Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El arte de comunicar a la hora de emprender

Seamos selectivas a la hora de presentar un pitch y encontremos inversionistas afines a nuestros objetivos empresariales, considera Laura Tabares.
jue 18 noviembre 2021 09:00 AM
El arte de comunicar a la hora de emprender
Emociónate y aprovecha cada oportunidad que te den para comunicar con orgullo el proyecto que quieres emprender, señala Laura Tabares.

(Expansión Mujeres) - Deseas emprender. Ser una empresaria. Sabes que tienes una gran idea, pero por alguna razón ésta no encuentra eco entre los inversionistas y no consigues el capital necesario para levantar el vuelo. Lo más probable es que los sesgos inconscientes pueden estar detrás de que tu discurso no alcance los objetivos deseados.

Comunicar es un arte. Y más a la hora de presentar un pitch que busca levantar capital para un emprendimiento. En el marco del Día Internacional de la Mujer Emprendedora , instaurado en 2014 por Naciones Unidas, analizaremos qué sesgos pueden estar afectando el camino de emprendimiento de las mujeres en Latinoamérica.

Publicidad

Hace años que las mujeres latinoamericanas estamos ganando terreno de liderazgo. Poco a poco, vemos a más de nosotras en puestos directivos o a cargo de empresas y negocios. Y también estamos liderando emprendimientos en la región. Nuestra CEO, Silvina Moschini, primera mujer en dirigir una empresa unicornio en América Latina es el ejemplo más claro de la mujer latinoamericana que triunfa en los negocios.

Nos ha costado trabajo pero lo estamos logrando. Día con día y con mucho esfuerzo estamos reconquistando un lugar que, hasta ahora, parecía casi exclusivo de los hombres. El Global Entrepreneurship Monitor (GEM) es el estudio más extenso sobre el estado del emprendimiento a nivel mundial. En su última edición muestra que en la actualidad existen en el planeta cerca de 231 millones de mujeres emprendedoras que han logrado llevar a cabo sus negocios y esto, a pesar de la crisis provocada por la pandemia.

Por las investigaciones de GEM sabemos que el emprendimiento femenino de nuestros días tiene mayor fuerza en Oriente Medio, África y América Latina. En esta última región, Colombia, Panamá, Guatemala y Chile, son los países con más mujeres emprendedoras.

Aún así, y con este dato positivo que nos revela el GEM, hay que mencionar que los hombres siguen llevando la delantera. En todo el mundo, 6.2% de las mujeres son propietarias de empresas establecidas, frente al 9.5% de los hombres.

Ya sea por prejuicios, por generaciones de desigualdades estructurales o por un condicionamiento social, los emprendimientos femeninos no tienen un camino fácil. Esto, a pesar de que las empresas fundadas por mujeres tienen el doble de probabilidades de producir un mayor retorno de la inversión que las creadas por hombres.

El estudio The funding Gap de UBS Global señala que por cada dólar invertido, las mujeres generan 78 centavos de ganancia, en comparación con 31 centavos de empresas dirigidas por hombres.

A pesar de ello, existe un entorno hostil para las mujeres que emprenden porque los inversionistas hombres casi siempre confían en su red de colegas hombres y suelen estar más convencidos de sus propias ideas, aunque éstas no sean las más brillantes. Es una realidad y hay que decirlo, las mujeres se encuentran a menudo con muchas más negativas que los hombres cuando presentan sus ideas a posibles inversores.

Se piensa que las mujeres emprenden mientras salen de la clase de yoga y van por los hijos al colegio, cuando la realidad es que las mujeres, con resultados, demuestran que se dedican y comprometen el doble que los hombres, no es competencia, es realidad, son hechos no dichos.

¿Qué podemos hacer para cambiar esto? cambiar nuestro pensamiento, redefinir nuestros conceptos mentales. Despertar día con día enfocándonos en todo lo que podamos aportar para el beneficio de nuestra sociedad. Y para ello, tenemos que hacer uso de nuestras habilidades de comunicación empática.

Publicidad

Escuchemos atentamente cada comentario que se nos presenta, pero seamos constructivas y no dejemos que los comentarios negativos o irrelevantes nos desanimen. Cuando estemos frente a algún inversionista, establezcamos una conexión. Aprovechemos el valor de la narrativa empática y hagamos contemos la historia correcta que dote de relevancia a nuestra idea. No olvidemos los datos, las fuentes, los hechos, los datos duros convencen a la mente y la comunicación empática conquista el corazón.

Seamos selectivas a la hora de presentar un pitch y encontremos inversionistas afines a nuestros objetivos empresariales. También perfeccionemos nuestras narrativas. La práctica hace al maestro y debemos enfatizar nuestras habilidades comunicativas.

Por último, confía en lo que haces, confía y cree en ti. Emociónate y aprovecha cada oportunidad que te den para comunicar con orgullo el proyecto que quieres emprender. Tu confianza y energía te hará brillar.

Los sesgos de género son como un monstruo invisible que se asoma en cuanto menos lo pensamos, no permitamos que salga cada vez que quiera. Mejor prepararse y con voz clara, fuerte y decidida comuniquemos aquello que siempre hemos deseado, aquello por lo cual hemos trabajado y queremos llevar a la realidad. Tomemos elecciones valientes día con día y actuemos para construir un camino de diversidad e igualdad para todos.

Nota del editor: Laura Tabares es Directora Ejecutiva de Intuic. Es una ejecutiva con más de 20 años de experiencia en mercadotecnia, comunicación corporativa, relaciones públicas, estrategias de comunicación y posicionamiento de marcas, productos y servicios. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónEmprendedoresMujeres
Publicidad