Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Jessica Ollivier, de Adobe: Sus claves para encontrar aliados en el trabajo

Jessica Ollivier es senior Account Manager en Adobe y encontró en la búsqueda de puntos en común fuera de las actividades laborales la estrategia para ganar aliados a lo largo de su carrera.
mar 07 junio 2022 05:00 AM
Estas son las claves para encontrar aliados en el trabajo, según Jessica Ollivier
Éstas son las claves para encontrar aliados en el trabajo según Jessica Ollivier

Jessica Ollivier inició su carrera profesional hace 22 años. A esta ingeniera cibernética le tocó ser una de las pocas en las filas de una carrera STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés) en el país. Tiempo después, realizó un diplomado en Mercadotecnia y Comercialización para profesionalizar sus esfuerzos de ventas.

Desde entonces ha trabajado como consultora de soluciones tecnológicas en empresas multinacionales como Hewlett Packard (HP), donde ocupó diversos roles de venta consultiva durante 10 años. Después se unió a Kodak como Sales Consultant Solution Business y, en 2012, se integró al equipo de Adobe como Corporate Account Manager para soluciones creativas.

Trabaja de la mano de empresas del sector de telecomunicaciones en México y Latinoamérica.

Después de dos décadas de carrera, reconoce que su principal reto como mujer ejecutiva ha sido lograr el equilibrio entre la vida laboral y familiar.

Publicidad

De sus tiempos como estudiante, Ollivier recuerda que era de las pocas mujeres que eligieron una ingeniería como carrera profesional. Sin embargo, en casa la mayor parte del tiempo tuvo el apoyo de su familia para escoger lo que ella deseara siempre y cuando asumiera el compromiso de terminarla. Fue así que encontró a sus primeros aliados que influyeron en su formación personal, experiencia que comparte con Expansión Mujeres.

Para hablar de mis primeros dos aliados, es importante decir que vengo de una familia tradicional en el que las mujeres no trabajaban, solo una tía mía trabajaba como directora de Recursos Humanos y me parecía muy interesante que tuviera un empleo. Aun así me dijeron que podía estudiar lo que quisiera. Yo era una adolescente cuando varias opciones pasaron por mi cabeza, incluida medicina.

Pero en ese tiempo un primo mío, muy querido y un par de años mayor que yo, entró a estudiar ingeniería informática. Platicábamos mucho, me daba curiosidad lo que hacía y le preguntaba todo. Me dio más información sobre cómo hacer exámenes de admisión y sobre cómo sería estudiar esa carrera. Entonces se me prendió el foco y dije: "quiero estudiar lo mismo que él". Así que el siguiente paso fue decirle a mi familia. Mi papá fue el primero, además de mi primo, en decirme 'vas' y pues sí fui, porque estudié Ingeniería Cibernética en La Salle.

Obviamente, fue una impresión grande ver que solo éramos seis mujeres en toda la generación, después de haber estado toda mi vida en una escuela de niñas. Además, muy al principio veía como profesores hacían más caso a hombres. En ese momento supe que tenía que encontrar una forma de encajar más en ese ambiente si no quería quedarme atrás de ninguna forma, y para ello decidí que debía tener los pies de plomo para no mostrarme frágil. Como apasionada de los deportes, tuve en mis manos la herramienta más sencilla que pude tener: platicar de futbol con ellos, porque no era solo hablar de futbol, sino de tener algo en común con mis profesores y compañeros. Al final me convertí en parte del club de Toby.

El tercer aliado en mi vida es mi hermano, porque siempre me llevé muy bien con él y con sus amigos. Estando con ellos aprendí muchas cosas sobre los prejuicios que pueden tener los hombres y sobre cómo hacerme más fuerte frente a ellos. Me decía: "No te lo tomes personal, tú eres inteligente; que tu trabajo hable por ti, no te quedes callada".

Publicidad

Tiempo después tuve la oportunidad de trabajar para la industria gráfica, donde los que trabajan ahí son 90% hombres. Y hasta ese momento estaba feliz por no haber vivido tanto drama por el hecho de ser mujer, pero aquí sí me topé con otra realidad: algunos me hablaban como 'ay, hijita'. No me daban un lugar en la mesa de juntas, incluso ni siquiera se dirigían a mí, sino a mis jefes, que claro también eran hombres.

Como otro ejemplo, mucho tiempo sufrí el tema de paridad salarial, ganaba menos que mis compañeros que hacían lo mismo. En Adobe logramos eso [la paridad salarial] hace unos ocho años, cuando un vicepresidente de Latinoamérica se dio cuenta de eso.

Pero poco a poco nos los fuimos ganando, y digo fuimos, porque ahí entraron mis otros aliados, que son esos jefes que también fueron grandes mentores para mí.

Hubo una ocasión que mi jefe notó cómo me estaban marginando de una junta y en ese momento me sacó para decirme que debía hacerme notar, expresar mis ideas y que no dudara de que yo era parte de la estrategia de venta. En las siguientes sesiones, o no iban ellos para que yo dirigiera la junta, o si estaban presentes, siempre impulsaron que yo hiciera toda la presentación.

Además de ellos, tuve otros mentores hombres desde mi universidad, como mi asesor de tesis. Él me generó mucha confianza y me ayudó a ser consciente de que siempre tenía que estar actualizada, de relacionarme con muchas personas. También tuve un director en HP que me generó la confianza de llegar en la industria gráfica y otro vicepresidente que me dio consejos de coaching para comportarme con presencia ejecutiva.

Es importante tener aliados y a mí me sirvió el deporte, pero las mujeres pueden buscar otros puntos en común para abrir una conversación y luego generar canales seguros de comunicación.

Al final, encontrar apoyo en estos hombres a lo largo de mi vida ha sido un signo de confianza, porque mucho de los resultados que se obtienen en el trabajo se basan en las relaciones de confianza: ellos confiando en mi trabajo y capacidad y yo confiando en que siempre alguien me respalda para tomar decisiones de negocio, de estrategia o a favor de mi carrera profesional.

Publicidad

Tags

MujeresTrabajo decenteTerminación de la relación de trabajo
Publicidad