Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nazareth Black, la emprendedora detrás del primer auto eléctrico mexicano

Entre las empresas que lidera se encuentra Zacua, el auto eléctrico ensamblado en México por mujeres, y Car Fast, el marketplace de venta y financiamiento de vehículos.
sáb 03 diciembre 2022 08:30 AM
Nazareth Black, CEO de Zacua.
Zacua cuenta con una producción de 100 unidades de su primer modelo, de los cuales ya entregó 50 y están en proceso entregar otras 20 antes de que termine el año.

Hace 18 años, Nazareth Black comenzó toda una travesía para impulsar el proyecto de crear una plataforma donde se pudiera integrar a toda la industria automotriz de México en solo lugar, y así cuando la gente quisiera comprar un auto, tuviera todo de forma sencilla a través de un click, pero nadie creyó en ella.

"Viví todos los estigmas que se supone te hacen una vida muy difícil para ser mujer, pues venir de un origen sin posibilidades económicas, me tocó ser mamá adolescente y mis papás no me podían pagar la carrera. Pese a eso nunca he trabajado para nadie, decidí desde toda la vida que no quería trabajar para nadie. Entonces decidí ser emprendedora”, cuenta Black.

Publicidad

Su primer proyecto llevaría por nombre Car Fast y se convirtió en uno de los primeros marketplace de autos en el país, en el que se encuentran la mayoría de las marcas de autos en México con diferentes opciones de financiamiento. La plataforma se convirtió en su puerta de entrada a la industria automotriz, que está llena de obstáculos y barreras, pues “el sector automotriz es muy masculino”, mencionó Black durante su participación en INCmty del Tecnológico de Monterrey.

Eso no la detuvo y ahora es CEO de Zacua, la primera marca mexicana de autos eléctricos, ensamblado por mujeres y un producto que está a la vanguardia en temas de sostenibilidad. La empresa cuenta con una planta de producción en Puebla con una producción de 100 unidades de su primer modelo, de los cuales se han entregado 50 y están en proceso entregar otras 20 antes de que termine el año. Para el 2023, espera presentar su segundo modelo de cinco plazas, con tecnología más desarrollada a partir del modelo inicial.

Black aseveró que el hecho de que la sea el primer auto ensamblado por mujeres ha logrado darle una mayor voz al mensaje sobre equidad y brecha de género.

Según datos del estudio Women at the Wheel 2020, de Deloitte, a nivel mundial únicamente 24% de los empleados que laboran en la manufactura de vehículos de motor y de autopartes es del género femenino, mientras que, en la comercialización de vehículos, las mujeres solo representan 18% de la plantilla total.

 

Esas brechas son las que Black quiere cerrar. “Empecé a trabajar con más mujeres y empecé abrir más espacios en cada proyecto que yo tenía, y cuando llegó la hora de trabajar con Zacua, lo pusimos sobre la mesa y tomamos la decisión de que fuera ensamblado completamente por mujeres. En 136 años de industria, nunca había existido un auto que fuera ensamblado por mujeres”, comentó Black.

Su negocio empezó a tener eco internacional, tanto así que la marca ha llamado la atención de países como Japón, Inglaterra, Alemania y Estados Unidos. Nazareth Black cuenta a Expansión cómo ha sido su gestión y los retos y oportunidades que se han abren en el sector.

Expansión (E): ¿Desde Zacua, cuál consideras que ha sido la mayor aportación en el tema de brecha de género?

Nazareth Black (NB): Bueno, no quiere decir que Zacua sea una empresa de solo mujeres, nosotros lo que buscamos es disminuir la brecha de género, porque queremos equidad, lo que entonces no podemos hacer es desterrar al hombre de los proyectos. Tenemos que aprender a colaborar con los hombres, y la mujer tiene un papel muy importante dentro del proyecto. Buscamos que la parte de ensamblaje sea solamente con mujeres y abrir espacios seguros.

Como mujeres hay ciertas conductas que no hemos podido erradicar, como el acoso. El sentir que a veces no estás preparada, no te dará un espacio por el simple hecho de ser mujer. No queremos darles espacios solo por ser mujeres, sino simplemente no negarles el espacio. Abrimos esos espacios para que puedan ir a pelear por ellos y luego, con resultados, sostenerse.

 

Cuando digo espacios seguros me refiero a un entorno donde puedan levantar la mano y decir, yo quiero ir a pelear por ese espacio, esforzarse y que no sientan que alguien les pida algo por darles una oportunidad.

E: ¿Qué tan difícil es estar en un sector tan competitivo?

NB: Desde Zacua estamos compitiendo como una marca nueva en una industria incipiente, que es la electromovilidad, pero somos una startup mexicana compitiendo con marcas globales, osea ve la dificultad que eso implica.

México tiene una capacidad probada y una reputación mundial dentro del sector, pero siempre siendo la mano de obra de alguien más. Y lo que pretendemos es aprovechar es eso, si somos tan buenos ¿por qué no meterse en un escalón diferente para desarrollar tecnología? La capacidad y talento existe, porque somos importantes dentro del sector. Buscamos generar ese conocimiento científico y eso es innovar dentro de la industria.

 

E: ¿Qué tan difícil es conseguir fondeo para una empresa nueva cuando empiezas a emprender?

NB: Zacua apenas empieza con un levantamiento de capital. Hemos llegado a este punto en la que una empresa familiar, que a partir de ciertos acontecimientos, nos dimos cuenta que la única forma es escalar a través de recibir fondeo extra.

E: ¿Qué le recomiendas a las mujeres emprendedoras que se han topado con el síndrome del impostor?

NB: El consejo que les puedo dar es que se sienten a reflexionar, ya que ser emprendedoras es el camino para tener una independencia financiera. Realmente lo que necesitamos es una independencia financiera para poder ser libres y cuando eso sucede, puedes realmente tomar decisiones tan importantes como tener hijos, donde vivir y otros que vayan de acuerdo a nuestros deseos. Definitivamente ser emprendedor es una gran forma de lograr ese sentimiento de libertad.

Tags

Publicidad