Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Esto es lo que debes saber si quieres independizarte profesionalmente

Escuchar a las mujeres que tomaron la decisión antes te puede ayudar a tener un panorama más amplio y mayor preparación.
jue 16 junio 2022 05:00 AM
Esto es lo que debes saber si quieres independizarte profesionalmente
Esto es lo que debes saber si quieres independizarte profesionalmente

En las universidades no nos enseñan a ser emprendedores. Y esto se vuelve un reto cuando, a medida que se avanza en el trayecto laboral, se buscan opciones diferentes a trabajar para una empresa. Especialmente para las mujeres, que afrontan en el mundo corporativo retos como la doble jornada laboral por los cuidados, la falta de oportunidades de crecimiento o los problemas para balancear la vida personal y profesional.

Si estás en un momento en el que tu trayectoria podría tomar este giro, es necesario considerar la mayor cantidad de escenarios posibles, mejor aún si estos ya fueron experimentados por quienes decidieron dejar la -a veces supuesta- seguridad que da un empleo fijo para saltar a su propia independencia laboral.

Publicidad

A lo largo de la vida de una mujer, ésta va cubriendo objetivos financieros y también de crecimiento profesional. Por eso Ivonne Vargas, escritora y experta en temas relacionados con capital humano, sostiene que es sabido que independizarte laboralmente puede ser una decisión aventurera y audaz, pero no que esta opción puede formar parte de un plan de carrera.

Para Vargas, es necesario partir de una buena planeación y condiciones de disciplina para generar grandes beneficios, además de monetarios, como explorar nuevas áreas de conocimiento técnico y blando.

A su parecer, para muchas mujeres saltar a la independencia surge del anhelo de cubrir una nueva experiencia, pero para lograrlo, el punto más esencial es tener consciencia de que la autonomía es una competencia.

"Ser autónomo es una habilidad que se aprende, no un estado inherente; pero tenemos que las instituciones responsables de formar a los profesionistas no ofrecen las enseñanzas técnicas y teóricas para hacerlo, pues las universidades -como formadoras de competencias- van años luz atrás y sólo nos enseñan a cómo ser una buena empleada", afirmó.

¿Dónde nace la semilla de la independencia?

Milagros Oreja hoy es especialista en reputación y propósito de marcas, antes fue mentora en Endeavor y trabajó como líder de Relaciones Públicas de José Cuervo; incluso tuvo puestos en el gobierno de Argentina como coordinadora general Comunicación de la Secretaría de Gestión Comunal y Atención Ciudadana en Buenos Aires. Hasta que decidió ir sola...

Desde hacía años le seducía la idea de emprender, cuenta, porque siempre fue inquieta y en los trabajos formales muchas veces se encontró con frenos para aportar su punto de vista.

Para Oreja, trabajes donde trabajes, existe una relación de dependencia, hay ciertos procesos burocráticos que muchas veces frenan la motivación de quien quiere ir probando o innovando a medida que crece en su puesto.

No obstante, recuerda con detonante para renunciar y empezar por su cuenta fue el terremoto de 2017 y su maternidad.

"Desde que nació Luca yo ya estaba con la idea de armar mi propia consultora. Pero lo que terminó de convencerme y llevarme al accionar intensivo para hacerlo realidad fue que ese día tuve que esperar 6 horas desde el sismo hasta llegar a abrazar a mi hijo de 6 meses y terminé de entender que no quería eso para mí. Quería algo que me permitiera manejar mis tiempos y poder acompañar a mi (ahora mis, en plural, porque ya tengo dos) hijes en su crecimiento", comparte en entrevista con Expansión Mujeres.

Un caso similar es el de Sandra López Aguado, experta en Relaciones Públicas que formó parte de empresas como Motorola, Edelman e IBM. Después de 15 años, decidió irse como independiente para ser dueña de su tiempo, pues al ser madre de dos infantes fue muy difícil para ella conciliar su vida profesional y la privada.

"En ese momento llevaba un trabajo muy demandante con cuentas muy complicadas a nivel regional. Siempre estaba cansada, irritada y por supuesto las relaciones en mi vida personal se deterioraron", comenta.

Grisell Sordo es cofundadora de Siblinks.comunidad, una plataforma para desarrollar y potenciar el talento femenino. Es experta en mercadotecnia, business intelligencia, global insights y estrategias corporativas a favor de la diversidad e inclusión.

Antes trabajó para empresas como Telmex, Phillip Morris e incluso dio clases en la Universidad TecMilenio.

Varios factores incluyeron en que decidiera tomar un rumbo distinto al mundo corporativo. La primera fue la edad.

