener hijos.

“Al llegar a los 37 ya solo me faltaba encontrar una pareja con quien formar una familia... como si eso fuera tan sencillo. No consideré que mi reloj biológico no entiende de crisis económicas ni situaciones sentimentales”, señaló Cecilia.

Su ginecólogo le comentó que sus posibilidades de embarazo habían disminuido mucho y llegó a la encrucijada: ser una madre tardía o ya no intentarlo. Analizando pros y contras, Cecilia identificó que otro factor a considerar es que al vivir en una ciudad alejada de su familia de origen, no contaría con una red de apoyo que podría ayudarle a cuidar de un hijo, en caso de que lo tuviera.

“En mi trabajo piensan que al tener un cargo directivo, elegí mi carrera profesional en lugar de la maternidad… muy pocos saben que me hubiera gustado ser mamá”.

Al preguntarle cómo vive esta época decembrina en la que todo está centrado en la familia, me dice que hubo un tiempo que le era incómodo y hasta doloroso… pero después encontró su propio estilo de Navidad.

Publicidad

Si esa es tu situación, puede que esta temporada te sea difícil de sobrellevar y estés pensando en cómo puedes afrontar todos los eventos navideños. No tengo una receta infalible, pero quizá algunas ideas te sean de ayuda.

Crea tus propios rituales. La psicología positiva señala que los rituales aumentan las emociones positivas:

1. Cena temática con tu familia por elección. Si no tienes una familia de sangre, siempre hay la opción de crear tu familia “por elección”: tus amigos. ¿Qué tal hacer con ellos una cena temática? Elijan juntos un país y hagan una cena en la que unos sean los encargados de decorar la mesa con los colores de la bandera de ese país, otros serán los encargados de hacer una lista de reproducción con música de ese lugar y juntos prepararán una receta típica de esa nación. Cada año puede ser un país diferente.

2. Los 12 regalos. Este ritual quizá no podrás llevarlo a cabo esta Navidad pero puedes planearlo para el próximo año. Se trata de que cada mes te tomes el tiempo de escribir un logro que hayas obtenido en ese periodo. Los guardarás en una cajita para que al llegar Navidad leas todos y te des cuenta de todo lo que sí eres. El logro de metas es uno de los componentes que más generan felicidad.

3. Adornos especiales. Una amiga me comentó que ella perdió a dos bebés y en su árbol coloca dos hermosas esferas cristalinas para conmemorar la presencia de sus hijos. “Sentirlos cerca me hace bien. Prefiero no comentar esto porque alguna vez me dijeron que eso me hacía daño y que era una señal de que no había resuelto mi duelo”. En realidad es importante confiar en tu sabiduría. Si para ti un adorno tiene un simbolismo especial y te hace sentir bien, hazlo.

Finalmente, dosifica tu exposición a redes sociales. Si al ver fotos de familias felices las comparas con tu realidad y te sientes desilusionada, toma en cuenta que solemos idealizar la vida de los demás. Recuerda que el pasto de la vecina siempre se ve más verde.

Céntrate en tu camino, tus experiencias y tu manera de afrontar la vida. Confía en tu capacidad de crear tu propio estilo de Navidad siendo amable y amorosa contigo misma.

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas felices. Síguela en LinkedIn , Facebook y/o Instagram . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónFamiliaMadres trabajadorasNavidad
Publicidad