Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Está bien no estar bien

Conozcamos las herramientas que existen para manejar el estrés laboral de manera correcta, puesto que en este nuevo entorno organizacional se vuelve imperante y necesario, considera Patricia Barra.
vie 27 agosto 2021 11:59 PM

(Expansión Mujeres) - En los pasados Juegos Olímpicos de Tokio 2021 pudimos observar uno de los hechos más significativos en la historia de la gimnasia olímpica, el momento en que Simone Biles, integrante del equipo estadounidense en esta especialidad y favorita para llevarse 9 medallas de oro, se retiró de dos eventos finales aludiendo a temas de agotamiento mental, logrando un gran acto de valentía al mismo tiempo que exponía este tema en el ojo público mundial y dejándonos una reflexión importantísima: nuestra salud mental es lo primero.

Si trasladamos este suceso al ámbito laboral, podemos observar que nos deja muchas lecciones, dado que los números nos indican que la pandemia ha generado un desgaste profesional en los colaboradores derivado de sobrecargas de trabajo, acarreando una serie de padecimientos en ellos como angustia, depresión, insomnio, irritabilidad, que, en su conjunto, forman lo que se denomina estrés laboral crónico o síndrome de “burnout”.

Publicidad

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que México es uno de los países con mayor incidencia en este padecimiento, donde de cada 10 colaboradores 4 se ven afectados por este tema, mientras que en la región europea el promedio es de dos por cada 10.

Recientemente, este padecimiento fue reconocido por la misma OMS como una enfermedad ocupacional asociada al agotamiento mental, emocional y físico causado por el trabajo, y es indudable que existe un enorme campo de maniobra para paliar este tipo de afecciones. De esta manera, la salud mental se posiciona como uno de los temas más importantes para las organizaciones en momentos derivados de los cambios y de la reestructura que la fuerza laboral vive desde el punto de vista social, familiar y profesional.

Asimismo, las empresas deberán poner principal atención en sus colaboradoras, quienes estadísticamente son las que sufren más este tipo de enfermedades, dado que además del trabajo, deben lidiar con responsabilidades familiares, así como con temas relacionados a la equidad de género, pago igualitario, acoso, entre muchos otros. La cuestión es cómo las empresas deben implementar iniciativas y estrategias que ayuden a brindar un soporte desde el punto de vista emocional a sus empleadas, empleados y sus familiares.

La Encuesta de Bienestar Global 2021 de Aon señala que a nivel mundial el 82% de las organizaciones considera que el bienestar es importante al interior de la empresa y lo han convertido en un área de enfoque; sin embargo, solo el 55% tiene una estrategia bien definida.

Y en este sentido, si bien antes de la pandemia muchas compañías ya trabajaban en programas wellness, que se centraban en una buena calidad del empleado a través del bienestar físico y la promoción de una vida activa y saludable (alimentación y ejercicio), ahora es imperante trasladar estas acciones al concepto del wellbeing, el cual concibe que la salud de los trabajadores depende tanto del factor físico como del psicológico, financiero, social y emocional.

De esta manera, el bienestar de nuestra gente deberá estar basado bajo cuatro grandes pilares:

1) Los procesos mentales y emocionales que nos ayuden a manejar el estrés,

2) las condiciones físicas y psicológicas de nuestro cuerpo que nos darán un parámetro de elección de estilo de vida saludable,

3) nuestras habilidades sociales para relacionarnos y encontrar un sentido de pertenencia, y finalmente pero no menos importante,

4) nuestra condición financiera, que nos permita tener la capacidad para administrar con confianza la vida financiera actual y futura.

Lo que hizo Simon Biles no es poca cosa, nos abre la puerta a entender que no estar bien está bien, que no es malo reconocer y exponer nuestros límites, y que buscar ayuda cuando nos sentimos “quemados” es válido.

Publicidad
Simone Biles no participará en el all around de gimnasia en Tokio 2020

Busquemos e indaguemos qué acciones implementan nuestras organizaciones en temas de bienestar. Conozcamos las herramientas que existen para manejar el estrés laboral de manera correcta, puesto que en este nuevo entorno organizacional se vuelve imperante y necesario.

Mientras tanto, nosotras mismas podemos gestionarlo a través de las siguientes recomendaciones:

1) organiza tus prioridades inmediatas,

2) realiza actividades físicas de manera regular,

3) toma descansos que permitan aclarar tu mente,

4) dale importancia a los pequeños logros,

5) que tus metas sean realistas y en sintonía a las verdaderas posibilidades,

6) sigue un horario habitual,

7) mantente en contacto con amigos y familiares,

8) analiza tus finanzas y revisa tus deudas.

Entendamos que el individuo es primero, las consecuencias de esta pandemia son muchas y muy profundas y debemos reconstruirnos con empatía.

Nota del editor: Patricia Barra es Directora de Consultoría en Capital Humano y Beneficios para Cuentas Corporativas de Aon México. Síguela en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna pertenecen exclusivamente a la autora.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Tags

OpiniónMujeresEnfermedades mentales y del comportamientoEmpresas
Publicidad