Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Turquía da la espalda a sus mujeres para atraer a los ultraconservadores

El gobierno de Recep Tayyp Erdogan anunció el abandono del Convenio de Estambul, un tratado para prevenir la violencia de género, lo que es leído como una estrategia electoral.
mié 24 marzo 2021 09:15 AM
Furia
Turquía da la espalda a sus mujeres para atraer a los ultraconservadores

Turquía anunció sorpresivamente el sábado en la madrugada su retiro del Convenio de Estambul, el primer instrumento vinculante para prevenir y combatir la violencia contra las mujeres. Miles de personas salieron a las calles para exigir al presidente Recep Tayyip Erdogan que revocara esta decisión.

"¡Anula tu decisión, aplica el tratado!", coreaban miles de mujeres y hombres congregados en el distrito de Kadikoy, en Estambul. Los manifestantes portaban retratos de mujeres asesinadas y pancartas que rezaban: "Esta guerra la ganarán las mujeres".

Publicidad

No sólo los grupos feministas turcos se han manifestado en contra del anuncio de Erdogan. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se mostró "profundamente decepcionado" por el abandono del convenio. La Alta Comisionada de los Derechos Humanos de la ONU se mostró "consternada" por la retirada turca.

Sin embargo, el polémico líder turco no ha mostrado el menor interés por revertir la medida. De acuerdo con analistas consultados por la agencia EFE, este movimiento puede buscar atrae el apoyo de los grupos ultra conservadores.

Con los islamistas

La salida de Ankara del tratado ha causado estupor en amplias partes de la sociedad turca, ya que la nación euroasiática fue la primera en firmarlo (en 2011) y en ratificarlo (2012).

Y fue el propio Erdogan, entonces primer ministro turco, quien promovió este proceso, percibido en ese momento como "una fiesta" por las feministas turcas, recuerda en conversación con la agencia EFE la socióloga Feride Acar, delegada en Estrasburgo para elaborar el texto con pleno respaldo del partido islamista AKP, que fundó Erdogan.

La causa de este giro, según Acar, sería que el AKP "está perdiendo apoyos y busca el voto de sectores marginales, como formaciones islamistas, intentando rascar todo lo que pueda”.

El presidente turco ya había mencionado la posibilidad de retirarse de este tratado el año pasado, en un intento de granjearse el apoyo de los votantes más conservadores en un momento de crecientes dificultades económicas.

Publicidad

Con este decreto, Erdogan cede ante la presión de grupos conservadores e islamistas, que alegan que los términos del Convenio atentan contra los valores familiares "tradicionales", al defender la igualdad entre los sexos y favorecen a la comunidad LGTB, ya que pide que no se discrimine a las personas por su orientación sexual.

Galería de la semana: manifestaciones contra el machismo y el racismo policial

International Women's Day in Montevideo, Uruguay

Mujeres se manifiestan en Montevideo, Uruguay, en el Día Internacional de la Mujer.

Participantes escribierton la palabra "harta" en sus cuerpos en el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo.
Mariana Greif/REUTERS
US-RACISM-POLICE-TRIAL

Continúan manifestaciones en contra del racismo policial.

En Estados Unidos se realizó la marcha silenciosa I Can't Breathe, en frente del condado de Hennepin, en donde se realizó el juicio contra Derek Chauvin, policía de Minneapolis culpado de asesinar a George Floyd.
CHANDAN KHANNA/AFP
MEXICO-WOMEN-DAY-DEMONSTRATION

Feministas que se manifestaban frente a Palacio Nacional, fueron gaseadas durante un enfrentamiento con la policía.

En la marcha del 8M, realizada en la Ciudad de México, la policía y manifstantes se enfrentaron frente a Palacio Nacional. (Photo by PEDRO PARDO / AFP)
PEDRO PARDO/AFP
BRAZIL-HEALTH-VIRUS

Brasil se convierte en el segundo país con más casos de COVID-19.

Trabajadores de la salud cuidan a pacientes de COVID-19 en un hospital de Puerto Alegre, Río Grande, en el sureste de Brasil.
SILVIO AVILA/AFP
PERU-HEALTH-VIRUS-VACCINE

Adulto mayor recibe la vacuna contra el COVID-19 en Perú.

Trabajadores de la salud vacunan a Antonio Ferrari de 92 años, una dosis de Pfizer-BioNTech en su casa en Lima, Perú. (Photo by ERNESTO BENAVIDES / AFP)
ERNESTO BENAVIDES/AFP
JAPAN-TSUNAMI-DISASTER-ANNIVERSARY

Japón conmemora el décimo aniversario del tsunami que azotó al noreste del país.

Personas lanzaron globos en forma de paloma para conmemorar a las víctimas del tsunami en Natori, ocurrido hace 10 años. Ha sido el segundo mayor desastre en el país.
KAZUHIRO NOGI/AFP
Pope Francis Makes Historic Visit To Iraq

El Papa Francisco se convirtió en el primer pontífice en visitar Irak.

El Papa Francisco arribó a Erbil, su última parada en su histórica visita de cuatro días a Irak.
Chris McGrath/Getty Images
Geometric Immersive Art Installation Opens In New York

Una instalación de arte geométrico e inmersivo abrió en Nueva York.

ArteHouse inició su exhibición en controbución con el artista Julius Horsthuis el 5 de marzo en Nueva York. Se trata de una experiencia inmersiva audiovosual.
David Dee Delgado/Getty Images

Hace apenas dos semanas, el tratado fue blanco de las críticas del partido islamista Saadet —antigua matriz del Partido Justicia y Desarrollo (AKP) y más conservador que éste—, que con menos de 2% de votos en las últimas elecciones, forma hoy coalición con dos formaciones de la oposición.

