Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

“Es raro que le asignen un valor a mi carrera en función de que soy trans”

Ophelia Pastrana, activista e influencer, conversa sobre cómo vive la violencia por ser una mujer trans y de qué forma esta ha marcado su carrera.
mié 26 enero 2022 06:07 AM
“Es raro que le asignen un valor a mi carrera en función de que soy trans”
“Es raro que le asignen un valor a mi carrera en función de que soy trans”

“Tengo una maestría en Econometría, tengo 10 años viviendo como youtuber, tengo cuatro pláticas TEDx, soy una de las ejecutivas top del país gracias al listado de Mujer Ejecutiva, tengo una nominación a los Premios Elliot, soy Mujer Emprendedora Bloomberg y, aun así, de lo que se habla de mí es sobre que un barista me discriminó en Starbucks hace años”, dice Ophelia Pastrana, activista, física, experta en tecnología y economía, y lo que se acumule de acuerdo con sus intereses.

En entrevista con Expansión Mujeres, aborda los cuestionamientos que se hace como profesionista y como activista trans a partir de cómo se relaciona la gente con ella y con el resto de la comunidad LGBT, sobre todo luego de que se registraran atentados y agresiones a personas de la diversidad durante las últimas semanas.

Publicidad

EM: En estos días hemos observado una mayor atención a actos de violencia y en contra de personas de la comunidad LGBT, ¿hay algún motivo particular que haya incrementado la cantidad de actos de odio en estas semanas?

OP: Observado es la palabra clave. El motivo por el cual vemos más noticias sobre esto es que hay más personas aliadas que se están sumando a la conversación. Yo salí del clóset hace ocho años y, desde entonces, cada año he enterrado a una amiga. Durante los primeros años, no era posible conseguir presencia mediática, es un hecho; y cuando los pocos medios que lo hacían hablaban desde la desinformación y decían cosas como “murió un hombre en vestido” o “un hombre que se hacía llamar Paola”, eran muy crueles.

Estás lidiando con la muerte de una amiga y ves que los medios no son para ni reportar bien su identidad. Eso aún sucede, solo que antes pasaba mucho más y, por otro lado, lo vemos más porque hay más gente que lo está hablando.

EM: ¿En qué se diferencia o qué tiene en común la violencia que sufre una mujer trans o una mujer lesbiana de una mujer cis? ¿Por qué es importante hablar de esas diferencias o similitudes?

OP: Las etiquetas son sumamente importantes, aunque ahora permee una cultura tóxica de eliminar las etiquetas. Imagínate cubrir las Olimpiadas y decir algo como “en esta disciplina competimos humanos contra humanos, que gane el mejor” con la idea de que todos somos iguales.

Es importante señalar y dejar claro que hay mujeres a las que se están violentando solo por su identidad, hay muchos casos sobre todo de las lenchitudes en los que se subreportan sus ataques o leo encabezados que dicen “matan a dos mujeres que iban solas” y pienso que no, ir juntas entre mujeres no es ir sola ni es motivo para que te maten.

Y es en parte la razón por la que se perpetúa la violencia, porque si no se dice que se está violentando a una mujer solo por quien es su pareja, estamos negando su identidad; si no se habla de eso, la gente no va a entender de contexto.

Para eliminar el estigma, necesitamos espacios de descripción, pues esas etiquetas nos agregan valor identitario. La gente debe entender que el respeto no implica que sus etiquetas (de personas de la diversidad) sean las propias, las diferencias son lo que nos hace una comunidad.

Publicidad

EM: Tienes un perfil multidisciplinario y con mucho peso político e influencia en la comunidad trans, pero también fuera de ella, ¿cómo fue el proceso para llegar a donde estás? ¿Qué obstáculos enfrentaste durante tu trayectoria profesional que te hayan marcado o exigido más?

OP: Nunca hubiera considerado tener un perfil político, pero sí te puedo decir que mi activismo tiene un problema: la misoginia de la cultura popular, porque lo único que le importa a la gente de la comunidad trans es su transición. A cada rato me preguntan sobre el niño que era o por qué decidí transicionar, nunca me preguntan a qué me dedico, qué proyecto traigo, al parecer lo único que les importa es que Ophelia es una persona trans.

Es raro de pensar que le asignen un valor a mi carrera y a mi existencia en función de que soy trans y no soy parte de las no diversidades o situaciones típicas; es la versión extendida de cómo a las morras en el cine les preguntan cómo actúan y mantienen su cuerpo bien y a los vatos no.

EM: ¿Existe un equilibrio entre el activismo y la vida profesional?

OP: No quiero negar la bandera trans, todo lo contrario, voy a conferencias de economía con la bandera LGBT en la mano, pero al parecer a la gente le escandaliza que las personas de la diversidad podamos hacer cualquier cosa.

Un acto que me marcó mi carrera fue lo de Starbucks (un barista del cadena la discriminó al escribir su nombre, deliberadamente, como si fuera masculino). Es triste pensar que, luego de una larga vida y luego de una carrera mediática, lo único que la gente tiene en mente sobre Ophelia es que un barista me dijo cosas en ese café, y claro que hay que hablar de eso, yo también convivo con eso porque soy activista y hay que hablar de eso, pero una es persona y tengo más inquietudes.

Me encantaría hablar sobre el avance de la diversidad gracias a la ciencia, vivimos en un mundo en el que la ciencia nos permite tener bebés de tres fuentes genéticas distintas, vivimos en un mundo donde podemos hacer trasplantes de útero y que incluso nos permite cuestionarnos qué es el género de verdad; pero empiezo a hablar de estas cosas y alguien más dice “sí, pero tiene falo”... ¿Por qué me reducen mi plática a nivel de kínder y crayolas? Definitivamente, lo más difícil de mi carrera es que la gente no lo supera (que sea trans), solo ven que un hombre no quiso ser hombre.

Es impresionante cómo puedes estar en un foro o simposio en las universidades top del país, con científicos que están trabajando al filo de la tecnología, y lo que les importa es que hay una persona trans; pero por eso no pierdo conciencia de que la esperanza de vida de la gente trans es de 35 años, la estadística de desempleo en gente trans es de 90%, el intento de suicido es de 41%, ¿dónde está el privilegio?

Publicidad

EM: ¿Qué trae 2022 para Ophelia Pastrana?

OP: Voy a estar trabajando mucho en hacer comunicación sobre ciencia y pensamiento crítico, que es lo que ya hago en mi canal, pues es un espacio que me da hado muchas cosas qué explicar. La ‘Explicatriz’ es un personaje que adopté a raíz de un personaje de la televisión de antaño que se llamaba ‘El explicador’, del cual adopté mucho. Mi trabajo es ser influencer, pero deseo que exista un reemplazo a la palabra influencer porque mucha gente entiende que los influencers les dicen a los demás qué pensar. Hay casos en los que gente me ha preguntado por quién debería votar y yo pienso que no puedo decirles eso. Hay otros casos más inocentes en los que me preguntan qué película ver, y yo solo quiero que la gente desarrolle su propia opinión de cualquier tema.

Tags

MujeresLGBTViolencia de géneroDerechos humanosSociedad
Publicidad