Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Mujeres sanas representan empresas sanas

La salud mental de las mujeres es clave para que las empresas tengan un mejor rendimiento.
mar 08 marzo 2022 05:45 PM
Freddy-Peñaloza-Healthy Place to Work-IMG_0906.jpeg
John ryan. WEF 2022. FORO MUJERES.

Una empresa sana necesita trabajadoras sanas. Pero, ¿en qué pensamos cuando escuchamos la palabra “sano”? En su conferencia Women in Health, resilience for survival, John Ryan, CEO de Global Healthy Place to Work, mencionó que la salud mental es tan importante como la física, algo que las empresas a veces pasan por alto.

A raíz de la pandemia, las mujeres dejaron de percibir el 22% de sus ingresos, de acuerdo con el informe COVID19: Policy Document Series, realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Además, 46% de las mujeres de bajos ingresos dejó de ser económicamente independiente. Esto, además de repercusiones sociales y laborales ha impactado en su salud mental.

Publicidad

“Nuestra manera de trabajar no está funcionando, ni para los empleados ni para los empleadores”, mencionó Ryan. “La salud de los individuos tiene impacto en la organización, y la salud de la organización tiene impacto en los individuos. Hay que cambiar la simbiosis entre los empleados y su lugar de trabajo”.

¿Cómo mejorar los espacios de trabajo para las mujeres?

Ryan explicó que para lograr una mayor productividad,las empresas tienen que enfocarse en la salud física, mental y espiritual de sus empleados.

“No es la misma gente que se fue antes de la pandemia que la que regresó. Ahora hay mucho trauma, con un especial énfasis en las mujeres. Las empresas tienen que enfocarse en esto”.

Por esto, sugirió cinco recomendaciones para hacer de los lugares de trabajo espacios más sanos para las mujeres:

  1. Mayores compromisos por parte de los líderes organizacionales:

    En lugar de verlos como personajes antagónicos, Ryan recomienda que los líderes se conviertan en modelos a seguir y, efectivamente, prediquen los valores de sus empresas. Si las mujeres se sienten cómodas con sus líderes hay una mayor comunicación y, por ende, mejores resultados.
  2. Cultura organizacional:

    Esta tiene que ir de acuerdo con los valores e ideas de sus empleadas.
  3. Políticas y prácticas enfocadas en las mujeres:

    Facilidades como permisos parentales; políticas efectivas de prevención y sanción a conductas de acoso y hostigamiento; implementar salas de lactancia; contemplar situaciones como la menopausia y tratamientos femeninos son algunos ejemplos.
  4. Otras maneras de trabajar:

    las flexibilidades laborales deben variar de individuo a individuo porque no todos tienen las mismas necesidades o circunstancias. Además, también sugiere aprender de la pandemia y seguir implementando más opciones para el trabajo, por ejemplo, dejar la opción del teletrabajo si ciertas mujeres lo consideran más favorable para su situación.
  5. Programas de formación y redes de apoyo:

    fomentar en los espacios de trabajo redes de apoyo para mujeres; más mentoras; fomentar el crecimiento de redes laborales son algunas opciones que mencionó.

Ryan mencionó que no existen las empresas “salutogénicas” ni “patogénicas”; sino los factores salutogénicos y factores patogénicos. La meta es recolectar datos y analizar cómo reducir los factores patogénicos, y aumentar los salutogénicos.

Publicidad

Tags

Enfermedades mentales y del comportamientoGestión empresarial8M
Publicidad