Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Bárbara Ochoa, CEO de IGS: "Siempre estuve dispuesta a dar un extra"

La directiva es la única mujer al frente de un fondo de inversión inmobiliario.
mar 21 junio 2022 05:00 AM
"Siempre estuve dispuesta a dar un extra": Bárbara Ochoa, CEO de IGS
"Siempre estuve dispuesta a dar un extra": Bárbara Ochoa, CEO de IGS

Bárbara Ochoa Woodworth ha tratado de aprovechar todas la oportunidades que se han ido atravesando en su camino, pero la CEO del fondo inmobiliario IGS, la primera mujer en ocupar este puesto en la industria, destaca, sobre todo, un factor como clave de su desarrollo laboral: “Siempre estuve dispuesta a hacer más de lo que se esperaba de mí”, señala.

Ochoa Woodworth, que también es una de las tres consejeras de la Asociación Mexicana de Capital Privado (Amexcap), llegó a la dirección en noviembre de 2021. Lo logró gracias a su capacidad para conocer, negociar y atender a inversionistas y a su visión estratégica para crear nuevos modelos de negocios. En entrevista con Expansión Mujeres, comparte cómo fue escalando durante su trayectoria profesional.

Publicidad

Yo estudié Economía en la Ibero, luego consultoría estratégica en el Ipade. Y como estoy convencida de que en este sector tienes que estar particularmente preparada, he tomado tiempo para actualizarme e hice un par de diplomados en la Escuela de Negocios de Harvard [en inversiones alternativas y liderazgo en finanzas].

Mi camino profesional comenzó en Bain & Company, una empresa que se dedica a dar consultoría sobre temas de gestión a organizaciones. Estuve dos años ahí y aprendí mucho, como el trabajo en equipo, dar el mejor servicio al cliente y buscar que mi trabajo fuera de excelencia: es decir, a dar A+B y no solo A. Me acostumbré a sobrepasar las expectativas.

Después recibí varias ofertas de trabajo, pero me decidí por IBM porque siempre escuché que era una buena empresa para ser mamá y yo ya planeaba serlo en ese entonces.

En esos años me convertí en madre y pude conjugar bien como mujer y mamá trabajadora. Tengo dos hijos: uno de 17 años y una de 13 y sé que lograr el equilibrio entre mi vida personal y el trabajo tuvo que ver con que mi esposo me ha apoyado como esposa, ejecutiva y madre. La repartición de cuidados y responsabilidades siempre fue pareja, lo que me permitió tener tiempo suficiente para concentrarme en mi trabajo siempre que fue necesario.

En ese entonces, en 2005, trabajaba como ejecutiva para atender a clientes en IBM y luego como manager de soluciones financieras, ahí también aprendí de grandes perfiles a buscar oportunidades de inversión al tiempo que me preparaba para hacerme senior.

Después de ocho años llegué a IGS y ya no me fui. Primero fui responsable de las relaciones con inversionistas por cuatro años, hasta que en 2015 se formalizó y me dieron la Dirección de Control y Gestión de relación con inversionistas, que tuve por dos años.

En 2017, en medio de una reestructura interna, me hicieron directora de Finanzas, un área completamente nueva, pero no dejé de gestionar en ningún momento la relación con los clientes.

Publicidad

Para 2021 se ve la necesidad de un plan de sucesión por el retiro del director general.

Se decidió hacer el proceso de sucesión de la forma más institucional y equitativa posible. Incluso se contrató a una tercera parte sin conflictos de interés para evaluar al sucesor y yo fui la afortunada ganadora después de que el consejo votó por unanimidad.

Claro que fue complejo porque yo era la única mujer de la terna, se convocaron a todos los directores de la empresa y todos eran perfiles con muchísima experiencia y muy fuertes en sus áreas. Yo quería ser la directora, pero no sabía si sería elegida, lo que sí sabía es que abrir la sucesión a un proceso institucional permite abrir la puerta a más mujeres.

Al final me votaron en agosto de 2021 y empezamos a trabajar juntos desde noviembre, tanto con ellos como con el antiguo director.

Ahora mi objetivo es cumplir con las metas de negocio que nos hace ser una empresa confiable y sostenible, es decir, la expectativa es levantar un vehículo de 200 millones de dólares en tiempo récord y tengo hasta agosto para lograrlo.

Pero también tengo la misión de que más mujeres lleguen a posiciones de liderazgo, pues yo era la única mujer en dirección. A nivel IGS, pero en general la industria de finanzas, que es un mundo masculino y bienes raíces más. ¿Por qué las demás no están llegando?

En mi camino hasta acá muchas veces me preguntaron: '¿que no te puede mantener tu marido?'. Como directora general estoy convencida de que aquí hay mucho talento y ellas pueden dar mucho valor en la empresa, por ejemplo, mis manos derechas (Finanzas y RH) son mujeres.

Al mismo tiempo tenemos que atajar otras problemáticas como garantizar la equidad desde el proceso de contratación, y por eso ya pedimos al menos una mujer en todas las ternas que presentan para ocupar los puestos vacantes, la igualdad salarial a través de la revisión de tabuladores y un sistema de compensaciones que nivele a todos y todas de acuerdo con sus competencias, no su género.

Publicidad

En mis tiempos era difícil acceder a medio tiempo y a hacer home office, pero el Covid-19 abrió la puerta al trabajo remoto y ahora las mujeres que necesitan flexibilidad han demostrado que son eficientes, organizadas y dan resultados sin estar físicamente en las empresas, por eso lo dejaré como una medida permanente para quienes lo necesiten.

Tenemos que construir un círculo virtuoso para que las mujeres construyan su carrera y que cuando lleguen a niveles gerenciales o de dirección sí den resultados.

Tags

MujeresInversiónTrabajo
Publicidad