Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Cómo evitamos que las mujeres LGBT+ sufran discriminación en el trabajo?

Además de las trabas laborales por ser mujer, quienes forman parte de la comunidad LGBT+ sufren otro tipo de agresiones que las empresas deben atender.
vie 03 junio 2022 05:00 AM
¿Cómo evitamos que las mujeres LGBT sufran discriminación en el trabajo?
¿Cómo evitamos que las mujeres LGBT sufran discriminación en el trabajo?

Karla Castillo Murillo, técnica en Atención y Orientación al Derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Morelia, fue acosada y agredida verbalmente por su jefe en 2020, cuando él descubrió que era lesbiana. No fue un caso aislado, también fue atacada físicamente en la clínica en la que trabajaba por un hombre de alrededor de 1.85 metros, que la golpeó a codazos.

Nicté Chávez, una psicóloga organizacional experta en Recursos Humanos en Ciudad de México y mujer trans, vivió burlas y transfobia en la empresa familiar donde trabajaba. Sus superiores le pidieron que fuera "más discreta" con su identidad cuando decidió iniciar su transición porque los dueños no sentían "simpatía por personas así".

Ambos casos fueron documentados por Homosensual, un portal de noticias y contenidos sobre la comunidad LGBT+. Mildred Pérez de la Torre, directora editorial del sitio, afirma que la discriminación que sufren mujeres de la diversidad no es fácil de probar y, por ello, en ocasiones, las personas prefieren no denunciar.

Publicidad

"Podría ser porque están en el clóset o porque no quieren ver comprometida su reputación laboral", dice en entrevista con Expansión Mujeres.

La discriminación que sufren las mujeres LGBT+

Además del acoso u obstáculos profesionales que viven por el simple hecho de ser mujeres, aquellas que forman parte población LGBT+ suelen desenvolverse en un ambiente laboral complejo. En el peor de los casos es la discriminación y la agresión por su identidad, pero también es común escuchar preguntas incómodas de personas curiosas que aún se impresionan cuando conocen más opciones que la heterosexualidad o la identidad cisgénero.

Por ello, Pérez de la Torre recalca que al igual que no todas las experiencias de las mujeres hetero son iguales, lo mismo ocurre con las mujeres de la comunidad LGBT+: las hay cisgénero, trans, bisexuales, asexuales, lesbianas, pansexuales, intersexuales, queer y más; hay unas que son solteras, otras que tienen pareja y otras que son mamás.

"La experiencia de una mujer cis bisexual nunca será la misma que la de una mujer trans hetero"
Mildred Pérez de la Torre

Geraldina González de la Vega Hernández, presidenta de Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de Ciudad de México (Copred), es lesbiana. Y explica que las mujeres trans son las que sufren más discriminación en el ámbito laboral, pues muchas de ellas ni siquiera son contactadas para una entrevista pese a cubrir los requerimientos para el perfil.

"En mi caso, en muchas empresas oculté mi orientación y prefería decir que tenía novio en vez de novia para evitar cualquier tipo de discriminación, y no debería ser así. Ahora bien, si eres una chica lesbiana que rompe con el estereotipo que se tiene de cómo ‘debe ser una mujer’, puede que estés más expuesta a que te hagan preguntas incómodas. Por supuesto que sigue pasando", explica.

Consulta el especial '41+1 LGBT+ de los negocios' de Expansión aquí .

Pérez de la Torre explica que la lesbofobia de compañeros de trabajo puede traducirse en bullying o que eviten tener contacto con esa persona, como no invitarle a una reunión informal o a una junta de trabajo. Pero, en casos más extremos, puede incluso causar que superiores estanquen el crecimiento de estas mujeres en la empresa, que les asignen más tareas de las que les corresponden, que les aíslen o excluyan, o finalmente que las despidan.

González de la Vega Hernández apunta que sigue siendo significativamente menor la cantidad de denuncias por discriminación que presentan ante Copred mujeres lesbianas a trans, que hombres homosexuales o trans. Y no porque la incidencia sea menor, sino porque se atreven menos a iniciar un proceso formal de queja.

"Hemos recibido pocas denuncias, pero sabemos que en los procesos de contratación existen estigmas sobre las mujeres que hacen pública, por ejemplo, su identidad sexual y eso puede inhibir su contratación, hecho que es abiertamente un acto discriminatorio".

 

El papel de las empresas

Para evitar las situaciones de acoso y discriminación, apunta González de la Vega Hernández, las empresas deben contar con personal sensibilizado y capacitado en temas de diversidad e inclusión para empezar a combatir la discriminación en los espacios laborales.

Estas políticas de diversidad e inclusión sientan las bases para que las personas sean consideradas por los méritos de su trabajo, no por su orientación sexual.

"Después de todo, nuestra orientación sexual o identidad de género no demerita la calidad de nuestro trabajo. Algunas personas, independientemente de su género, padecen de muchas fobias, entre ellas la lesbofobia, la bifobia, la transfobia. Hay personas que si ven a un chico con uñas pintadas sienten rabia y malestar; de igual forma, hay personas que si saben que una de sus compañeras es lesbiana prefieren alejarse de ella", dice.

Ari Vera, fundadora también de la Red Internacional Corpora en Libertad, una agrupación de organizaciones LGBT+ en el mundo dedicadas a la protección y defensa de las personas de la comunidad en reclusión y directora de Relaciones Institucionales de la Federación Mexicana de Empresarios LGBT+, la cual se especializa en crear espacios laborales libres de discriminación, exhorta a crear políticas desde la alta dirección de cero tolerancia a la discriminación.

Se tiene que crear también un código de ética, pero también protocolos para saber cómo actuar para respaldar a una persona de la diversidad que enfrente un ambiente hostil.

Asimismo, aconseja a empresas crear esfuerzos de comunicación tanto interna como externa para dar a conocer que una compañía es un espacio seguro para las mujeres de la comunidad LGBT+ por contar con esos protocolos de vigilancia, oportunidades laborales y cero tolerancia a actos o discursos de odio.

"Tienen que proteger a sus empleades, pero también mostrar respeto y empatía hacia sus usuaries", puntualiza Vera.

González de la Vega Hernández menciona también la importancia de contar con protocolos que den contención a mujeres trans que comiencen su proceso de transición mientras trabajan en una compañía en particular.

 

Tags

Publicidad