Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las cuotas en las empresas al 50-50% de hombres y mujeres, un arma de doble filo

La política interna basada el cumplimiento de cuotas puede no solucionar la brecha de género en puestos directivos, pero es urgente realizar acciones para lograr una mayor equidad.
vie 26 febrero 2021 02:02 PM
equidad
Las cuotas en las empresas al 50-50% de hombres y mujeres, un arma de doble filo.

Dell México tiene un objetivo para 2030: como parte de su política interna, llamada 50/50, la empresa tecnológica quiere que la mitad de su fuerza laboral y que el 40% de sus cargos gerenciales y directivos sean mujeres. Aunque todavía es una meta por cumplir —y la compañía no detalla los avances de la iniciativa hasta el momento—, Miguel Ángel López, socio comercial de recursos humanos, explica que ya se están implementando acciones para lograrlo. Por ejemplo, en los procesos de reclutamiento, Dell se asegura de que por lo menos haya una candidata. Y seis de cada diez becarios ya son mujeres.

López afirma que la política 50/50 es funcional, porque a través de ella se puede promover la diversidad y la inclusión dentro de la organización. “Estamos convencidos de que entre más heterogénea sea nuestra población, vamos a tener diferentes puntos de vista e ideas y, en consecuencia, mejores resultados de negocio”, explica.

La tecnología es uno de los sectores en los que hay menos participación de talento femenino. La apuesta de la empresa es dotar a las trabajadoras de herramientas para que tengan éxito en el terreno digital y tecnológico. Pero sobre todo, el reto capacitar y sensibilizar a toda la plantilla laboral sobre la importancia de la diversidad en el ámbito organizacional.

Publicidad

Sin embargo, en opinión de Alberto Alesi, director general de ManpowerGroup en México, Caribe y Centro América, la diversidad no consiste sólo en cubrir una cuota. Todas las organizaciones deberían enfocarse en buscar al mejor talento para cada posición, con base en la habilidad de cada persona.

La política 50/50 es un arma de doble filo. Las decisiones pueden tomarse en función de un porcentaje que se quiere cubrir, y no de las necesidades reales de la compañía. “Hay una escasez de talento para carreras en demanda. Si quieres que el 50% de tu plantilla sean mujeres, vas a poner en un aprieto importante al área de sistemas, porque no hay mayoría de mujeres con formación en tecnología”, opina el especialista.

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), las mujeres son mayoría en los empleos más impactados por el COVID-19, como servicios de alojamiento, alimentación y funciones administrativas.

Otra desventaja de la política 50/50, según Alesi, es que la cuota puede no solucionar las brechas de género en puestos directivos. De octubre a diciembre de 2020, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) halló que las trabajadoras representan el 35% de la fuerza laboral en empresas que cotizan en la Bolsa. Sin embargo, de 155 compañías analizadas, solo dos están dirigidas por una mujer.

Blanya Cristina Correal, especialista en el desarrollo de modelos de transformación laboral y organizacional, comenta que la política 50/50 sí es funcional, siempre y cuando esté orientada a la igualdad de oportunidades, con un enfoque de equidad y no tanto en la cuota per se.

“Las estrategias alrededor de esta política deben garantizar que las oportunidades sean iguales para todos, sin importar no solo el género, sino la edad, la nacionalidad, etc. Por ejemplo, mediante el currículum a ciegas o entrevistas con filtros centrados en las habilidades de la persona”, detalla.

El riesgo que tiene una empresa al impulsar una política de cuotas 50/50 es que termine promoviendo a personas que no son necesariamente las adecuadas para ciertas posiciones. “Si se elige a una persona por ser mujer u hombre, ya hay discriminación de talento porque se prioriza el género”, puntualiza Correal.

El Foro Económico Mundial estima que el cierre de la brecha de género en el terreno laboral tomaría 59 años si las organizaciones no hacen algo urgente al respecto.

Correal y Alesi aconsejan que, para que haya un cambio real a través de políticas como la de 50/50, las organizaciones deben implementar acciones concretas alrededor de cinco esquemas: soporte en el cuidado familiar, la flexibilidad para lograr el balance vida-trabajo, el equilibrio de rol para hombres y mujeres, el acceso a cualquier puesto con una igualdad salarial y la capacitación para aprender habilidades en demanda, como ciberseguridad, desarrollo de software y análisis de datos.

Publicidad

Tags

Equidad de géneroEquidad de géneroEmpleoMujeresLiderazgoCarrera
Publicidad