Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Soy yo, no soy “la mamá de…”

Más allá de los papeles que naturalmente desempeñamos con gran orgullo y dedicación, cómo usamos las palabras para describirnos es importante, apunta Cinthia Lazcano.
vie 03 septiembre 2021 12:07 AM

(Expansión Mujeres) - Cuando mi hija estaba a punto de entrar a la escuela, varias personas me dijeron “Prepárate, porque a partir de ahora no vas a usar tu nombre y serás conocida solo como ‘la mamá de…’ ”. Esa simple expresión es muy común, tan frecuente que pocas veces analizamos cómo el lenguaje refuerza los paradigmas y coloca a las mujeres en la posición de definirse a partir de sus roles (aclaro que esto muchas veces es alimentado por nosotras mismas).

Más allá de los papeles que naturalmente desempeñamos con gran orgullo y dedicación, cómo usamos las palabras para describirnos es importante.

Publicidad

Por ejemplo, ahora, al inicio de un nuevo ciclo escolar, comenzó la reglamentaria actualización del chat de mamás -¿por qué no hay papás?, esa es otra conversación- y cada una se presentaba como “Soy Adriana, mamá de Alejandra”; “soy Rocío, mamá de Miguel”, y así sucesivamente hasta que llegó mi turno y elegí decir: “Soy Cinthia y mi hija es Constanza”. Probablemente te preguntes, ¿cuál es la diferencia, si en efecto eres la progenitora? La respuesta es: las palabras marcan, nos definen y colocan etiquetas. Es diferente ser tú y tener un rol que describirte a partir de él.

Tanto en el terreno personal: esposas, mamás, hijas o hermanas, como en el profesional: jefas, directoras, coordinadoras, auxiliares o líderes, es frecuente encontrar en el género femenino la necesidad de usar y destacar títulos. Ya sea como trofeo obtenido tras una larga lucha, tal vez como legitimación o quizá a manera de redención, el discurso refleja cómo se anteponen los roles a la propia definición, colocando en ello el valor personal.

Sin duda, el lenguaje es fascinante, porque con él damos forma a la realidad y transmitimos lo que nuestros sentidos perciben. Por eso, es muy importante cuidar el vocabulario que usamos para presentarnos con los demás o, incluso lo más relevante, para hablarnos a nosotras mismas jornada a jornada. Las palabras crean nuestro mundo y señalan el camino al futuro; elijámoslas con cuidado y heredemos a las nuevas generaciones la libertad de autodefinirse.

Y sí, soy madre y lo disfruto mucho, pero estoy consciente del reto que tenemos las mujeres de comunicarnos eficazmente y de marcar nuevas rutas sociales y culturales con ello. Mi deseo, visualizando los años por venir, es que mi hija y todas quienes vienen detrás sean siempre ellas, más allá de lo que decidan hacer, de las etiquetas que existan, de la pareja que tengan, del plan de vida que las convenza o de las cosas que quieran disfrutar.

Así pues, ¿qué palabras vas a utilizar hoy cuando conozcas a alguien nuevo? ¿Quién eres tú en realidad?

Nota del editor: Cinthia Lazcano es Directora General de Tolko Comunicación. Síguela en Twitter y/o en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresSociedad
Publicidad