Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Así es la línea de producción de Bonafont que es operada por y para mujeres

Esta planta comenzó a operar desde 1992 y cuenta con ocho líneas de producción. Desde 2018, una de ellas es operada totalmente por mujeres y ha logrado trabajar con mayor eficiencia.
jue 08 julio 2021 05:00 AM
Esta planta comenzó a operar desde 1992 y cuenta con ocho líneas de producción; desde 2018, una de ellas, la de Bonafont, es operada totalmente por mujeres.
Desde 2020, esta planta es operada totalmente por mujeres.

Leticia Castillo Rojas lleva 30 años trabajando en procesos de manufactura, la mayor parte, 28 de ellos, en Bonafont, la marca de agua embotellada de Danone. Y, ahora, por primera vez, lo hace en una línea de producción operada y gestionada totalmente por mujeres. “Durante toda mi vida he trabajado mucho con hombres, y empezar a trabajar más con mujeres me ha ayudado a mejorar mi comunicación y a retarme a mí misma, al verlas a ellas desempeñar actividades que yo no he hecho todavía”, afirma.

20 mujeres ponen en marcha cada día esta línea, una de las ocho que tiene la planta de Bonafont en Toluca. El proceso de cambio comenzó en 2018, cuando la empresa empezó a analizar su conversión. Y, desde 2020, trabaja 100% con personal femenino, la primera y única, por ahora, de los 34 centros industriales de la empresa francesa en el país. En el resto de líneas, el porcentaje de mujeres ronda el 25%. Durante esos dos años de implementación, se hizo un plan que incluyó el proceso de reclutamiento, la selección y la capacitación del personal.

Benjamín Soria, gerente senior de Desarrollo Organizacional & Transformación y líder de Diversidad Inclusiva de la compañía, afirma que la reconversión de la línea va de la mano del posicionamiento de Bonafont, que ha puesto en el centro de su estrategia a las mujeres como consumidoras. “Queríamos mandar un mensaje importante en una marca que está pensada para mujer. Y además de nuestro producto, queríamos ofrecer a las mujeres más oportunidades de desempeñarse en áreas que normalmente son ocupadas por hombres considerando que sólo 9% de ellas estudian carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés), del cual sólo 12% se gradúa y sólo 4 de 10 mujeres que lo hace termina trabajando en una planta de operaciones”, explica. De hecho, algunas de las mujeres que trabajan en la línea han utilizado maquinaria pesada por primera vez en su vida.

Publicidad

El cambio ha supuesto, además, un incremento en la calidad de la producción, que ha subido 6%, hasta 96%, un punto por encima del promedio de otras líneas, que es de 95%. Además, la eficiencia operativa mejoró 2%, por encima del 1% general y mantiene la eficiencia general de la línea en 90%, al igual que el promedio nacional.

“Los primeros días fueron algo nuevo para mí, pues nunca había trabajado sólo con mujeres. Fueron días de adaptación y aprendizaje para todas. Hemos ido construyendo un ambiente de confianza en el que podemos compartir aprendizajes y experiencias. Me gusta mucho trabajar con ellas”, agrega Castillo.

La línea se ha reconvertido de forma completa: la maquinaria está pensada en la fisonomía de las mujeres mexicanas, para eliminar riesgos ergonómicos, y la empresa también amplió e incrementó los vestidores para mujeres, inauguró una sala de lactancia y nuevos espacios de recreación.

Castillo comparte que ella y el equipo que dirige están “muy entusiasmadas” por tener la responsabilidad de un proyecto tan grande e importante para la marca. “Además, me siento orgullosa de operar una línea con alta tecnología porque, aunque no era una meta, ahora es una motivación muy grande para mí, un paso más en mi carrera profesional que he compartido con mi familia, que siempre me apoya e impulsa a alcanzar mis objetivos”.

Publicidad

Gabriel Sotelo, gerente general de la planta de Toluca, asegura que la decisión no solo ha sido benéfica para ellas, sino para la marca misma, pues actualmente esta línea produce el mayor volumen a nivel nacional (65% de la producción total). Además, es la única con 100% de productos bien hechos a la primera, mientras que el porcentaje promedio de error en el resto es de 7%. “No hay desperdicio, no hay repeticiones. Ya redujimos en 96% todo lo que se refiere a las tarimas que se tienen que retener”, señala Sotelo sobre la eliminación de fallos en la producción. El objetivo es no sólo tener líneas de producción operadas 100% por mujeres, el plan de Danone considera incrementar el porcentaje de mujeres en las diferentes áreas operativas y administrativas de sus plantas.

El nivel de eficiencia ha permitido flexibilizar los esquemas de trabajo, con jornadas laborales más cortas y reducirlas de las 9 horas habituales a 5 o 6, o a obtener permisos para atender asuntos familiares sin ningún tipo de descuento o reposición de horas.

Estas medidas redujeron el ausentismo de esta línea de producción 71%, y ahora es menor que cualquier otra línea en el país. Además, para que esto fuera posible, se realizaron programas de sensibilización para supervisores y la mentoría de equipos de liderazgo durante seis meses.

Publicidad

Tags

MujeresaguaAgua
Publicidad