Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las estudiantes de carreras STEM y el dilema de desertar o enfrentar el sexismo

En México, sólo 12% de las jóvenes se gradúan en alguna carrera STEM.
mié 14 abril 2021 05:03 AM
Mujeres en carreras STEM
Mujeres en carreras STEM

"Yo estudié Química Metalúrgica en la Facultad de Química de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y desde la materia la primera materia que tomé, me tocó un profesor que en todo momento hacía comentarios machistas y misóginos. Pero pasó la carrera y también las profesoras, que eran muy pocas, tenían comentarios despectivos hacia mí y mis compañeras, que tampoco éramos muchas”, dice Lili Rodríguez Caiceros.

Cuando era estudiante sufrió diferentes tipos de violencia, de las que no realizó alguna queja de manera formal por la indiferencia de las autoridades escolares. Las agresiones van desde comentarios despectivos que cuestionaban sus aptitudes o incluso los motivos por los cuales eligió esa estudiar esa carrera, hasta acoso sexual explícito por parte de algunos profesores a lo largo de su estadía en la Facultad de Química.

“Un profesor me dijo ‘sacaste 6, pero si quieres yo te subo a 8’. En otra ocasión otro me dijo ‘estás bien pendeja, vete a tu casa para hacer de comer mejor’. E incluso las mismas profesoras eran hostiles, una de ellas me dijo ‘tú nada más estás bonita y sólo vienes a buscar marido’”, explica la joven que logró terminar la carrera pese al ambiente adverso.

Publicidad

Arroyo cuenta que su generación era de 100 alumnos y no había más de 20 mujeres cursando la carrera. “Algunas compañeras, y también compañeros, desertaron por el mismo bullying de los profesores. Y otras algunas decidieron que lo mejor era estudiar otras cosa”, señala.

Ella misma tuvo ese conflicto interno a la mitad de la carrera. “Por el bullying pensé en cambiarme de carrera porque todos los días tenía que soportar que me tacharan de tonta, a pesar de que yo veía que era más capaz que algunos compañeros hombres”.

También lo pensó por el hecho de que saldría en desventaja respecto a sus compañeros, debido a que los profesores se negaban a enseñarles lo mismo, sobre todo respecto a cuestiones técnicas que requerían de esfuerzos físicos para operar maquinaría o ciertos procedimientos químicos que suelen realizarse en plantas industriales. Cinco años después de haber terminado la carrera, Lili tiene la oportunidad de trabajar en una planta de manufactura, haciendo para lo que se preparó, sin embargo, llegar ahí no fue sencillo.

El papel del profesorado en combatir la brecha de género

En 2020, el Centro de Investigación de la Mujer en Alta Dirección (CIMAD) del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (Ipade) y el programa Movimiento STEM realizaron una intervención con el objetivo de promover las carreras STEM (ciencia, tecnología, matemáticas e ingenierías, por sus siglas en inglés) a través de 100 conferencias interactivas para algunas escuelas como el Tec de Monterrey llamadas 'Elige bien, elige STEM'. A través de un formato tipo stand up comedy se abordaron temas como la influencia que tienen los profesores en la elección de estas disciplinas y sobre la importancia que tendrán en el futuro de las nuevas generaciones de mujeres.

“El rol de los docentes y su influencia en esta toma de decisiones es fundamental, por lo que se lanzó la campaña ‘Maestros Embajadores STEM’, un video que busca concientizar a las y los profesores sobre cómo al finalizar su educación media superior, los jóvenes toman una de las decisiones de mayor impacto en sus vidas: la elección de carrera”, afirma Graciela Rojas, fundadora del Movimiento STEAM.

Pero también hay una influencia positiva, como fue el caso de Talia Arroyo, Event project manager de Girls in Tech Mex. Ella estudió Ingeniería automotriz y mecatrónica en la Universidad Iberoamérica, pero se desenvuelve en territorio de tecnología 100%. ¿Por qué? Porque un profesor vio su potencial y la invitó a trabajar, cuando ella era aun estudiante, en el área de Sistemas en la misma universidad donde recibía su formación.

