Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las redes sociales: ¿una herramienta para denunciar la violencia de género?

Las mujeres han encontrado en las redes sociales un espacio más para denunciar los distintos tipos de violencia que se ejercen en contra de ellas.
mié 05 mayo 2021 05:00 AM
Las redes sociales: ¿una herramienta para denunciar la violencia de género?
Las redes sociales: ¿una herramienta para denunciar la violencia de género?

Las redes sociales se han convertido en una forma de comunicación imprescindible. Muchas personas se han apropiado de ellas para generar nuevas dinámicas: con el tiempo y la fuerza de movimientos como el MeToo, también sirvieron como herramienta para las mujeres que han sido víctimas de violencia de género.

Por lo menos el 66% de las mujeres mayores de 15 años en el país han vivido alguna forma de violencia en sus diferentes formas, en los espacios escolar, laboral, comunitario, familiar o en su relación de pareja, según cifras del Inegi. Eso quiere decir que 30.7 millones de mujeres han asegurado en esa encuesta ser víctima de violencia de género, lo cual no coincide con el registro oficial de las carpetas iniciadas por el mismo motivo. Sin embargo, algunas de estas mujeres encontraron en las redes sociales una forma de denunciar públicamente su situación.

Existen cuentas en Twitter donde las mujeres pueden hacer denuncias públicas, y anónimas, sobre presuntos agresores como @MeTooMx1 @MeTooEscritores , @PeriodistasPUM , considerando las cuentas que existen en México, y no todas aquellas que fueron creadas en América Latina, Estados Unidos, Francia y Reino Unido, entre otros países y regiones.

Publicidad

“Las denuncias públicas están obligando a la sociedad a observar la violencia estructural y sistémica contra la mujer", afirma Nashieli Ramírez, 'defensora del pueblo' de Ciudad de México desde 2019, cuando se realizó un foro sobre las acciones posteriores al MeToo.

La misma Comisión de Derechos Humanos de Ciudad de México, un organismo público autónomo que protege los Derechos Humanos, legitimó este tipo de denuncias. “Es legítimo que las mujeres utilicen las redes sociales para denunciar acoso, hostigamiento, abuso sexual, violación u otros tipos de violencia”, dijo el organismo. En ese entonces, del 21 de marzo al 4 de abril de 2019 se registraron más de 2,300 denuncias por estos motivos, de acuerdo con las administradoras del MeTooMX.

El estudio 'La violencia en contra de las mujeres en México', que realizó la organización feminista Luchadoras en 2020, mostró que 88.4% de las mujeres que sufren violencia decide no tomar ninguna acción ante las instituciones o las autoridades. “Esta tendencia tiene un carácter extendido a nivel nacional, ya que el total de delitos no denunciados o que no derivaron en averiguación previa es de 93.6%. Las principales causas para la no denuncia son: considerarse una pérdida de tiempo, con 33.1%; y la desconfianza en las autoridades, con 16.5%”, advierte la organización Luchadoras.

Aunque no es una alternativa a la vía jurídica, que no está exenta de mecanismos o prácticas revictimizantes, las redes sí son una opción para quien decide alzar la voz.

“Las redes sociales se han vuelto una plaza pública que permiten una organización mucho más sencilla por parte de grupos de mujeres. Además, no sólo se trata de un espacio para organizarse, sino precisamente de un lugar en el que se hacen denuncias y se expone la violencia de la que son víctimas. Hemos visto movimientos en redes sociales en donde se han expuesto a agresores con consecuencias hasta legales, que en tiempos sin redes ni siquiera se visibilizaba”, cuenta Alejandro González, analista de tecnología DPL News, una agencia de noticias especializada en el análisis estratégico de las políticas públicas de telecomunicaciones, TIC y economía digital.

Publicidad

¿Las redes sociales están preparadas para ello?

María Cristina Capelo, líder del área de Seguridad y Bienestar para usuarios de Facebook en América Latina, asegura que su preparación para atender las denuncias de mujeres es una prioridad en la tecnológica.

“Las plataformas fueron creadas para que las personas pudieran ejercer su voz, y hacer denuncias públicas es una forma de hacerlo. Esto, por supuesto, implica que las mujeres que hacen denuncias, comparten su experiencia o brindan acompañamiento estén seguras”, dice.

Para ello, la empresa trabaja en un conjunto de normas en colaboración con un Consejo Asesor de Seguridad, quien ofrecen conocimiento muy especializado de contacto y regulaciones en cada país (de América Latina), para que se puedan ajustar las normas.

Publicidad

Al mismo tiempo, las redes buscan atender otro tipo de problemas que han surgido a la par de la expansión de la plataforma, como la difusión sin consentimiento de contenido íntimo de mujeres y hombres.

“En 2017, fuimos los primeros en poner en marcha tecnología que nos permite combatir una rama de la violencia digital que ha afectado a tantas mujeres como la viralización de contenido íntimo sin su permiso. Con esta tecnología se corta la viralidad de los 'nudes' a través de una huella digital que impide que ese contenido sea compartido de nuevo, pero sin eliminarlo para no afectar cualquier proceso de denuncia que la víctima quiera iniciar”, explica Capelo. Este mecanismo se activa incluso con una sola amenaza, no necesariamente una vez que se haya compartido.

Al respecto, Paula Bertolini, directora DPL Group, coincide en que las redes sociales se han constituido también como uno de los espacios donde las mujeres violentadas han podido compartir sus experiencias, encontrar acompañamiento, complicidad, empatía y ayuda pública social. En algunos casos, es un canal donde amplifican la denuncia pública sobre estas situaciones.

"Estos espacios muchas veces sirven para dar el primer paso hacia la denuncia, o incluso en una etapa más temprana, para aprender a percibir señales de abuso. El dialogo que se genera en estas plataformas funciona de acompañamiento y orientación para las personas vulneradas. Hay innumerables espacios digitales donde se promueven la salud y el bienestar de la mujer, así como la prevención de la violencia física y emocional, y eso es muy positivo", sostiene.

Sin embargo, advierte que se tiene que considerar que la denuncia pública en redes sociales no reemplaza los canales institucionales de la Justicia. "Tampoco sirve como juicio y condena formal, ni tiene las garantías de un proceso, como la presunción de inocencia", afirma.

Finalmente, esta especialista alerta sobre la necesidad de saber que, al ser canales abiertos, donde cualquiera puede opinar incluso desde el anonimato, siempre se corre el riesgo de que haya una banalización de la denuncia, e incluso un proceso de revictimización de las personas violentadas.

"Creo que, ante un caso de violencia, lo primero es encontrar canales oficiales de ayuda: están los espacios de instituciones oficiales donde ya hay una escucha activa, protocolos de actuación, moderación, donde hay reglas y donde se restringen los comentarios, porque un 'mal consejo' puede causar un daño, culpabilización o arrepentimiento en la persona vulnerada", dice.

Tags

Facebook Redes socialesViolencia de género
Publicidad