Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Tania Ortiz: de renunciar para ser mamá a dirigir una empresa de energía

Tania Ortiz inició su carrera en 1994, cuando entró a Pemex. 24 años después la nombraron CEO de IEnova.
mar 16 marzo 2021 05:00 AM
Tania Ortiz, CEO de IEnova

Tania Ortiz inició su carrera en ‘zona hostil’. Era el Pemex de 1994, un momento que no destacaba por incluir a mujeres en la operación de ciertos sectores. Y el energético, por supuesto, era uno de ellos. Pero pidió trabajo y se lo dieron. “Me contrataron en Comercio Internacional. Aprendí mucho, tuve muchos mentores hombres y sólo una mujer”, recuerda.

Para ella, ése era un mundo “muy de hombre”. Se acostumbró a reuniones en las que era la única mujer, en juntas en las que nadie le daba la palabra, espacios donde la voz de la mujer no era percibida como necesaria o importante y tampoco donde ellas pudieran aspirar a crecer. “Intenté encajar mucho tiempo, corretear a mis compañeros para ir a comer con ellos, ir a los lugares que ellos iban en los horarios que ellos iban”, dice.

Y en el peor de los casos, también fue testigo de cómo compañeras y colegas suyas sufrieron acoso en un tiempo en el que no existía una cultura de la denuncia.

“Yo salí de Pemex cuando nació mi hijo porque era imposible combinar una carrera profesional con mi hijo y me dolió muchísimo porque me encantaba trabajar ahí”, lamenta.

Publicidad

Luego de pausar su carrera durante cuatro años, su intención de regresar al mercado laboral coincidió con el nacimiento de IEnova en 1996. Ortiz fue fue la primera empleada en la Ciudad de México. 25 años después, en la compañía trabajan 600 personas en la capital y 1,600 en el país.

“Mi desarrollo profesional fue creciendo junto con la empresa y mi rol fue creciendo siempre enfocado en el desarrollo de negocios relacionados con Pemex, CFE; también con asuntos regulatorios y de gobernanza”, dijo.

Entre 2014 y hasta 2018, se convirtió en la directora general de la compañía, Ortiz fue la encargada de dirigir los procesos de investigación y desarrollo en IEnova.

"Soy la CEO de una empresa, soy la única mujer al frente de una empresa que cotiza en el IPC de la Bolsa Mexicana de Valores"
Tania Ortiz

Y eso conlleva responsabilidades con las mujeres que trabajan, hombro a hombro, con ella, incluso aunque no las conozca. Asegura que dentro de su estrategia, un pilar fundamental es el género. “Quiero que en los momentos difíciles de la vida de las mujeres la empresa esté ahí con ellas, quiero que no tengan que decidir dejar de trabajar para cumplir sus deseos más personales”, dice.

Publicidad

Para ello se forma activamente en tendendencias y prácticas que garanticen la implementación de políticas con perspectiva de género. “Soy consejera de la BMV y participo en otras organizaciones como Voz Experta . Todo porque por mucho tiempo escuchamos que no hay mujeres expertas en energía, pero no es así: sí hay y muchas con más de 10 años de experiencia en el sector”, afirma.

Red Experta inició hace cuatro años de la mano de 22 mujeres que participan en la iniciativa privada, esferas públicas y la academia. Hoy, está conformada por casi 130 mujeres cuyo fin es visibilizar su trabajo y el de muchas especialistas más. “No puedes ser lo que no puedes ver, por eso - en término de mayor representación- lo que buscamos con esta red es fundamental”, sostiene.

Cuando ella inició su carrera, no pensó que podía ser directora. No por dudar de sus capacidades, sino porque no parecía un camino en el que las mujeres podían andar; sin embargo, ahora es consciente de que tiene la capacidad de llevar el cargo, pero también la responsabilidad de atraer, retener y promover talento de mujeres.

“Soy la primera, pero no voy a ser la única”, asegura.

Con ese fin en mente, en procesos de reclutamiento, exige a sus equipos presentarle a mujeres en todas las vacantes nuevas de trabajo. Asimismo, impulsa el crecimiento de programas que forman operadores con personas recién egresadas de la universidad.

En Ienova, las licencias de maternidad y paternidad tienen la misma duración y cada año se revisan, rubro por rubro, los tabuladores salariales para asegurar que no exista ninguna brecha por motivos de género. “En México vamos tarde para cerrar brechas para que las mujeres puedan tener espacios en el mercado laboral y también para ser independientes. Nosotras, como empresa, asumimos el reto”.

Por eso, exhorta al sector privado a adelantarse a tomar medidas a favor de la disminución de las brechas de género. “¿Por qué esperar hasta que nos obliguen?”, cuestiona.

Un equipo diverso tiene más ideas, tiene mejores resultados, es una buena decisión de negocios. “Todos somos responsables de abrir esos espacios”.

Publicidad

Tags

CEOLiderazgoMujeres
Publicidad