Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

7 consejos para negociar tu sueldo con éxito

Hablar de dinero es el primer paso para que las mujeres aprendan y pongan en práctica tácticas de negociación de salarios.
vie 25 febrero 2022 06:00 AM
Cómo contraofertar tu sueldo con éxito
Cómo contraofertar tu sueldo con éxito

"En México sigue siendo un tabú hablar de cuánto ganas o cuánto quieres ganar", dice Norma Cerros, catedrática en el Tecnológico de Monterrey y CEO de Womerang, una organización que ofrece capacitación a las empresas para que incrementen el número de mujeres en su organigrama.

Este tabú, considera, es un impedimento para saber cuánto gana otra persona con un puesto similar, en otra compañía o la misma, lo que a la larga imposibilita que las mujeres tengan un conocimiento del valor de su talento en el mercado.

Es por eso que el momento de negociar un sueldo es tan relevante para cada mujer en términos individuales, pero también como parte de una estructura que es construida con una brecha salarial por razón de género.

Publicidad

¿Cuándo es el mejor momento para hacer una contraoferta salarial?

Para Norma Cerros el mejor momento es aquel en el que cada mujer se sienta más preparada y segura, pero claro, hay puntos en sus carreras en los que es más factible que suceda, como un cambio de puesto o de empleo.

"El primer obstáculo que las mujeres enfrentan es la brecha salarial, porque cuando vas a otro trabajo y te preguntan cuánto ganas, de entrada ya arrastras esa diferencia que tenemos sólo por ser mujeres", dice.

Al respecto, recomienda:
1. Realizar una investigación para saber cuánto vale el puesto al que se aspira, o en el que actualmente se encuentra, en otras empresas de la misma industria. Para ello se puede acudir a personas conocidas, sobre todo hombres, para preguntar qué funciones desempeña con exactitud y a cambio de qué remuneración.

2. Buscar ese momento en la vida profesional de las personas en las que su sueldo suele subir considerablemente debido a un mayor nivel de experiencia. "Todas dejamos de ser juniors en algún momento y hay que cobrar por nuestro trabajo en consecuencia", dice.

3. En caso de que haya un cambio de empleo, se deben priorizar ofertas que representen un aumento mínimo de 30% al sueldo que percibe en ese momento.

4. Practicar los argumentos que se expondrán a la hora de negociar el sueldo. Lourdes Ocampo, profesora de liderazgo de la EGADE Business School sede Guadalajara, comparte que ensayar los puntos más importantes sobre por qué los líderes de una empresa deberían considerar dar un aumento tiene dos beneficios: por un lado, brindan la claridad necesaria respecto a su oratoria, pero también permite tener claro el impacto de su conocimiento y capacidad y cómo aportan valor a la organización. "Esa práctica es un proceso de preparación técnica, pero también emocional", afirma.

5. Cuando la compañía haga una oferta inicial, no hay que contestar en la primera plática, sino hasta contar con toda la información necesaria respecto a misión de la empresa, el objetivo del puesto e, incluso, la oportunidad de crecimiento. Con base en eso, se puede pensar incluso en una cifra mayor que la ofrecida originalmente.

6. Prestar atención a las señales de comunicación no verbal durante la negociación, porque impactan hasta en 93% de la efectividad de una conversación.

7. Al pensar en una cifra con pase en los resultados ofrecidos, hay que analizar también en el potencial futuro, con el objetivo de dar una cifra más alta.

"Se tienen que animar a pedir más alto, porque es a lo que aspiras a ganar, avalado en experiencia y potencial, además de asumir que el otro negociador será difícil", dice. Por eso, puede ayudar armar un plan que aborde cómo pueden aportar a la organización con resultados específicos, ya sea desde un incremento de ventas o clientes o, incluso, una mejora en la administración de equipos de trabajo o mejoramiento en flujos de trabajo.

Publicidad

¿A qué te enfrentas negociando un sueldo?

Isabel Mateos, profesora e investigadora autónoma, reconoce que ella ha intentado llegar con un sueldo en mente al momento de negociar, y esta actitud no ha sido bien tomada por parte de los reclutadores.

"Recuerdo una vez en que me di a la tarea de investigar los tabuladores de la empresa y les dije 'esto es lo debo ganar con base en mis aptitudes y lo que ustedes pagan a nivel global por la misma posición'. Al final, aunque estaba calificada, me dijeron que no ganaría eso, sino menos", cuenta en entrevista con Expansión Mujeres.

Sobre este punto, Cerros afirma que los prácticas de negociación suelen ser mal vistas por reclutadores que no están sensibilizados en tendencias de negociación y en perspectiva de género.

"Es verdad que puede haber una penalización social a las mujeres que lo hagan y va desde que te digan que si tu esposo no te mantiene o a que te pregunten para qué quieres ganar tanto. Claro, en el peor de los casos, podría ser un motivo de descarte", expone.

No obstante, exhorta a las mujeres a hacerlo como parte de una práctica comunal que busca emplear a las mujeres en puestos mejor pagados.

"La inclusión y la equidad salarial son cada vez temas más normales en reuniones de consejos, de planeación de presupuesto e incluso con los inversionistas. Las mujeres debemos aprovechar el cambio de chip que hay en algunos líderes para buscar un crecimiento laboral bien remunerado", advierte Lourdes Ocampo.

Publicidad

Tags

Ley Federal del TrabajoTrabajo decenteMujeres
Publicidad