Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Ya tienes una sala de lactancia en tu empresa? Esto es lo que dice la ley

En las empresas existen pocas salas de lactancia, tanto que no existe ni siquiera una cifra oficial al respecto, pese a que están contempladas en la LFT.
jue 05 agosto 2021 09:23 PM
¿Ya tienes una sala de lactancia en tu empresa? Esto es lo que dice la ley
¿Ya tienes una sala de lactancia en tu empresa? Esto es lo que dice la ley

“En octubre pasado tuve a mi bebé y este año he tenido que ir en ciertas ocasiones a mi trabajo. Fue sólo hasta que necesité extraer leche para mi bebé cuando me di cuenta de que en mi lugar de trabajo todas las paredes eran cristales transparentes y tuve que ir al baño a hacerlo para tener privacidad”, dice Andrea Monge, CEO de la empresa de origen español Rebold, compañía especialista en mercadotecnia.

El problema que enfrenta Monge lo tienen también decenas de mujeres en el país. En las empresas existen pocas salas de lactancia, tanto que no existe ni siquiera una cifra oficial al respecto pese a que la Ley Federal del Trabajo contempla la necesidad de que las mujeres cuenten con recesos para extraerse leche porque su cuenta, como parte de una estrategia de fomento a la lactancia, afirma Melissa Ayala, coordinadora de litigio en GIRE (Grupo de Información en Reproducción Elegida).

¿Qué dice la Ley Federal de Trabajo sobre la lactancia materna?

A partir del 3 de febrero de 2021, el gobierno federal publicó la Guía para la Instalación y Funcionamiento de Salas de Lactancia. Este manual, que se elaboró con la colaboración de las secretarías de Trabajo y Salud así como del Instituto Mexicano del Seguro Social, señala cuáles son los elementos mínimos que debe tener una sala de lactancia en los centros de trabajo. Por ejemplo, que la sala de lactancia esté disponible para cualquier madre trabajadora que desee amamantar o extraer y conservar su propia leche en un lugar. Ésta debe ser higiénica, privada, cómoda, tranquila y accesible. Asimismo, este espacio será utilizado exclusivamente para ese fin.

Publicidad

Según la Ley, las madres tienen derecho a dos descansos de 30 minutos para alimentar a sus hijos hasta los seis meses de nacidos y después para la extracción de leche.

“Las madres trabajadoras deben saber que eso es un derecho y que deben acceder a él cuando lo deseen”, sostiene Ayala en referencia a la ley que protege a las mujeres de ejercer el derecho a la lactancia materna, en condiciones de calidad y calidez en su centro de trabajo.

En México, solo 28.6% de las mujeres practican la lactancia, por debajo del 37.9% de América Latina, según cifras de la más reciente Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT) 2018 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que muestra que en México 19.9 millones de mujeres trabajan de manera formal fuera del hogar y 14.7 millones de ellas son madres.

¿Qué deben saber las empresas sobre la lactancia materna?

Si bien los departamentos de Recursos Humanos son clave en la propuesta y ejecución de estas iniciativas, las decisiones finales son de los tomadores de decisiones, que en el caso de México 86% de los puestos directivos son ocupados por hombres.

“Cuando hablamos de lactancia es importante seguir insistiendo en incrementar la representatividad de las mujeres en puestos de alta dirección porque sólo con esa diversidad de contextos es que se tomarán en cuenta factores que los hombres, por ser hombres, no consideran”, afirma Melisa Ayala.

Publicidad

Es por eso que, mientras se incrementa la ocupación de mujeres en esos cargos, el Estado debe redoblar esfuerzos en el comunicar al sector privado para que tengan presentes los beneficios de construir salas de lactancia en sus empresas.

“Al contar con una sala de lactancia, la empresa elimina uno de los problemas más comunes relacionados con el abandono de la lactancia, contribuyendo a un México más sano”, de acuerdo con la guía.

Tal como sostiene la Guía creada por el gobierno federal, las salas de lactancia permiten que las mujeres puedan desarrollarse en el ámbito profesional y familiar al mismo tiempo. Además, con el apoyo empresarial a la lactancia, el empleador tiene más probabilidades de retener a empleadas calificadas, reduce el ausentismo laboral hasta 30% por enfermedad de la madre, hija o hijo, al fortalecer el sistema inmune de ambos; mejora la imagen de la empresa ante la sociedad como un referente en igualdad de género y responsabilidad social.

Alejandra Hernando, líder de la Liga de la Leche en México, una organización civil en la que trabajan, como voluntarias, al menos 105 mujeres acreditadas en lactancia en el país, destaca que las mujeres que suelen recibir más apoyo de su empresa durante esta etapa de su vida muestra mayor compromiso y sentido de pertenencia, lo que va a contribuir en un Además, según la OIT y Unicef, la inversión de empresas que decidan crear salas de lactancia es redituable, pues en promedio se obtiene un retorno de tres dólares por cada uno invertido.

Hernando asegura que en el caso de la liga, empresas las han buscado a la liga porque quieren hacer un cambio respecto a la atención que brinda a trabajadoras. Algunas de ellas no cuentan con presupuesto fijo, pero si con la intención de proveer espacios seguros y cómodos a sus trabajadoras.

Con el fin de impulsar más la participación de empresas en estas iniciativas, Melisa Ayala recomienda aplicar incentivos, como fiscales, para que cumplan con sus obligaciones e inviertan en ello.

Publicidad

¿Dónde están las mujeres que lactan?

Oaxaca reporta una media de 14.1 meses de lactancia materna, es el estado con el mayor periodo registrado en la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares de 2018 (la más actual). Le siguen Chiapas y Guerrero, en contraste con Ciudad de México que tiene 8.9 meses como periodo máximo medio de lactancia.

Asimismo, Tlaxcala y Yucatán son los que reportan los porcentajes más altos de lactancia materna, ambos con 95.2%; seguido de Puebla, 95%; mientras que Aguascalientes, Coahuila y Durango tienen los registros más bajos, con 87.2%, 86.2%, 86% respectivamente.

A donde ni el Estado ni el sector privado han respondido, la Liga de la Leche sí, pues tiene presencia en 23 estados, aunque después de la pandemia, y gracias a la virtualidad, han llegado a más lugares de los que pensaron, dice Alejandra Hernando.

Todas ellas son mamás que han dado pecho a sus hijos e hijas por un año al menos y sus asesorías técnicas buscan apoyar a las familias y mamás que quieran amamantar o aprender sobre crianza.

“Se acercan muchas personas de distintos puntos porque damos información basada en evidencia para que puedan tomar decisiones informadas. Desde madres, abuelas, familias, duolas, nutriólogas o incluso personal de salud que quiere seguir actualizándose”, narra.

Hernando cuenta que hasta antes de la pandemia trabajaban en grupos de apoyo o reuniones en espacios que son prestados a ellas y también por vía telefónica. Ahora, a raíz del confinamiento por COVID-19, dice que las reuniones son a través de plataformas digitales y éstas han incrementado a 3 por semana de 1 en el mismo periodo que se organizaba de forma presencial.

Para finalizar, Melisa Ayala recalca que dar leche materna a un bebé siempre será una decisión exclusiva de la mujer y que para que ésta sea autónoma debe contar con toda la información y herramientas disponibles para lograrlo. “Es justo la razón por la que las políticas públicas deben tener perspectiva de género, pero también de culturalidad”, dijo respecto a que en regiones más urbanizadas y con dinámicas de trabajo más corporativizadas.

Tags

MamásKKS Lech PoznánTrabajo decente
Publicidad