Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Depresión postparto, un problema del que no se habla

Una de cada cinco de las mujeres ha presentado distintos desórdenes del estado de ánimo que implican la depresión postparto. Pero muchas otras externan que sufren este padecimiento.
vie 13 mayo 2022 12:00 AM
Depresión postparto, un problema del que no se habla
Depresión postparto, un problema del que no se habla

De la maternidad suele resaltarse las mejores partes, sobre todo en fechas como el Día de la Madre. Esto hace que muchas veces queden desdibujados padecimientos como la depresión postparto, que experimentan al menos una de cada cinco personas, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Salud Pública.

Erica Medina, terapeuta especialista en depresión postparto y psicóloga perinatal, explica que por lo menos dos de cada diez personas en México presentarán algún problema de salud mental durante el embarazo o en la etapa postparto. Sin embargo, más de 75% no recibe un diagnóstico ni atención psicológica, lo que trae consecuencias para ella, su bebé y otros círculos como el entorno familiar o laboral.

Publicidad

A esto hay que añadir, dice Pamela Salinas Parra, fundadora de Maternando a Mamá y terapeuta postparto, el número de mujeres que no reportan el padecimiento puede oscilar entre tres y cinco de cada 10. En muchos casos, no lo hacen porque no saben que la están experimentando, en otras, porque a pesar de los cambios de ánimo pueden continuar con sus labores de cuidado y de trabajo remunerado de forma habitual, aunque sin disfrutar plenamente el ejercicio de la maternidad.

"Hay otras mujeres que piensan que es una fase pasajera que no necesita mayor atención, pero en contraste también hay quienes saben que se sienten tristes y, cuando acuden al médico, no las trata como depresión postparto", afirma en entrevista con Expansión Mujeres.

Uno de los elementos que influyen en que muchas mujeres no externen que tienen depresión postparto tiene que ver con la romantización de la maternidad, apunta Karen Valdez, fundadora de ACORAZAR y del podcast Yo Madre En La Madre, como si ésta estuviera obligadamente ligada al placer y amor.

"Primero, con los cambios físicos que tenemos por los desórdenes hormonales, cambian hábitos alimenticios, de descanso, todas nuestras rutinas. Y muchas veces no tenemos tiempo de enfrentar que nuestra vida ya cambió, pero es mal visto hablar de eso", dice.

¿Por qué se presenta la depresión posparto?

Salinas Parra comparte que puede ser desde factores bioquímicos o fisiológicos, como desórdenes hormonales en algunas de las glándulas que rigen el comportamiento.

"Por supuesto también tenemos que considerar causas estructurales, que tienen que ver con las circunstancias de la mamá. Por ejemplo, su estado de ánimo puede ser normal, pero las labores de cuidado de recién nacido son sumamente agotadores y no hay descanso ni alimentación adecuada", afirma.

También menciona la poca interacción con otras personas durante los primeros meses de vida del bebé o si durante el nacimiento hubo un factor de trauma. Y, por supuesto, si no cuenta con una red de apoyo con quien compartir la crianza, gastos y labores de cuidado.

Lo que pocas personas saben, señala, es que la depresión postparto se puede dar hasta los dos años del bebé, no necesariamente durante los primeros meses de vida, y esto suele suceder, por ejemplo, cuando las mujeres tienen que separarse de sus hijos para regresar al trabajo.

Publicidad

¿Qué pueden hacer los centros de trabajo?

Karen Valdez explica que no hay suficiente información en general sobre cómo identificar la depresión postparto y muchas veces se asume que todos los síntomas sólo son respuesta al cansancio de una nueva maternidad. Este problema incluye a las organizaciones que no pueden brindar apoyo o contención a las colaboradoras que así lo requieran.

"Para empezar, el tiempo que por ley nos dan en México (45 días antes del parto y 45 días posteriores al nacimiento, según la Ley Federal del Trabajo) no es suficiente e influye en el acoplamiento. Los centros de trabajo no están sensibilizados con el hecho de que la depresión postparto es un riesgo que limita a la persona incluso en su espacio laboral", afirma.

Salinas Parra concuerda en que las organizaciones no cuentan con sensibilización al respecto, pues considera que en general, la salud mental en México no es considerada una prioridad ni en el ámbito privado ni público.

El problema en que no exista una cultura de salud mental, es que las mujeres dependen de que jefas o jefes las apoyen sólo porque pasaron por unas circunstancias similares.

"A veces, hay personas con sensibilidad porque han maternado y pueden detectar que una mamá no se siente bien, pero eso tiene que ver con personas y no con las instituciones", hecho que limita la capacidad de reacción de una compañía.

Al ser un fenómeno sumamente común, las empresas deben tomar cartas en el asunto. Valdez recomienda que recopilen información necesaria y que esté disponible para todos los equipos de trabajo, porque quizá una colaboradora suya no la padezca, pero sí la pareja de algún colaborador. Asimismo, pueden buscar los servicios de profesionales en salud mental que tengan las calificaciones necesarias para atender este padecimiento con perspectiva psiquiátrica, sí, pero también de género.

También pueden optar por esquemas flexibles de trabajo, por lo menos durante los primeros seis meses de vida del bebé, porque el cansancio es un factor clave en que se presenten estos casos de depresión postparto. En este caso, dice, se pueden optar proyectos que se midan por objetivos en lugar de horas de trabajo.

Además, exhorta a las empresas a instruirse en el tema para además de acompañar a sus colaboradoras, no caer en decisiones basadas en estereotipos que pueden afectar el desarrollo profesional de estas mujeres que se convirtieron en madres.

"Tienen que trabajar en una cultura de salud mental, porque el hecho de que una mujer atraviese por un episodio de depresión postparto no quiere decir que nunca podrá tomar decisiones concentrada o recuperar o mejorar su nivel de gestión", dice.

Por último, Salinas Parra apela a que se construyan relaciones de trabajo respetuosas, incluso de sus horarios de trabajo. Y también a que ofrezcan mejores condiciones de trabajo, a través de prestaciones, para servir de un sostén de seguridad social para las nuevas madres y padres.

Publicidad

Tags

MujeresEmbarazomaternidad
Publicidad