“Mi vida profesional no se alineó con mi formación educativa, pero he encontrado otros espacios para crecer profesionalmente, aprender sobre cosas que me retan todos los días y también para abrir más espacios para las que vienen detrás y que no sea tan complicado para ellas como para generaciones anteriores”, dice.

Gema Georgina Toledo Barrera, quien estudió Ingeniería en computación en la UNAM, también se encontró con el machismo en las aulas. “Cuando yo estudiaba la carrera de Ingeniería en computación (2016-2019), alguna de mis profesoras dijo que había un incremento de mujeres en la carrera, lo cual me parecía asombroso porque en mi salón había 60 alumnos, de los cuales sólo 10 de ellos éramos mujeres. Pero eso no impidió que escuchara comentarios machistas, llegué a incomodarme en varias ocasiones, pero decidí platicarlo con mis tutores en su momento y recibí apoyo de su parte”, detalla.

Te puede interesar: ¿Cómo tener más mujeres en carreras STEM? Hablándoles de ellas

Publicidad

Toledo Barrera, que hoy forma parte de la comunidad de Tecnolatinas, confiesa que ella también sufrió el síndrome del impostor y que eso la llevó a pensar en abandonar la carrera.

“Me sucedía a principios de la carrera cuando notaba cierto ambiente competitivo y no encontraba ese ambiente escolar que pensé que sería. Como había pocas mujeres en mi salón, sólo pudimos estar juntas un semestre y al siguiente te enfrentabas a otro salón nuevo, con diferentes compañeros e incluso con menos mujeres, por eso era difícil hacer comunidad con las poquitas mujeres que coincidías”, dice.

¿Qué les decimos a las jóvenes que a´ún no se deciden a elegir una carrera STEM?

Toledo Barrera cuenta que durante el momento en que más dudas tuvo sobre su decisión académica, contó con el apoyo de su familia que, en sus palabras, contrarrestaban el síndrome del impostor.

“Me dieron ánimos y apoyaron en todas mis decisiones. Sin duda ellos fueron una parte vital para salir adelante”.

Asimismo, considera que ayudó conocer a otras alumnas que pasaban por una situación simular por la posibilidad de acercarse y saber que esas dudas eran más comunes.

“Y a las jóvenes que aún no se deciden a elegir una carrera STEM por miedo sólo les digo ¡que lo intenten! En la actualidad tenemos muchos recursos y comunidades que las pueden ayudar con este proceso. Es momento de empezar a romper todo tipo de creencias y estereotipos acerca de las carreras STEM y que estás carreras sólo son creadas para cierto género”.

Publicidad

Además, es importante que las jóvenes que confíen en otros espacios no tradicionales para apostar a su formación en estas áreas. Por ejemplo, Girls in Tech, una organización cuyo objetivo es crear redes de apoyo entre mujeres con ideas afines en una comunidad más conformada por 70,000 personas en todo el mundo.

Entre sus labores está conectar a jóvenes que tienen en manos proyectos nacientes con inversionistas o asesores que potencien y capitalicen el impacto de sus ideas, así como la organización de un Hackathon que busca resolver problemas locales y globales o la realización de bootcamps de codificación y diseño.

Por su parte, Technolatinas es una organización que se dedica a apoyar, empoderar e impulsar a cualquier persona que se identifique como mujer y que quiera incursionar en las carreras STEAM (sigla que vincula las disciplinas mencionadas con el arte).

Tienen un podcast llamado DescubreTech, el cual sea creó a partir de la colaboración de las mujeres que conforman la comunidad y quieren compartir sus experiencias, conocimientos o incluso dar a conocer proyectos que están realizando.

Tags

CarreraTecnologíaCiencia veterinaria
Publicidad