Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué hacer si estás experimentando un duelo no validado?

Los duelos no validados no reciben la misma comprensión por parte del entorno social (...) Es como si asumiéramos que hay experiencias de pérdida que no tendrían por qué doler, señala Adriana Castro.
jue 28 octubre 2021 11:58 PM
Duelos no validados ¿Qué hacer?
Los duelos no validados, pese a conllevar una pérdida, no reciben la misma comprensión por parte del entorno social, apunta Adriana Castro.

(Expansión Mujers) - El año pasado fue el primer Día de Muertos sin mi mamá. Era una fecha que temía que llegara porque intuía que sería algo emocionalmente desbordante. En efecto, haber puesto su foto en el altar detonó en mí un llanto profundo… pero después de un rato me hizo sentir ligera, aliviada y acompañada por ella de una manera diferente.

Poner un altar de muertos puede representar la oportunidad de experimentar un desahogo emocional que ayuda a avanzar en el proceso de duelo. Permite apreciar a quienes fueron parte de nuestra vida de manera física y ahora lo seguirán siendo de manera simbólica.

Publicidad

Las pérdidas son el precio de estar vivos. Por eso es importante desarrollar una cultura de duelo que nos permita aceptar de manera natural no solo la muerte de nuestros seres queridos sino cualquier tipo de duelo.

De hecho, hay diferentes tipos. Hoy quiero hablarte de unos que por ocurrir en situaciones particulares carecen del reconocimiento social: los duelos no validados o desautorizados.

Por ejemplo, circunstancias como un suicidio , una muerte por sobredosis, la muerte de una mascota o la pérdida de una pareja cuya relación no era admitida hace que el acompañamiento hacia la persona doliente pueda ser distinto, menos empático.

También hay duelos que ocurren bajo una circunstancia especial como en el caso del duelo perinatal , el cual suele ser socialmente minimizado sin considerar que también requieren una elaboración, porque el impacto que tiene sobre la persona doliente es el mismo.

Los duelos no validados, pese a conllevar una pérdida, no reciben la misma comprensión por parte del entorno social.

Son duelos que parece que no tienen derecho a ser llorados. Es como si asumiéramos que hay determinadas experiencias de pérdida que no tendrían por qué doler.

¿Qué hacer si estás experimentando un duelo desautorizado?

Es común que si atraviesas un proceso así te cuestiones si tus sentimientos son válidos porque probablemente tu círculo cercano te apresura para que te sientas bien y te recuperes rápido, minimizando la importancia de tu dolor. Esto puede hacerte sentir insegura y sin derecho a sentir ni expresar su tristeza.

Es probable que sientas enojo hacia los demás ante la falta de permiso para estar triste. Si no encuentras apoyo en quienes te rodean puedes tender al aislamiento, pero ¡cuidado!, esconder tu dolor puede traerte complicaciones emocionales futuras.

Publicidad

Para poder encontrar un espacio para tu dolor, tendrás que crearlo en tu entorno y eso requiere algo que a las mujeres nos es difícil: pedir ayuda. Muchas de nosotras fuimos educadas para cuidar y ver por los demás. Si eres de las que prioriza las necesidades de otros, esta vez tienes un desafío importante: defender tu proceso de duelo y tu tristeza.

Quizá no vas a tomar el rol de educadora de la sociedad tratando de que todo el mundo entienda tu situación, pero sí a las personas significativas con las que convives más; es necesario que les des más explicaciones acerca de lo que estás sintiendo, sin esperar a que ellos adivinen lo que está pasando dentro de ti.

Los comentarios llenos de positividad tóxica como “ve el lado brillante de la vida”, “a los malos tiempos, buena cara”, “siéntete agradecida, hay personas que han vivido cosas peores que tú”, son frases que comprendo que carecen de empatía, pero es importante que sepas que ellos no te lo dicen con un afán de lastimarte. Es porque como sociedad no tenemos una cultura de duelo. Nadie nos enseñó a acompañar a una persona doliente.

Sé que tú deseas que se pongan en tu lugar y cuando sientes que no lo están haciendo te sientes invisible. Pero algo que puedes hacer es comunicarte de manera asertiva, no tanto a través de exigencias –porque no puedes obligar a nadie a que te dé lo que no está en sus posibilidades-, sino a través de una comunicación auténtica y desde el corazón, explicando cómo te sientes y cómo puedes ser apoyada.

Hazles saber que te ayuda mucho más sentirte escuchada que aconsejada.

Incluso es probable que tú misma no tengas tan claro cómo salir a flote de la situación que atraviesas, pero puedes pedir ayuda profesional o pedir a tus familiares que encuentren a alguien para ti. Los amigos siempre dicen “si necesitas algo, solo pídelo”. Seguro habrá alguien dispuesto a hacer esa búsqueda de una persona experta en duelo.

Expresar lo que necesitas no significa que automáticamente vas a recibir esta ayuda, pero sí es el punto de partida, por un lado, para que te hagas cargo de tu proceso y, por otro, para que quienes están cerca de ti también empiecen a ponerse en tus zapatos.

“Habla si la estás pasando mal. Ser honesta sobre cómo te sientes no te hace débil. Te hace humana”: Sangu Delle.

Nota del editor: Adriana Castro tiene una especialidad en Psicología de la Creatividad por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es fundadora de Call to Action: Empresas felices. Síguela en LinkedIn , Facebook y/o Instagram . Las opiniones en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresMuerte y fin de vida
Publicidad