"El mercado laboral es muy injusto y yo sí me veo activa muchos años más, pero sabía que el mundo corporativo no me iba a llevar por ese camino. Por eso supe que ya a los 50 tenía que apurarme a hacer algo por mi cuenta", dice.

En el proceso también influyó su hambre de aprender y hacer cosas nuevas después de haber trabajado 25 años en el mundo corporativo.

“Sabes que amas tu trabajo, pero después de tanto tiempo es normal sentirse aburrida y que quieras operar de forma distinta”, dijo.

Publicidad

Los miedos de independizarse

El principal temor para Milagros Oreja era la estabilidad laboral. "En ese sentido, emprender es como saltar al vacío. Es un enorme salto de fe. Una nunca sabe si está hecha para emprender o no, si se trata de un sueño un poco "ingenuo" o realmente puede ser una forma de vida, hasta que no está en la cancha y empieza a andar el camino del emprendimiento, que es absolutamente diferente al de la relación de dependencia", afirma.

Pese a que no tiene arrepentimientos, sí considera que su mayor reto ha sido aprender a liderar un equipo. Aún no considera saber lo suficiente porque se encuentra muchas veces haciendo micromanagement o con sensaciones encontradas respecto a las personas que trabajan con ella.

Lo que le sucede, explica, es que el hecho de tener un negocio le costó tanto como -tiempo en familia y suyo, inversión, estrés, incertidumbre- le provoca miedo a perderlo.

"Una no lo hace de desconfiada [tener dudas], sino porque la empresa propia vale mucho más que dinero: vale una forma de vivir", dice.

Para Sordo, su mayor miedo fue la parte económica.

"Como empleada sueles tener dinero seguro, bonos, prestaciones, pero como independiente tus ingresos dependen de tu desempeño, pero también de que tus clientes te paguen y la incertidumbre es muy dura", dice.
Además, en su experiencia, las propuestas hechas por ella se han limitado debido a cuestiones presupuestarias; como independiente tuvo que regresar, en sus palabras, a meter la mano en todo, a diferencia del mundo corporativo donde ya contaba con varios equipos para ejecutar sus ideas.

También entender sus ciclos de venta ha sido desafío para el cual no estaba preparada, desde recibir negativas, cobrar por trabajos y definitivamente la cuestión fiscal.

"Me siguen hablando para ofrecerme trabajo y a veces dudo, pero me mantengo porque esta vida me satisface; además, también me he conseguido mentores que me han dado apoyo técnico y emocional", afirma.

Publicidad

¿Qué tienen que hacer quienes busquen la independencia?

Aplícate un FODA a ti misma
El análisis FODA es una herramienta de estudio de la situación de una empresa, institución, proyecto o persona, para evaluar sus condiciones.

Ivonne Vargas recomienda hacerla de esa forma para determinar cuáles son tus fortalezas reales y las potenciales para que no bases una decisión sólo en aspiraciones.

"Cuando tienes claro cuáles son tus fortalezas, concéntrate en tres objetivos solamente, porque si te llenas de muchas ideas reduces tu posibilidad de éxito", dice.

Haz un plan de negocios antes de empezar
La principal recomendación de Sandra López Aguado es hacer un plan de negocios antes de tomar la decisión para diseñar la hoja de ruta como independiente.

"Algo que a mí me funcionó es hacer una reflexión de 5 a 10 años, visualizarse en todos los roles, madre, profesionista, pareja, amiga y con qué me siento cómoda y contenta. Pero eso me ayudó a iniciar la planeación a un nivel más acelerado y cuando decidí que ya era momento estuve lista antes de lo que esperaba", comparte.

Aprende de números
Milagros Oreja aconseja a las mujeres que planean ser independientes laboralmente que se capaciten en finanzas.

"Tienes que ser capaces de entender un Excel con las entradas y salidas de dinero de su empresa, de entender cómo se calculan impuestos en el SAT, pero también para aprender a cobrar por sus servicios lo que valen sin caer en el síndrome del impostor", apunta.

Recalca también que las finanzas de un negocio son primordiales porque construyen el respaldo económico que después les permitirá crecer con más holgura para buscar el segundo elemento, que es igual de importante: que emprendan con propósito.

Trabaja en tu autoconfianza
Grisell Sordo invita a las mujeres que están por embarcarse en la aventura del emprendimiento a creer en sí misma para que el miedo propio no les trabe, pero también a discernir entre un buen consejo y el ruido de gente que sólo genera más incertidumbre con comentarios malintencionados sobre un posible fracaso de tu negocio.

“Al final, lo peor que te pueda pasar es que aprendas a buscar trabajo”, señala.

Tags

MujeresMujeresTrabajo decente
Publicidad