"Desde que se firmó el Convenio, la violencia contra las mujeres ha aumentado diez veces en Turquía", dijo su dirigente, el islamista Temel Karamollaoglu.

Pero el principal ataque viene del flanco ultra del propio AKP, de personajes como Abdurrahman Dilipak, con 800,000 seguidores en Twitter, que lo mismo difunde teorías de conspiración sobre la vacuna contra el COVID-19 que proclamas de que el Convenio de Estambul es un pérfido invento occidental para destruir las familias turcas

Marchas, murales y protestas, las imágenes del día internacional de la mujer

En verano, Dilipak insultó a varios altos cargos del AKP por defender el convenio y los ánimos se caldearon hasta que la organización de mujeres Kadem, cuya vicepresidenta es Sümeyye Erdogan, hija del presidente, salió a defender el pacto y el jefe de Estado le mandó callar.

Publicidad

Cuando grupos de estudiantes ondeaban banderas de arcoiris en sus protestas contra Erdogan en enero pasado, Twitter se llenó de lemas que denunciaban la homosexualidad como fuente de todos los males y exigían abolir el Convenio de Estambul.

"Estos grupos intentaban legitimar sus valores convirtiendo el Convenio en un chivo expiatorio para cosas que no tienen nada que ver con el pacto. Ahora el gobierno les hace un guiño. Es política interna", resume Acar.

Un comunicado de la presidencia turca alega que el citado acuerdo internacional, "inicialmente concebido para promover los derechos de la mujer, ha sido secuestrado por un grupo que intenta normalizar la homosexualidad, incompatible con los valores sociales y familiares de Turquía".

"Pisotea la lucha de las mujeres"

La decisión provocó críticas de la Unión Europea y la ira de organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres del país, donde los feminicidios aumentan desde hace una década.

Los detractores del presidente turco condenaron inmediatamente la retirada de Turquía.

"Anunciar, en plena noche, la retirada de Turquía del Convenio de Estambul, cuando cada día se cometen violencias contra las mujeres, nos llena de amargura", dijo el alcalde de Estambul, Ekrem Imamoglu, uno de los principales rivales del jefe de Estado turco.

Es una decisión que "pisotea la lucha que llevan a cabo las mujeres desde hace años", agregó.

La organización de mujeres Kadem, afín al gobierno y que cuenta entre sus miembros con una hija del presidente Erdogan, también expresó su disgusto y subrayó que la Convención de Estambul "jugaba un papel importante en la lucha contra la violencia"

La retirada de Turquía del Convenio de Estambul es una "noticia devastadora" y "pone en entredicho la protección de las mujeres" en este país, lamentó el Consejo de Europa, una institución de la que Ankara es miembro y en el marco de la cual firmó este tratado en 2011.

"Éste es el verdadero rostro del gobierno turco actual: desprecio completo del Estado de derecho y disminución total de los derechos humanos", denunció en Twitter el relator del Parlamento Europeo para Turquía, Nacho Sánchez Amor.

El Convenio de Estambul obliga a los gobiernos a adoptar leyes que castiguen la violencia doméstica y abusos similares, incluida la violación conyugal y la mutilación genital femenina.

Frente a esta avalancha de críticas, el gobierno intentó subrayar su compromiso en la lucha contra la violencia de género.

"Nuestras instituciones y nuestras fuerzas de seguridad seguirán luchando contra la violencia doméstica y la violencia contra las mujeres", declaró el ministro de Interior, Suleyman Soylu.

Soylu, en un intentó de calmar los ánimos, prometió este martes "tolerancia cero" respecto a la violencia contra las mujeres.

"Quienes dicen que con esto se acaba todo, que a partir de mañana ya no tomaremos medidas para las mujeres, son injustos con las leyes de Turquía y con los esfuerzos que hemos hecho", dijo el ministro.

Las feministas no se fían.

A principios de marzo, hubo una conmoción en el país por la publicación de un video que mostraba a un hombre golpeando a su exmujer en el suelo, en plena calle, en presencia de la hija de ambos.

El agresor fue detenido y Erdogan anunció la creación de una comisión parlamentaria para analizar la legislación en vigor y los medios para luchar contra este tipo de violencia.

Pero las asociaciones de defensa de los derechos de la mujer acusan al gobierno de no aplicar la ley con firmeza y consideran que el sentimiento de impunidad reinante ampara los crímenes.

"El Convenio establece un marco legal de prevención de la violencia para proteger a las mujeres. Lamentablemente, el gobierno solo sigue los casos de víctimas", explica la jurista Hürrem Sönmez a EFE.

¿Una salida ilegal?

Sönmez duda de que la salida sea siquiera legal: "Según la Constitución, los convenios internacionales no se pueden cambiar sin pasar por el Parlamento", explica.

Erdogan emitió en 2018, al amparo del estado de emergencia, un decreto por el que se concedió la potestad de abandonar tratados internacionales mediante decreto, pero el principal partido opositor, el socialdemócrata CHP, ya ha anunciado que denunciará el caso ante el Tribunal Administrativo Supremo.

"El decreto sienta un precedente muy peligroso. Cualquier día nos levantamos y Turquía se habrá retirado de otros tratados", lamenta la abogada Canan Bozkurt en declaraciones a la agencia EFE.

"A largo plazo, me temo que hay intención de retirar a Turquía del sistema internacional de derechos humanos en su conjunto", dice Feride Acar.

En Turquía mueren cada año unas 300 mujeres a manos de sus maridos, ex maridos, novios, ex novios, pretendientes o familiares, según cifras dede la organización Pondremos fin a los feminicidios.

Ante esta lacra, las feministas han acuñado el lema: "El Convenio salva vidas".

Con información de AFP y EFE

Tags

TurquíaViolencia de géneroRecep Tayyip ErdoganFeminicidios
Publicidad