Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Guía para ser la mentora que las mujeres necesitan

¿Una mentora es una amiga que ofrece apoyo socioemocional, una consejera para el desarrollo de la carrera profesional, una fuente de información e inspiración, o todas las anteriores?
mié 08 junio 2022 05:00 AM
Guía para ser la mentora que mujeres necesitan
Guía para ser la mentora que mujeres necesitan

Ascender en una carrera muchas veces no es solo cuestión de prepararse académicamente. La figura de los mentores y las mentoras se han vuelto un trampolín clave en el desarrollo de muchas personas, que encuentran en su figura conocimientos y redes que les permiten avanzar en su plan.

En el caso de las mujeres, pueden ser la diferencia entre alcanzar su máximo potencial o incluso abandonar su carrera cuando los obstáculos se apilen uno tras otro, señaló en una entrevista previa con Expansión Mujeres Gaby Herrera, líder en Latam de la fintech Provenir, sobre el rol que juegan estas figuras, principalmente en mujeres en sectores como el financiero o el tecnológico, que con el tiempo, cuentan con más participación femenina que hace dos décadas.

Hay que estimular la creación de programas formales de mentoría o la práctica individual, pero ¿qué deberían considerar las mujeres que quieren formarse como mentoras? Aquí te explicamos.

Publicidad

María Fernanda Martínez, directora de Comunicación Externa de AT&T, participó recientemente como mentora en el programa de WICT México , una red que busca empoderar a mujeres líderes en la industria de los medios, el entretenimiento y la tecnología.

"La mentoría ha significado para mi el amuleto para lograr esta reinvención una y otra vez, encontrando no sólo consejos y guía de parte de mis mentores, también calidez, comprensión, apoyo cuando una siente que está a punto de claudicar. La mentoría es la oportunidad de conocer a profundidad a personas que una empieza y termina admirando y, con mucha suerte, contando entre sus amigos", explica tras su primera sesión como mentora dentro de este programa.

En años anteriores, Martínez recibió un par de invitaciones de programas internacionales, pero las rechazó por considerar "que no estaba lo suficientemente preparada".

"Lo rechacé porque yo sola me decía: '¿Y yo qué les voy a enseñar o aportar ?'. Pero tu conocimiento sí le sirve a otra persona, siempre", dice en entrevista.

La razón por la que ahora la directiva de AT&T decidió formarse y tomar el rol fue porque, de la mano de sus mentoras, fue capaz de dejar a un lado el miedo que le provoca el síndrome de la impostora (el primer tema de su propia sesión de mentoría) y hacer visible las aptitudes que puede enseñar y los conocimientos que puede compartir con otras mujeres que busquen eliminar esas primeras barreras mentales que en ocasiones se ponen a sí mismas.

Mariana Rodríguez, managing partner de la consultora en capital humano Relind, es mentora desde hace cuatro años. Fue una profesora de la universidad quien sembró en ella la idea de que lo primero que puede hacer una persona para contribuir a la sociedad es enseñar.

Para la especialista, para entrar el mundo de la mentoría es necesario contar con una mentalidad de servicio, pues ésta es clave cuando el principal objetivo que se busca es transmitir conocimiento a otras personas.

"Hay que tener humildad y compromiso para entender que, como mentora, puedes incidir en el desarrollo profesional de alguien o un momento de quiebre en su vida personal", asegura.

 

¿Cómo me preparo para ser mentora?

A partir de su experiencia, Fernanda Martínez y Mariana Rodríguez recomiendan:

Reflexionar sobre el compromiso que se requiere."Para ser mentora necesitas hacer espacios y dedicarle el tiempo y respeto que tus mentees requieren", afirma la directiva de AT&T. Para ello, es fundamental hacer una buena división del tiempo, pues de esa forma no sólo le ofrecerás conocimiento, sino una red de apoyo y conocimientos profesionales.

Siempre hay una primera vez para intentar. "Antes de aventarme a ser mentora para un programa internacional, lo fui internamente en otros equipos de la compañía para formar el talento que con el tiempo ocuparía posiciones estratégicas", apunta Martínez.

Capacítate para enseñar. "Existen cursos muy accesibles para aprender a impartir conocimiento y para convertirte en un entrenador, la mejor inversión que he hecho", asegura Mariana Rodríguez.

Escucha a tu mentee. "Siempre debemos estar dispuestas a mantener una escucha activa, porque es real y muy importante la posibilidad de aprender de tu mentee cosas que tu carrera profesional aún no te ha mostrado", dice Martínez.

Realiza entrevistas a tus mentees. "Así como lo harías para elegir a quién contratar, es recomendable realizar entrevistas a tus mentees para comprender qué habilidades espera aprender de ti, entender qué motivos tiene una persona para una acción y asegurarte de que sus bagajes y expectativas hacen match", agrega la directiva de Relind.

Ofrecer redes de apoyo contactos. "Los amigos de mis amigos son mis amigos y así con tu mentee. Si cuando termine tu proceso de mentoría conoces a otra persona que puede aportar en su carrera profesional, ¡conéctalas!", recomienda Martínez.

Pregunta y acertarás. "Si no sabes cómo empezar, consulta a otras mujeres que ya lo han sido, busca grupos en redes sociales y acércate a programas de ONGs si es que la empresa en la que trabajas no cuenta con un programa de mentoría", apunta la directiva de AT&T.

 

Tags

MujeresMujeresTrabajo decente
Publicidad