Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Qué hacer si sientes que se te va el tren

Para todas aquellas que no nos casamos ni tuvimos hijos en la etapa en la que ‘deberíamos’ es fácil sentir que nos falta algo, señala Adriana Castro.
mar 25 octubre 2022 05:59 AM
Qué hacer si sientes que se te va el tren
Muchísimos conceptos en relación al matrimonio y los hijos ya están caducos porque están idealizados. Y no tiene sentido continuar conservándolos en tus creencias, así que hay que soltarlos, considera Adriana Castro.

(Expansión Mujeres) - Estar soltera y sin hijos cuando tenía veintitantos era una situación que no me generaba conflicto. De hecho lo consideraba bastante conveniente porque antes de experimentar la maternidad quería cumplir otros anhelos en mi vida: seguir estudiando, crecer profesionalmente, viajar.

El problema surgió después de los 35 porque comencé a tener una sensación de que se me estaba yendo el tren. Quien más me hizo consciente de ello fue mi ginecólogo, que me recordaba cada año que el tiempo estaba pasando y por lo tanto, si quería ser madre tendría que tomar la decisión pronto.

Publicidad

A esa edad tenía claro que sí quería ser madre, pero mi plan era primero tener una pareja estable y posteriormente tener hijos/as con él. Ese anhelo no ocurrió. Y en aquellos años me pesó mucho.

Han transcurrido varios años de esa etapa y ahora, a la distancia, hay algunas reflexiones que me vienen a la mente.

Cuando estás soltera y sin hijos, específicamente cuando tienes este estatus en una etapa más tardía de lo que esperabas, experimentas la sensación de que tu verdadera vida aún no ha comenzado. Como si estuvieras esperando a que llegue esa persona indicada para ahora sí formar una familia con hijos/as. Y estas emociones se complican más cuando ves que muchas mujeres a tu alrededor lo están logrando y tú te estás quedando atrás.

Una vez que ha terminado nuestra infancia, comenzamos una vida adulta llena de instrucciones y requisitos para cumplir las expectativas sociales a fin de obtener las recompensas y el reconocimiento de que hicimos lo que se suponía. La sensación de no estar viviendo la etapa que ‘deberíamos’ puede hacernos sentir que no nos hemos realizado. En esencia, el rol de madre-esposa demerita cualquier otro que se aleje de ese modelo.

No tendríamos por qué sentirnos culpables de vivir así. Tampoco deberíamos de sentir vergüenza por anhelar ese rol si desde la infancia nuestros padres, nuestros maestros, los medios de comunicación y la sociedad en general, nos lo inculcaron.

Para todas aquellas que no nos casamos ni tuvimos hijos en la etapa en la que ‘deberíamos’ es fácil sentir que nos falta algo.

Y eso hace a nuestro cerebro pensar que si no hemos encontrado lo que la mayoría ya logró, algo debe estar mal en nosotras. Evidentemente no es así.

Así que ¿por dónde empezar?

Por reconocer que te sientes así… es el primer paso para hacerte responsable. Reconoce tu dolor expresa las emociones que te provocan ese sueño no cumplido. Esto implica que seas compasiva contigo y valides tus emociones.

Después identifica tus sentimientos vergonzosos y ponlos bajo la lupa. Solo así los puedes analizar para saber qué tan ciertos son. Si no lo son, entonces déjalos ir.

Muchísimos conceptos en relación al matrimonio y los hijos ya están caducos porque están idealizados. Y no tiene sentido continuar conservándolos en tus creencias, así que hay que soltarlos y reconocer que no hay nada malo en ti solo porque a estas alturas de tu vida no tienes el rol de madre-esposa.

En la vida es posible tener todo tipo de roles y no hay uno que sea más importante que otro. El valor y la prioridad de ellos en realidad los asignas tú, afortunadamente.

Tal vez te casarás cuando tengas 40 y puede ser que para ese momento tu deseo de ser mamá ya se haya ido. Yo entiendo que actualmente en tu vida hay cosas que no te quedan claras y la incertidumbre es incómoda.

Algún día quizá llegarán las respuestas… o simplemente desaparecerán las preguntas.

Lo que toca es aprender a resignificar la etapa que estás viviendo. Enseñarle a tu cerebro a que deje de enaltecer la vida de quienes sí tienen pareja por encima de la tuya.

 

Tu vida es tan válida, real y suficiente como la de quienes están casadas y tienen hijos/as. ¿Solo porque no formamos una familia en el tiempo en el que ‘se suponía’ significa que no tenemos una vida plena?

Seguir soltera por más tiempo de lo que de lo que tú creías no es una mala señal. Tu vida y el logro de tus metas en tiempos distintos a los de la mayoría es totalmente válido, ¿o qué, no está permitido?

Tal vez tu vida se está conformando de una manera más personalizada de lo que te das cuenta. Date permiso de sentir y de acompañarte amablemente mientras resignificas esta etapa de tu vida. No hay un tiempo ideal para realizar este proceso: toma el tiempo que necesites.

Nota del editor: Adriana Castro es psicóloga y conferencista. Es fundadora de Call to Action: una comunidad online dirigida a mujeres sin hijos/as. Síguela en LinkedIn , Facebook y/o Instagram . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

 

Tags

OpiniónMujeresEstilo de vida
Publicidad