Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Rosángela Guerra: la directiva de Ford enfocada en los autos eléctricos

Ella no se considera una líder convencional, pues no le gusta coordinar equipos desde la cima de una pirámide; prefiere hacerlo desde el centro de un círculo.
jue 24 marzo 2022 05:06 PM
Rosángela Guerra.jpg
Rosángela Guerra, directora de Puerto Rico, Centroamérica y el Caribe, en Ford.

Sobre sus hombros recae la misión de consolidar la introducción de automóviles eléctricos en una importante región de Latinoamérica. Ella es Rosángela Guerra, directora de Puerto Rico, Centroamérica y el Caribe, en Ford.

Rosángela es parte de esta revolución tecnológica automotriz que implica la llegada de vehículos impulsados por baterías de litio. El desafío es grande, pero ella lo afronta con entusiasmo y visión estratégica en una región clave para la compañía.

Publicidad

Una transformación profunda en menos de 10 años

"Considero que en México y América Latina para el 2030 va a haber una mezcla de cerca de 50 % de vehículos eléctricos y 50 % de gasolina”, afirma la directiva.

El grado de aceptación de esta transformación depende de la infraestructura y la cultura de los países en cuestión. En este sentido, el Viejo Continente y el gigante asiático llevan la ventaja.

“Hay mercados como Europa y China que están avanzando muchísimo. En ellos se espera que para 2030 el 80 % o el 90 % de los vehículos comercializados sean eléctricos”, pronostica.

Rosángela es considerada como una mujer entrenada para superar retos y llevar a buen puerto cualquier encomienda; por ello, se siente en su elemento en el cargo que, desde hace seis meses, desempeña en Ford.

“Me emociona mucho ser parte de esta revolución tecnológica en la región. Me parece superinteresante poder unirme a esta propuesta de Ford Motor Company, porque no solamente se trata de trabajar con clientes y distribuidores, sino también de coordinarse con los gobiernos y los talleres de servicio, con el fin de estar listos para vender los vehículos eléctricos que la empresa está desarrollando”, comenta.

Segura de que más temprano que tarde todos los países del mundo darán preferencia a esta nueva manera de movilidad en ciudad y carretera, Rosángela prevé lo siguiente:

“Entre más vehículos eléctricos se produzcan, el costo va a ser más accesible para los clientes”.

 

Liderazgo desde el centro de una circunferencia

Con 22 años de experiencia (todos ellos en Ford) en la industria automotriz, Rosángela no se considera una líder convencional, porque no visualiza su trabajo como una posición de mando ejercida desde la punta de una pirámide, sino más bien como una interconexión horizontal equidistante a todos los colaboradores.

“Es como estar en el centro de un círculo, para poder coordinar en 360 grados a equipos multidisciplinarios y así lograr que las cosas sucedan, para que todos los participantes se sientan incluidos, lo cual es muy importante”, precisa Rosángela.

El respeto hacia otros puntos de vista, la valoración de la experiencia profesional de cada uno de los colaboradores, así como la certeza de que hay confianza recíproca han sido factores clave en el estilo de liderazgo de Rosángela, quien al respecto agrega lo siguiente:

“Cuando ya sea que yo o cualquier otro integrante de mi equipo de trabajo se equivoca, existe la tranquilidad de levantar la mano y decir: aquí ocurrió un incidente, cómo le hacemos para arreglarlo. Creo mucho en dar soluciones con empatía, en ponerse en los zapatos del otro”.

 

Conocer la industria automotriz desde cero

Ella nació en la ciudad de Chihuahua, donde Ford cuenta con una planta ensambladora. Ahí, entre máquinas, cables y líneas de producción, Rosángela hizo sus primeros pininos en el campo laboral. Fue una experiencia que le ayudó mucho a aquilatar de qué se trata la industria automotriz.

“Empecé a trabajar en el área de manufactura, donde se observa cómo es la cadena de suministros y cómo es el proceso del ensamble del motor de un auto: la base de nuestro negocio”.

Una licenciatura en comercio internacional, además de una maestría en mercadotecnia le han dado buenos frutos en Ford, empresa donde Rosángela pone a prueba todos los días la valía de su formación académica.

“El haber estudiado todas las regulaciones globales y cómo funcionan los tratados y las diferentes culturas es algo que, en este momento de mi carrera, me está ayudando muchísimo”, detalla.

Finalmente, Rosángela menciona que un requisito clave para realizarse plenamente en el mundo corporativo es que los valores propios y los de la empresa estén alineados; si esto no ocurre, las labores se convierten en una carga pesada, caso opuesto a la pasión que Rosángela experimenta por su trabajo.

“A mí me encanta trabajar en una empresa como Ford donde la visión es construir un mundo mejor donde cada persona sea libre de moverse y de ser ella misma. La compañía me ha dejado ser, sin tener que seguir ningún estereotipo”, concluye.

Tags

Publicidad