Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

No es solo igualdad por el género

Para la mujer todavía hay mucho que recorrer en términos no únicamente de equidad laboral, también de derechos humanos, acceso a la educación, entre otros, considera Fernanda Zenizo.
lun 08 marzo 2021 07:00 AM

(Expansión) - Un tema de mucha relevancia en estos tiempos, y no únicamente en esta época del año, es sin duda el de la igualdad de género. Es en estos días cuando más fuerza toma la conmemoración de la lucha de la mujer por una mayor participación dentro de la sociedad y en su desarrollo íntegro tanto en lo personal, social y laboral.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, a nivel internacional una de cada tres mujeres sigue sufriendo violencia de género y existen todavía barreras legales que impiden a más de 2700 millones la oportunidad y derecho de tener las mismas opciones laborales que los hombres. Y en lo que a este último rubro se refiere, es un tema que se escucha y se comienza a exigir cada vez más a las empresas.

Publicidad

Es verdad que en cualquier organización se deben eliminar los prejuicios de género que puedan existir en su interior, desaparecer las preferencias, simpatías y empatías hacia el hombre que terminan por impactar en el desarrollo profesional de la mujer.

Para comenzar a imaginar futuros con igualdad de condiciones es necesario cambiar el sistema de creencias de todas las personas que integran nuestros ambientes de convivencia, en la casa, en la escuela, en el trabajo, y en la vida pública en general.

Así como el ejercicio del censo en un país se realiza periódicamente, en un principio este mismo es obligatorio para una empresa y así conocer la distribución de la población laboral en cuanto a género y posición existe en su organigrama. Pero ¿qué hay de las capacidades, habilidades y aptitudes que cualquier colaborador, sin importar sea hombre o mujer, deba tener y así desempeñar su labor de manera eficiente?

No por ser equitativa, una organización debe promover a las personas solo por su origen o género. En diversas ocasiones esto acaba por ser poco productivo y afectar los resultados de la empresa. Y aunque esto ya es un tópico recurrente en las áreas de recursos humanos y poco a poco se va a avanzando, poco se habla o discute sobre los mecanismos para lograrlo.

Sin duda todavía falta camino por recorrer para alcanzar una igualdad de género. Pero para una organización y el buen funcionamiento de su modelo de negocio, no únicamente hay que poner atención en la equidad laboral por género, es muy importante considerar las competencias laborales de las y los candidatos a desempeñar cierta labor dentro de la empresa.

¿Cómo logramos esto?, ¿cómo le hacemos para no inclinarnos de uno a otro género simplemente por querer obtener una equidad? Con datos. Son los datos que proporcionan diversas herramientas los que permiten a la organización seleccionar y reclutar al candidato ideal, sin importar el género; a implementar diversas estrategias y actividades que influirán en la formación profesional, a cumplir sus objetivos, a trabajar en equipo, hombre y mujer. Todo en beneficio del modelo de negocio de la empresa y, por ende, de la sociedad en general.

Publicidad
El maíz ofrece la autonomía económica para estas mujeres mexicanas

El uso adecuado de estos datos potencia ampliamente las búsquedas de los mejores candidatos en las empresas y marca una oportunidad para tomar las mejores decisiones posibles basadas en una evidencia medible y confiable.

Con información de la Organización Internacional del Trabajo, se sabe que las mujeres representan la mitad de la población mundial y del potencial económico internacional y que, sin embargo, su tasa de actividad se ha paralizado en alrededor del 55% desde 2010 y están desproporcionalmente representadas en trabajos mal remunerados, pocos cualificados e inseguros.

De acuerdo, para la mujer todavía hay mucho que recorrer en términos no únicamente de equidad laboral, también de derechos humanos, acceso a la educación, entre otros, lo que les ayudaría a participar más significativamente en la fuerza de trabajo y lograr ese balance tan buscado en este rubro.

Estamos en un periodo que está siendo parteaguas en igualdad de género, pero en el que cada sector debe abordarlo desde diversos ángulos para que cada uno consiga su respectiva equidad, una que no sea únicamente de género, que sea de competencias, habilidades y de méritos profesionales.

Nota del editor: Fernanda Zenizo es Licenciada en Ciencias de la Comunicación por parte de la Universidad del Valle de México. Actualmente se desempeña como Directora General de Intelab. Actualmente es Vicepresidente de Gestión de Comités Técnicos en el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresEquidad de géneroEmpresasEconomíaSociedad
Publicidad