Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las mujeres están más interesadas en estudiar un MBA, pero ¿por qué?

La educación juega un papel clave para aumentar la presencia de las mujeres en las empresas y cerrar la brecha laboral.
mar 20 abril 2021 05:00 AM
MBA
En 2019, el GMAC registró que el 47.1% de los exámenes de admisión para posgrado de negocios fueron realizados por mujeres.

Ya 55% de las estudiantes que cursan un MBA en Top E University son mujeres. Algunas de ellas lo estudian porque quieren aprovechar el networking que caracteriza a esta maestría de negocios, otras porque desean hacer crecer su emprendimiento o porque buscan obtener una mejor posición laboral.

Maricarmen Herrerías Salazar es una de ellas. La cofundadora y COO de la startup mexicana Casai recién se integró a este programa educativo que lanzó la universidad en línea.

No es un MBA tradicional ni 100% presencial. El programa dura diez meses y su costo ronda los 1,000 dólares. Se basa en un sistema de microlearning, donde la comunidad de negocios aprende entre cuatro y cinco conceptos por clase virtual, para luego ponerlos en práctica y analizar casos de negocio.

Publicidad

Su valor diferenciador, y motivo por el cual Herrerías eligió este MBA, es que más de 200 líderes de negocios de América Latina conforman la plantilla de profesores y speakers, pero se trata de directores de empresas y emprendedores de negocios como Banco Fondeadora, Grin Scooters, Walmart, Nike, Robin Food, Rappi, Kavak, Opinno, Bimbo, 99 minutos y Masschallenge.

“Soy de una generación en la que no te hablaban de emprender ni de cómo levantar dinero. Creías que todo tenía que ser a través de los ahorros o endeudarte con un crédito. Lo que me gusta de este MBA es su flexibilidad, sale de los modelos conocidos y permite que conozcas casos prácticos recientes e ideas de negocio nuevas que impulsan a otras emprendedoras”, menciona.

Herrerías fundó Casai en 2019 junto con Nico Barawid. La startup, que pone en renta departamentos con tecnología integrada, levantó una ronda de financiamiento Serie A de 48 millones de dólares, en su primer año y el caso de éxito ya se sumó a las historias contadas en Top E University. Sin embargo, Herrerías está enfocada en conquistar el mercado brasileño y considera que un MBA es fundamental para abrirse puertas.

El MBA es un programa de excelencia académica que tiene una alta valoración en el ámbito empresarial. Permite conectar con otros profesionales para crear –y perfeccionar- oportunidades de negocio.

De acuerdo con la organización internacional de escuelas de negocios Graduate Management Admission Council (GMAC), cada vez más mujeres se interesan en estudiar un MBA. En 2019, el consejo registró que 47.1% de los exámenes de admisión para posgrado de negocios fueron realizados por mujeres. Una cifra récord, ya que cinco años antes la proporción de mujeres entre los candidatos a este programa no superaba 35% a nivel mundial.

Hasta antes de la pandemia del coronavirus, el MBA no era para todos. Si bien cada escuela tiene sus requisitos, la selección con lupa, experiencia laboral en puestos gerenciales o directivos, y el poder adquisitivo eran imprescindibles para acceder a este nivel educativo.

“La pandemia nos ha enseñado que la educación tiene que cambiar. No hace falta destinar dos años de tu vida adentro de un edificio para generar conocimiento y networking. Por otro lado, sabemos que las mujeres tienen un interés mayor de continuar con la educación superior y de negocios, entonces hay que darles las herramientas para que ellas mismas emprendan y saquen adelante sus negocios”, asevera Roberto Álvarez Cadavieco, CEO de TopE University.

A su juicio, la educación juega un papel clave para aumentar la presencia de las mujeres en las empresas y cerrar la brecha laboral. Las mujeres están ávidas de aprender cómo armar un caso de negocio, cómo presentarse ante los inversionistas, cómo levantar capital y cuáles son los miedos al emprender. “El MBA tiene que democratizarse”, agrega Álvarez.

Para Juan Manuel Ramírez Belloso, director general de posgrados, educación continua y formación empresarial en la Escuela Bancaria y Comercial (EBC), el emprendimiento va más allá de fundar empresas; es una actitud ante la vida y no hay persona más emprendedora que una mujer.

“A nivel desempeño, las mujeres van por delante de los hombres. Sus proyectos tienen un sustento social más cimentado, aunado con su perfil nato de multitasking. Acertadamente se ha entendido que las herramientas y los métodos te los puede dar la educación. Y esto no se limita a tener una licenciatura sino que es un tema de capacitación continua”, concluye.

Publicidad
Publicidad